Sobre este blog

Es el newsletter que resume las noticias más importantes del día para entender qué está pasando. Como esa bebida que tomamos al despertarnos, el correo que llega cada mañana brinda el consumo (informativo) necesario antes de salir al mundo. Los lectores podrán hacer un recorrido guiado y fugaz por las principales noticias publicadas en elDiarioAR (y un poquito más). Quienes tengan más tiempo encontrarán pistas para profundizar cada uno de los temas y disfrutar un rato más de su infusión matinal.

Autor: Javier Borelli

elDiarioAR tiene cuatro nuevos newsletters ¿Ya los conocés? Cliqueá acá y suscribite.

Sobre este blog

Es el newsletter que resume las noticias más importantes del día para entender qué está pasando. Como esa bebida que tomamos al despertarnos, el correo que llega cada mañana brinda el consumo (informativo) necesario antes de salir al mundo. Los lectores podrán hacer un recorrido guiado y fugaz por las principales noticias publicadas en elDiarioAR (y un poquito más). Quienes tengan más tiempo encontrarán pistas para profundizar cada uno de los temas y disfrutar un rato más de su infusión matinal.

Autor: Javier Borelli

elDiarioAR tiene cuatro nuevos newsletters ¿Ya los conocés? Cliqueá acá y suscribite.

Si puede mostrarse públicamente entonces no tiene por qué permanecer en la intimidad. La regla no escrita de la crisis política del Frente de Todos suma desconcierto a cuatro días de la derrota electoral de la alianza gobernante. Renuncias presentadas en los medios, opiniones filtradas como un audio de WhatsApp y diálogos entre el presidente y su vicepresidenta a través de las redes sociales. Todo lo que se espera que suceda puertas adentro está expuesto para el consumo multiplataforma.

Pero mientras los que tenemos comida en la heladera nos regodeamos comentando los detalles del último capítulo de la novela del Frente de Todos, el INDEC plasma en informes periódicos los indicadores que mejor explican los resultados electorales del gobierno: ayer se publicó la canasta básica con aumentos y ahora una familia tipo necesita $68.359 mensuales para no ser pobre y $29.213 para poder al menos poner comida en el plato cada día. Con estas cifras, el salario mínimo avalado por el Estado no alcanza para que una familia pueda garantizarse los nutrientes básicos. Hasta el comandante Fort se daba cuenta, cada tanto es necesario decir: basta, chicos.

Recibí nuestro newsletter Infusión
Tu consumo necesario antes de salir al mundo. Una guía por las notas del día con Javier Borelli

Es gratuito y podés darte de baja en cualquier momento.