1° DE MAYO - CRÓNICA

Día de los trabajadores: los movimientos sociales coparon la calle para un festejo eufórico que también fue reclamo

Emilio Pérsico apareció en la multitud congregada del Movimiento Evita de Salta, cerca del escenario montado en 9 de Julio y Avenida de Mayo.

Agustina Said


0

“Feliz día”, “Feliz día para vos también”, se escucha decir en cada rincón de la multitud congregada en las zonas aledañas al escenario montado por la agrupaciones que integran la UTEP (Unión de Trabajadores de la Economía Popular) sobre la Avenida 9 de Julio y la Avenida de Mayo. Besos y abrazos eufóricos en cada uno de los saludos entre los asistentes, olor a chorizo y hamburguesa asándose al fuego, olor a alcohol y también, entre varios grupos de jóvenes, a marihuana. Botellas por doquier de cerveza, de refrescos marca Manaos, de jugos Pindapoy y de agua marca Nihuil, en los brazos de los presentes y también, ya para las dos de la tarde, el pico de mayor concurrencia, también en el suelo. Suena bien alto Jijiji, de los Redondos, música que representa la esencia del conurbano bonaerense. 

Mujeres que construyen: el desafío de romper las brechas de género en el sector de la construcción

Mujeres que construyen: el desafío de romper las brechas de género en el sector de la construcción

El público se extiende por largas cuadras enmarcadas entre Lima y Carlos Pellegrini, la Avenida Rivadavia al norte y el Ministerio de Desarrollo Social al sur. Los congregados no se encuentran amuchados cerca del escenario, como podrían hacerlo  en un concierto de rock en el cual se espera la entrada de la estrella principal. La gran parte de la multitud se localiza en cambio más cerca de la torre cuyas fachadas tienen a Evita como emblema, donde se encuentran gran parte de las ollas populares, los puestos de comida y las murgas.

“Acá venimos sin consciencia”, dice, en chiste, María Barreto, promotora de Género y Salud de la agrupación La Dignidad, zona Quilmes. “Eso es lo que quieren ellos: nos quieren dormidos. Nosotros somos los excluidos, y venimos a cambiar esa percepción”, sostiene María. Ante la pregunta sobre quiénes son ellos, María aseguró que son los medios de comunicación, “que son quienes dicen que nuestro trabajo no es trabajo”. Su objetivo en la marcha, dice Maria, no es festejar el Dia del Trabajador, sino más bien reivindicar este día y los derechos que se merecen los trabajadores de la economía popular, “que no pueden acceder a una obra social digna, entre otras cosas”.

Al lado de donde Maria charla con elDiarioAR, se encuentra Marcelo, uno de los encargados de manejar las tres ollas de locro que hay instaladas en la carpa de La Dignidad. La comida estaba lista desde las 12 del mediodía, pero recién a las dos de la tarde pudieron comenzar a cocinarla, porque hasta ese entonces no les habían llegado las garrafas necesarias. Su nieto de cinco años se ocupa de partir gruesas ramas que le da a su abuelo para acelerar el fuego. “De los reclamos se encarga la UTEP: hoy estoy acá festejando el Día del Trabajador, cocinando y dando una mano”, sostiene. 

Muchos de los consultados aseguraron venir con un propósito claro, el de reivindicar el Dia del Trabajador y reclamar ciertos derechos de los cuales gozan los trabajadores formales, como un mayor sueldo, cobertura médica, de los cuales ellos, como trabajadores informales, quedan excluidos. Según los últimos datos, más del 37% del empleo en Argentina hoy en día es informal: unos 7 millones de trabajadores. Mientras que otros concurrentes, como Marcelo, vinieron a la marcha simplemente para festejar su día.  

