Telam agency advice

De Stewart a Hamilton: las leyendas que admiraron a Fangio

0

La formidable trayectoria de Juan Manuel Fangio en la Fórmula 1 despertó la admiración de grandes campeones de diferentes épocas, algunos cercanos como el británico Jackie Stewart, y otros más lejanos, como el brasileño Ayrton Senna o el alemán Michael Schumacher y también pilotos actuales, como el monarca inglés Lewis Hamilton.

Stewart, tricampeón mundial en 1969, 1971 y 1973, hizo sus comienzos en el mundo motor de manera contemporánea con las epopeyas del "Chueco" en la máxima categoría del automovilismo en la década del '50.

Su identificación con el argentino fue tan fuerte que el día de su muerte, el 17 de julio de 1995, viajó de inmediato a Buenos Aires para despedirlo: "Estaba jugando un torneo de golf con fines caritativos en el country club del RAC en Epsom (Inglaterra) cuando alguien se aproximó a mí y desde el borde del green me preguntó:. 'Jackie, ¿puedo interrumpirlo un momento?'", relató.

"Me acerqué y entonces me dijo: 'Lo siento, pero tengo malas noticias'. Mi corazón casi se detuvo. Cuando alguien te dice algo así piensas inmediatamente que algo horrible ha pasado con un miembro de tu familia. 'Lo siento pero ha habido una muerte'. Ahí casi me quedé sin respiración. 'Es Fangio', desde su oficina llamaron para que le informemos. El funeral será mañana en la Argentina a las 3 de la tarde", recordó Stewart.

Sin pensarlo un instante, el escocés embarcó rumbo a Buenos Aires, y viajó casi 20 horas entre esperas y transbordos. Una vez en Ezeiza, sin pasar por aduana, se subió a un avión privado y en dos horas más aterrizó en Balcarce, donde pudo cumplir con el deseo de despedir a su maestro.

El cajón de Fangio fue transportado por el propio Stewart, por su compatriota Stirling Moss; los argentinos Carlos Reutemann y Froilán González; y el presidente de Mercedes Benz Argentina, Axel Arendt.

¿Por qué tanta admiración de Stewart a Fangio?: "En el GP de Mónaco, en 1964, tras atravesar la meta, se me acercó Fangio, el mejor piloto de todos los tiempos, se puso enfrente mío, me sonrió, me dio con firmeza su mano y me dijo en español: 'Muy bien manejado joven'. Eso me quedó fue un gran honor, mi ídolo de la infancia", recordó Stewart.

Algo similar experimentó el entrañable volante brasileño Ayrton Senna, a quien Fangio admiraba por su talento, ese que le permitió coronar en tres temporadas McLaren: 1988, 1990 y 1991. Cada vez que coincidían en una ciudad hacían lo imposible por encontrarse para manifestar el mutuo respeto y admiración.

El 28 de marzo de 1993, después de ganar Gran Premio de Brasil en el autódromo Carlos Pace de Interlagos, Senna subió al podio y vio cómo Fangio le extendía su mano desde abajo para saludarlo, entonces bajó del atril, se puso a su misma altura y le dijo: "Yo no puedo estar más alto que usted".

Dos años antes, durante una conferencia con alumnos del Loretto School, en Escocia, el brasileño había ponderado la figura del balcarceño: "Uno de los más grandes conductores de todos los tiempos en Fangio, no sólo porque obtuvo el Campeonato Mundial cinco veces sino por su actitud. Tuve la posibilidad de encontrarme con él en distintos lugares, eventos y carreras, y realmente me gusto su forma de ver las cosas, encarar situaciones, sus conceptos sobre la vida y sus ideas sobre el automovilismo de su tiempo y el de hoy. Para mí no es sólo un campeón en la pista sino también un verdadero caballero fuera de ella".

El alemán Michael Schumacher fue el encargado de terminar con el récord del quíntuple campeón balcarceño cuando obtuvo su sexto título del mundo en 2003, tras disputar el Gran Premio de Japón en Suzuka.

Al consagrarse como el piloto más ganador de la F1 -récord que hoy comparte con Hamilton, ambos con 7 coronas-, "Schumi" se ubicó por debajo del argentino: "No trato de compararme con él. No se puede comparar a alguien como Fangio en los tiempos actuales. Está en un nivel más alto del que yo me veo a mí mismo. Absolutamente, no hay comparación posible".

"Fangio fue muy superior a nosotros, no creo que sea justo compararnos con Fangio. Ahora los autos son más seguros y él logró sus campeonatos a una tremenda velocidad teniendo en cuenta los vehículos que existían en su tiempo", consideró.

La figura mítica del "Chueco" también encandiló a Hamilton, que este año busca la inédita marca de ocho coronas en la categoría reina. Camino a la quinta consagración, cuando alcanzar al argentino ya era un hecho prácticamente consumado, el británico se sorprendió: "Es increíble pensar que voy hacia el mismo número de títulos que él".

"Fangio es el padrino de todos los pilotos. Fue uno de los grandes desde el comienzo de este deporte y siempre será admirado", reconoció.

Etiquetas