¿Por qué ahora el agua cotiza en la bolsa de Estados Unidos?

El nuevo índice acuático de Wall Street se llama NQH20

elDiario.es

0

El pasado martes arrancó la cotización bursátil de los derechos de uso de agua en Estados Unidos. No es el primer mercado donde se compra y se vende el derecho a utilizar este bien público. Pero comerciar con la capacidad de regar en un futuro avisa de una realidad cada vez más imperiosa: el agua disponible se está convirtiendo en más escasa. La demanda, además, sube. Tener acceso es cada vez más valioso, lo que lo convierte en un bien codiciable. Y eso abre la puerta a la especulación.

¿Por qué aparece una cotización sobre el uso del agua? Se trata de adquirir o desprenderse del derecho a utilizar determinado volumen dentro de un tiempo. "Da información sobre un recurso escaso", explica Gonzalo de la Cámara, investigador principal sobre economía del agua en el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados, que recuerda que esas transacciones de compra-venta ya existían desde hace tiempo. De la Cámara entiende que los problemas de agua aumentarán por lo que, en el futuro, habrá que gestionar ese riesgo. La escasez va a existir, "gestionarla de manera resiliente y sostenible medioambientalmente es el objetivo", analiza.

Este economista advierte de que la crisis climática traerá asociada una falta de agua que va a ser uno de los grandes peligros con los que se enfrente la humanidad a escala global. Y los datos avalan su tesis. 17 países que aglutinan el 25% de la población mundial soportan ya "un estrés hídrico extremo". Sus extracciones para el regadío agrícola, la industria y las casas superan el 80% del suministro natural cada año, según ha comprobado el World Resources Institute. Son casi 2.000 millones de personas bajo esta amenaza. "Las extracciones globales de agua se han doblado desde 1960 debido al crecimiento de la demanda. Y no hay signos de que esté aminorando", analizaba el WRI su estudio de 2019.

El nuevo índice acuático de Wall Street se llama NQH20 y se ha compuesto a base de observar cinco mercados ya existentes de derechos de agua, cuatro superficiales y uno subterráneo. El proyecto arrancó el 31 de octubre de 2018 y abrió la cotización esta semana. Pero mercados para comprar y vender el derecho a regar ya han estado funcionando antes. Y los peligros de no controlarlos han quedado descritos.

Etiquetas
stats