Sobre este blog

Un resumen semanal de política internacional a cargo de nuestro responsable del área de Mundo, Alfredo Grieco y Bavio. Serán diez puntos geográficos para pensar nuestro presente cada vez. Vías de acceso a una realidad que excede por mucho las fronteras de la Argentina.

Para recibir cualquiera de nuestros newsletters deben registrarse aquí con el mail en el que lo quieren recibir. En caso de que ya estén suscriptos, les aparecerá un mensaje mencionando que ya están en la base de datos de elDiarioAR y les ofrecerá un link para actualizar sus preferencias, es decir para elegir el newsletter que se quiere recibir.

Recibir los newsletters es gratis. Si te interesa apoyar a elDiarioAR, navegar sin publicidad y recibir la revista trimestal, podes asociarte aquí.

Humanismo y Terror 2022

Sobre este blog

Un resumen semanal de política internacional a cargo de nuestro responsable del área de Mundo, Alfredo Grieco y Bavio. Serán diez puntos geográficos para pensar nuestro presente cada vez. Vías de acceso a una realidad que excede por mucho las fronteras de la Argentina.

Para recibir cualquiera de nuestros newsletters deben registrarse aquí con el mail en el que lo quieren recibir. En caso de que ya estén suscriptos, les aparecerá un mensaje mencionando que ya están en la base de datos de elDiarioAR y les ofrecerá un link para actualizar sus preferencias, es decir para elegir el newsletter que se quiere recibir.

Recibir los newsletters es gratis. Si te interesa apoyar a elDiarioAR, navegar sin publicidad y recibir la revista trimestal, podes asociarte aquí.

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría y también de la insensatez, un tiempo de fe y una época de incredulidad, era la estación de la luz, fue la estación de la oscuridad, la primavera de la esperanza, el invierno de la desesperación, teníamos un mundo por delante, no había nada que hacer, íbamos en línea recta al Paraíso, íbamos en línea recta en el camino contrario –en pocas palabras, ayer era hasta tal punto parecido a hoy, que algunas de las más imponentes y audibles autoridades históricas insistieron en que las comparaciones, para bien o para mal, se limitaran a distribuir los superlativos correspondientes.

Así empieza Una historia de dos ciudades (1859). Ambientada en Londres y París en tiempos de la Revolución Francesa, la trama de la más famosa de las ficciones históricas de Charles Dickens culmina en 1793 al ritmo de encuentros y desencuentros, de giros dramáticos y reveses de la fortuna. Es el año del Terror, de Maximiliano Robespierre, del recurso cotidiano al método del verdugo y de la guillotina para salvación pública de Francia y de su primera República.

Según el novelista inglés, aquellos jacobinos incorruptibles del siglo XVIII sólo difieren en grado de los apacibles parlamentarios británicos del XIX. Ese salto cualitativo que define al hecho, o al plexo de acontecimientos, revolucionario, se le escapa a Dickens. O acaso el reformista victoriano sea quien se fugó de registrar como tales (encuentra que equivaldría a aprobar) las expeditivas eficacias de toda revolución digna de ese nombre.  

29 de noviembre de 2021