Telam agency advice

Santi Motorizado, del indie rock a su pasión por el "Lobo" platense

Adrián

0

(Por Adrián Mouján).- El rockero Santiago Barrionuevo, bajista y líder de la banda de rock independiente El Mató a un Policía Motorizado, definió a Gimnasia y Esgrima de La Plata, club del que es hincha, como "un fenómeno cultural muy intenso porque frente al clásico rival que ha ganado todo, el hincha mantiene viva esa pasión".

Barrionuevo, conocido como Santi Motorizado, encabeza una banda que reformuló el rock argentino en el siglo XXI, que lo volvió exportable y además integra una movida que instaló a la ciudad de La Plata como la capital del rock argentino.

Desde un principio, Santi Motorizado se mostró como hincha de Gimnasia y reivindicó el carácter popular del club centenario en una ciudad dividida entre dos aguas: los triperos y los pincharratas.

Sobre la división futbolística de la ciudad, Motorizado asegura que "la periferia de La Plata es bastante de Gimnasia. Siempre está repartido, obviamente" y añadió que "es un club único en el fútbol argentino porque es uno de los históricos pero a la vez no tuvo la suerte a nivel títulos que tuvieron los otros grandes".

"Es el club más antiguo y dentro de La Plata es como un fenómeno cultural muy intenso porque frente al clásico adversario que gana copas Libertadores, Intercontinentales y campeonatos, en Gimnasia se mantiene viva esa locura y esa pasión al mismo nivel que cualquiera", explicó el rockero en una entrevista con Télam.

"Uno es hincha de un club esperando que gane, pero hay algo que trasciende eso y está claro porque están los resultados a la vista y los resultados de todo el fenómeno cultural de Gimnasia. Eso me enloquece desde chico que era eso que no sé cómo describirlo, hay algo que contagia que tiene que ver con lo popular, con lo periférico, con algo que va más allá y que a la gente le genera un amor y una identificación muy pura, muy real, que se mantiene en el tiempo y que se va a mantener para siempre", añadió.

Santi Motorizado explicó que creció en una familia riverplatense pero recuerda que en diciembre de 1984, cuando Gimnasia le ganó a Racing la final de Octogonal y regresó a Primera A luego de cinco años en segunda categoría, su vínculo con el fútbol cambio para siempre.

"Mi viejo agarró una camiseta blanca que usaba de piyama, sacó del galpón una pintura vieja azul, le pintó la franja azul en el pecho, la ató a un palo y salimos con un Falcón blanco que tenía, a festejar el ascenso de Gimnasia. Eso me lo acuerdo clarito".

"Después me terminé de fanatizar en la secundaria con mis compañeros. Había de todo en la escuela, pero yo empatizaba más con mis amigos de Gimnasia y empecé a ir a la cancha, me hice socio en los 90, que es la última gran época, ahí me empecé a enloquecer por Gimnasia", recordó.

Sobre la etapa con Carlos Timoteo como técnico, Motorizado la resume: "Esa fue la época dorada, no me olvido más. Era el equipo que estaba el Beto Márcico, los Mellizos Barros Schelotto, el Pampa Sosa en un pico futbolístico y Pepe Albornoz, que en un momento parecía Zidane porque hacía de cada tres goles uno de emboquillada, era una locura ese equipo. Estuvo muy cerca de salir campeón, faltó un poquito más".

La música y el rock lo acercaron a las figuras del club como recuerda cuando toda la banda comió un asado con Pedro Troglio y parte del plantel, porque una de las hijas del director técnico era fanática de El Mató.

Y recuerda con cariño la llegada de Maradona. "Cuando llegó Maradona, tuve la posibilidad de ir a conocerlo. Me dio mucho miedo, un ataque de timidez muy profunda de ir a conocer al más grande", señaló.

"El contacto lo hizo Javier Zuker, de Poncho, que es muy amigo de Sebastián Méndez, que era el ayudante técnico de Diego. Hablé por WhatsApp con el Gallego Méndez y me dijo que fuera cuando quisiera a conocer a Diego. Entré en una especie de… me paralicé un poco", admitió.

Motorizado explicó que "una estupidez que tengo yo de tímido, y nunca se dio ese encuentro. No importa, de alguna manera todos conocimos a Maradona, todos nos sentimos cercanos e íntimos a él".

"Después de la muerte de Maradona me dejó de interesar un poco todo, Gimnasia y el fútbol local. Lo único que me motiva un poco es la selección y el mundial que viene, pero estoy medio apático con eso porque la muerte de Maradona fue un golpe muy duro", reconoció.

Para Motorizado, el fallecimiento de "Pelusa", "fue también como una especie de muerte de muchas cosas: la muerte de un fútbol que no existe, la muerte de personajes que ya no existen más, ver la decadencia del fútbol argentino con respecto a otras décadas. Obviamente entiendo que vivimos en una crisis económica que todo depende de eso, no es una decadencia porque sí, pero para nosotros como espectadores es difícil ver un partido de Primera y el contraste que se genere lo mismo que en un partido de Champions League. Hay un desbalance descomunal que parece que son dos deportes diferentes y eso te la tira para abajo".

Finalmente, al hablar de la desigualdad económica entre Sudamérica y Europa, Motorizado apuntó a Lionel Messi y a Neymar para reducir las distancias: "Me enloquece que todos los mundiales los ganen los europeos, llegué al punto de que cuando era chico quería que perdiera Brasil y ahora si no sale campeón Argentina quiero que salga campeón Brasil o cualquiera. Espero que la amistad entre Messi y Neymar le ponga fin al fanatismo que nos divide. De Neymar también soy súper fan, es un personaje entrañable, un súper crack, lo ves jugar y es una especie de Maradona brasileño".

Etiquetas
stats