Cerraron un hogar de niños de La Plata denunciado por torturas y malos tratos

El Hogar Servente también fue denunciado por las malas condiciones edilicias

El Gobierno bonaerense resolvió cerrar un hogar de La Plata denunciado por malos tratos y torturas a niños y niñas de entre 5 y 13 años, quienes luego fueron trasladados a otros centros sin ninguna preparación previa. Organismos de derechos humanos advirtieron sobre la vulneración de derechos a los que fueron sometidos. 

Se trata del Hogar María Luisa Servente, ubicado en Villa Elisa, que fue cerrado la primera semana de julio después de denuncias por graves problemas edilicios y por malos tratos por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). El organismo se quejó de la forma en la que fueron trasladados los 13 chicos y chicas que vivían en el lugar. Indicaron que la decisión del Organismo de Niñez y Adolescencia de la provincia de Buenos Aires “fue intempestiva y violenta: de noche, sin explicación ni preparación previa, sin sus pertenencias, en algunos casos descalzos y entre llantos”.

A principios de año, el hogar tuvo la primera denuncia por golpes a un nene de 10 años que fue atendido en el Hospital de Niños de La Plata. En ese momento, el chicó informó que fue agredido por uno de los operadores y la CPM presentó en febrero una denuncia penal en la Unidad Fiscal 6 de esa ciudad. Un mes después, el organismo (que funciona como Mecanismo Local de Prevención de la Tortura) hizo una inspección y confirmó las situaciones de violencia. Además, encontró el edificio en condiciones muy precarias: humedad, cables eléctricos descubiertos, falta de calefacción y limpieza, ausencia de griferías y cortinas en las duchas, olor nauseabundo en los baños cercanos a las habitaciones, aberturas y vidrios rotos y muebles en mal estado. Esto generó una acción de amparo ante el Juzgado de Familia N° 6 de La Plata para frenar las graves vulneraciones de derechos

El subdirector del programa de Promoción y protección de los derechos de niños, niñas y jóvenes, Sergio Raimundo, habló con elDiarioAR y dijo que se encontraron con una situación de deterioro muy pronunciado. “En los relatos de les niñes aparecen varias situaciones en las que se habla de penitencia larga en las habitaciones, falta de acceso a redes sociales, otras situaciones de malos tratos o golpes. A veces, no los llevaban a la escuela o al tratamiento con su psicólogo. También detectamos medicalización de 3 o 4 niñes bastante excesiva, mucha medicación psiquiátrica”, detalló.

Los primeros días de julio se repitió otra situación de violencia que finalizó en el cierre compulsivo del hogar destinado a niños y niñas que permanecen allí en situación de abrigo (separados de sus familias hasta que se restituyan sus derechos) o en situación de adoptabilidad. “Fueron separados de sus familias porque había situaciones de violencia de topo tipo: económica, física, psicológica e inaccesibilidad de algunos recursos. Y supuestamente van a estos lugares porque ahí eso está garantizado y acá no sucedió”, contó Raimundo. 

El 2 de julio, tres chicas y un chico se escaparon y fueron encontrados por la policía, que los trasladó a la Comisaría 12 donde denunciaron el padecimiento de violencia física. A pesar de eso, fueron reingresados al lugar en el que estaban los dos operadores a los que habían señalado como autores de los golpes. Pocas horas después, dos de las chicas y el chico se volvieron a escapar para ir directamente al departamento policial, donde se comprobaron las lesiones. 

Días después, el Organismo de Niñez y Adolescencia determinó el cierre del lugar por las malas condiciones edilicias. Sin embargo, desde la CPM sostienen que el operativo se realizó  de manera violenta, sin avisar previamente ni explicar a los chicos a dónde irían. “Alrededor de las 6 de la tarde, van tres personas y le dicen a los niños que van a ser trasladados. Algunos entran en una crisis de llanto y otros empiezan a romper y patear cosas.porque fue todo muy de repente. No se sabía dónde, quién iba con quién, eran pibis que estaban compartiendo el espacio desde hace un año o seis meses. Lo peor de todo fue lo que hicieron con tres niñas a las que llevaron a Lomas de Zamora y la casa de abrigo no las quiso recibir. Estuvieron hasta las once de la noche en la camioneta y las llevaron a Morón. Un nene de 10 años fue llevado a un lugar para jóvenes y adolescentes. Son situaciones bastante disruptiva”, se quejó Raimundo.

“Es una doble vulneración de derechos y una doble separación, imaginate lo que implica para un niño que fue separado de su familia, que lo ponen un año en un hogar y después, de un día para otro, llegan y le dicen, no, de acá te sacamos. Son separados de sus familias porque sus derechos de alguna manera estaban siendo violados, van al Estado y en el hogar vuelven a violar sus derechos. Es todo muy grave”, concluyó el especialista en Niñez y Adolescencia.

CDB/MG

Etiquetas
stats