María llegó en colectivo a la movilización, alrededor del mediodía. Asegura haberse sorprendido de los micros del Movimiento Evita, que llevaban a cientos de compañeros al acto. “No hay unidad ni igualdad entre las organizaciones. A un acto político que hicimos hace un tiempo no vino ningún político, y al acto que hizo el Movimiento Evita días después, bajó el presidente Alberto Fernández”, sostiene María, quien dice no identificarse ni con el presidente ni con Cristina Fernández de Kirchner. “El pueblo salva al pueblo, no hay apoyo de los gobernantes”. 

Roberto Blanco, referente del Movimiento Evita zona San Vicente, asegura haber traído a la movilización “cuatro micros, con 40 compañeros cada uno”. Roberto asegura que los presentes trajeron su propia vianda, proporcionada por los compañeros que trabajaban en los merenderos. “Pero mirá que a los compañeros no se les paga por ir a la movilización eh”, enfatiza. 

Ante la pregunta de por qué se están marchando él y sus compañeros, Roberto asegura que es para “reivindicar el Dia del Trabajador”. Acto seguido, abre un mensaje que le llegó por una lista de difusión y comienza a recitar los derechos que se piden en este acto: ley de políticas de cuidado, “Tierra Techo y Trabajo”, etcétera.

“No puede ser que el trabajo de compañeros en clubes barriales, que se ocupan de sacar a los pibes de las esquinas y enseñarles un deporte, se encuentre menospreciado. Trabajan muchas más horas que un profesor de una escuela, y sin embargo, los sueldos son menores, no hay derechos sociales, etc”, sostiene.

“Por esta injusticia que vivimos los trabajadores informales, vamos a luchar por el Ministerio de la Economía Popular”, sostiene Roberto con un grito casi de euforia, al cual se le unen Jonathan Mendez y Romina Abregu, referentes de Barrios de Pie también de San Vicente. 

“Alberto es el primer presidente que hace algo por la Economía Popular. Como parte del Movimiento Evita, me identifico con Alberto. Cristina hizo mucho por el pueblo, pero hoy el presidente es Alberto Fernández”, esboza Roberto con seguridad.

El señor barbudo

Además de las agrupaciones territoriales de La Dignidad, Somos-Barrios de Pie y Movimiento Evita, todas parte de UTEP (Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular),  formaron parte del acto organizaciones más pequeñas, como la CONNAF (Colectivo Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia). Natalia de Sousa, parte de este colectivo y maestra del jardín comunitario Caritas de Sol, asegura que junto a sus compañeras vinieron al acto a hacer valer sus derechos. “Pedimos sueldos, herramientas, capacitaciones. Pedimos igualdad con respecto a jardines formales, que serían los privados y estatales”. En total formaron parte del acto 43 mujeres de la CONNAF, 19 del Jardín Caritas del Sol, entre educadoras, cocineras, y personal de mantenimiento. Algunas estaban en el acto solas y otras, con sus hijos.  

“Yo vine a pasar el rato, estoy en contra de la ideología que tienen todos acá”, asegura un muchacho de unos 23 años que no quiso dar su nombre, quien asistió a la movilización acompañado de su novia. “Creo que hay que bajar los impuestos para que haya más empleo. Milei me encanta”, sostiene el joven, quien asegura que fue a la movilización para “comer y estar un rato con gente”. 

A partir de las 15:30, gran parte de las organizaciones se habían ya retirado de la zona, en lo que parecía una procesión hacia el sur. Cerca del escenario, integrantes del Movimiento Evita - Salta gritaban eufóricos cantando: “Hola Compañeros… Te saluda la banda de Néstor …. Vamos construyendo el Movimiento”. Cerca de las 16.00, apareció y se metió en la ronda Emilio Pérsico, referente del Movimiento Evita y actual secretario de Economía Social. Quienes estaban en la ronda lo reconocen fácilmente, y le piden sacarse fotos. Una joven que se encuentra por fuera de la ronda, que también porta una pechera del Movimiento Evita, le pregunta a su amiga quién es el señor barbudo. “Ah, yo pensé que era un cantante”, le dice ante la respuesta de que era el líder de la agrupación de la cual ella misma formaba parte.

AS

Etiquetas
stats