Sueño y bienestar

Diez plantas para el dormitorio que no van a “robarte el oxígeno”

Plantas de interior

Eva San Martín


0

Si nos gustaría dormir rodeados de verde, pero nuestro dormitorio es más bien oscuro y cuenta con poca luz natural directa, no está todo perdido. De hecho, meter alguna planta en el dormitorio puede ayudarnos a crear un efecto de oasis contra el estrés, además de envolver los sueños en verde.

Y las plantas en el dormitorio tienen otros beneficios: aunque su efecto es limitado, pueden ayudarnos a respirar un aire algo más sano y limpio, según afirma una investigación de la NASA, y retirar algunas partículas volátiles del aire.  

Pero, ¿dormir con plantas no era peligroso? ¿O es un mito?

Lo hemos oído hasta la saciedad: “dormir con plantas nos roba el oxígeno”. Pero a esta comidilla popular hay que ponerle matices. Las plantas fabrican su alimento a partir de la luz solar, agua y CO2 (lo llamamos fotosíntesis). De noche en el dormitorio, o en cualquier otra situación sin luz solar, las plantas no realizan la fotosíntesis, pero sí respiran.

¡Y capturan oxígeno, es cierto! Pero maticemos: porque el oxígeno que absorben las plantas cuando respiran resulta notablemente menor que el que necesitamos nosotros, los humanos. 

Si volvemos a la NASA y a sus cálculos, descubrimos que, durante una noche cualquiera, los humanos podemos consumir entre el 2 y el 3% del oxígeno de la habitación; ¡mientras que la planta que nos acompaña apenas utilizará el 0,1%! Conclusión: si dormir con una o varias plantas fuera realmente peligroso, compartir la cama con otra persona implicaría la asfixia. 

Con moderación y siempre que no transformemos la habitación en una jungla urbana, que implicaría otros problemas como moho, humedad en pared, polvo o los ácaros, dormir con plantas es seguro. Aclarado: si queremos respirar aire fresco, abramos las ventanas. Y si lo que buscamos es meter un trozo de naturaleza en el dormitorio, podemos empezar por alguna de estas diez plantas.

Filodendros: hojas en corazón y cascada vegetal en la habitación

Si nos planteamos añadir plantas en el dormitorio, podemos comenzar con alguno de estos tres filodendros (Philodendron). Este género vegetal incluye gran variedad de especies, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en los filodendros de hoja de corazón, por la geometría de las plantas y porque son estupendos para un dormitorio con poca luz natural.

Además, cuando crecen, estas plantas caen y forman una bonita cascada vegetal: quedan estupendos sobre un cabecero o encima de una estantería alta sobre la cama. Más razones para considerarlos en la habitación: son plantas facilonas y de crecimiento rápido. Por si fueran pocos motivos para amarlos, los filodendros resultan muy sencillos de propagar o multiplicar en agua, y a partir de una sola planta podemos obtener cuatro o cinco en pocas semanas.

Estas tres opciones son irresistibles:

Claves para hacerlas felices: abonémoslas cada 15 días durante su etapa de crecimiento y dejemos que la tierra se seque antes de volver a coger la regadera. En función de donde vivamos, un riego a la semana puede ser suficiente. 

Potos: planta estupenda para el dormitorio

Otras buenas opciones para el dormitorio son los archiconocidos potos, ya que tenemos muchas variedades y distintos estampados para combinar, aunque el más popular y fácil de encontrar es el poto dorado (Epipremnum aureum). Como los filodendros, también son perfectos para descolgar de una estantería sobre la cama: esta trepadora nata puede alcanzar los cuatro metros o más. Generosa y difícil de matar. 

Otras cinco plantas geniales para un dormitorio con poca luz

No podemos olvidarnos de la costilla de Adán (Monstera deliciosa), que envolverá los sueños entre hojas.

Ni de las marantas y calatheas. Plantas bonitas, fáciles de encajar en cualquier rincón del dormitorio y que toleran bien la baja iluminación. 

Y si buscamos una compañera vegetal de sueños y resistente, pocas darán tanto la talla como la sanseviera (Sansevieria trifasciata laurentii), con aspecto de alga marina. O la hiedra (Hedera helix): suele pensarse en ella como una planta de exterior, pero resulta genial también dentro, donde se convierte en una trepadora súper resistente y feliz de vivir con poca luz. Por último, si lo que buscamos es un toque exótico en un dormitorio con poca luz, nada como la vid plateada o Scindapsus pictus

EVS

Etiquetas
stats