La canasta básica subió 6,2% en abril y una familia necesitó $95.300 para no ser pobre

0

La canasta básica, que permite cubrir las necesidades más elementales de los argentinos y argentinas, escaló en abril por encima del promedio general de la inflación, que fue del 6%. Según publicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) la Canasta Básica alimentaria, que incluye solo alimentos y traza el límite de la indigencia, aumentó 6,7% en abril y se ubicó en $42.527 para una familia tipo integrada  por dos adultos y dos menores. 

En el caso de la Canasta Básica Total, que incorpora algunos bienes y servicios y traza la línea de la pobreza, la suba fue de 6,2% respecto de marzo. De acuerdo con el informe oficial, una familia tipo necesitó en abril ingresos por $95.260 para no ser considerada estadísticamente pobre, monto que representa más que el doble del salario mínimo, vital y móvil previsto para ese mes $38.940. Así, dos personas que trabajan y cobran un salario mínimo alcanzan a cubrir poco más del 80% de la canasta básica. 

En la comparación interanual se advierte que la canasta de alimentos también superó a la inflación general: se encareció 59,4% contra abril de 2021 contra el 58% de suba en el conjunto de bienes y servicios incluidos en el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Esto quiere decir que los alimentos, la categoría más sensible para las familias de menores ingresos dado que es a la que le dedican mayor porción de sus ingresos, sufrió subas por encima del promedio.

En el caso de la Canasta Básica Total, se encareció en los últimos meses 51,3%. Cabe aclarar que esta canasta no incluye gastos de alquiler y supone que la mayoría de las familias no le dedican parte de sus ingresos a ese concepto. 

Frente a esta situación de deterioro del poder adquisitivo, el Gobierno otorgó más de 13 millones de bonos de “refuerzos de ingresos” y decidió adelantar las cuotas de aumento del salario mínimo, que llegará a $47.850 en julio y no en enero de 2023. En lo que respecta a los trabajadores registrados, universo en el que alrededor del 30% también se encuentra en situación de pobreza, se buscó mejorar la situación con el adelanto de las discusiones paritarias. 

DT

La canasta básica, que permite cubrir las necesidades más elementales de los argentinos y argentinas, escaló en abril por encima del promedio general de la inflación, que fue del 6%. Según publicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) la Canasta Básica alimentaria, que incluye solo alimentos y traza el límite de la indigencia, aumentó 6,7% en abril y se ubicó en $42.527 para una familia tipo integrada  por dos adultos y dos menores. 

En el caso de la Canasta Básica Total, que incorpora algunos bienes y servicios y traza la línea de la pobreza, la suba fue de 6,2% respecto de marzo. De acuerdo con el informe oficial, una familia tipo necesitó en abril ingresos por $95.260 para no ser considerada estadísticamente pobre, monto que representa más que el doble del salario mínimo, vital y móvil previsto para ese mes $38.940. Así, dos personas que trabajan y cobran un salario mínimo alcanzan a cubrir poco más del 80% de la canasta básica. 

En la comparación interanual se advierte que la canasta de alimentos también superó a la inflación general: se encareció 59,4% contra abril de 2021 contra el 58% de suba en el conjunto de bienes y servicios incluidos en el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Esto quiere decir que los alimentos, la categoría más sensible para las familias de menores ingresos dado que es a la que le dedican mayor porción de sus ingresos, sufrió subas por encima del promedio.

En el caso de la Canasta Básica Total, se encareció en los últimos meses 51,3%. Cabe aclarar que esta canasta no incluye gastos de alquiler y supone que la mayoría de las familias no le dedican parte de sus ingresos a ese concepto. 

Frente a esta situación de deterioro del poder adquisitivo, el Gobierno otorgó más de 13 millones de bonos de “refuerzos de ingresos” y decidió adelantar las cuotas de aumento del salario mínimo, que llegará a $47.850 en julio y no en enero de 2023. En lo que respecta a los trabajadores registrados, universo en el que alrededor del 30% también se encuentra en situación de pobreza, se buscó mejorar la situación con el adelanto de las discusiones paritarias. 

DT

La canasta básica, que permite cubrir las necesidades más elementales de los argentinos y argentinas, escaló en abril por encima del promedio general de la inflación, que fue del 6%. Según publicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) la Canasta Básica alimentaria, que incluye solo alimentos y traza el límite de la indigencia, aumentó 6,7% en abril y se ubicó en $42.527 para una familia tipo integrada  por dos adultos y dos menores. 

En el caso de la Canasta Básica Total, que incorpora algunos bienes y servicios y traza la línea de la pobreza, la suba fue de 6,2% respecto de marzo. De acuerdo con el informe oficial, una familia tipo necesitó en abril ingresos por $95.260 para no ser considerada estadísticamente pobre, monto que representa más que el doble del salario mínimo, vital y móvil previsto para ese mes $38.940. Así, dos personas que trabajan y cobran un salario mínimo alcanzan a cubrir poco más del 80% de la canasta básica.