Encuentro en el ministerio de Desarrollo Social

Con la amenaza de una movilización “de varios kilómetros”, las organizaciones sociales vuelven a reunirse con Zabaleta

Los piquetes en el microcentro porteño podrían repetirse la semana próxima si no hay acuerdo entre las organizaciones sociales y el Gobierno

Esperan respuestas concretas: de lo contrario habría una movilización de “varios kilómetros” el próximo miércoles 13 de abril, en la previa al feriado largo de Semana Santa. Bajo esas condiciones, este jueves a las 15 el ministro Juan Zabaleta recibe en Desarrollo Social a los dirigentes de la Unidad Piquetera, la agrupación que engloba a organizaciones sociales de izquierda y que hace una semana acamparon en la avenida 9 de Julio durante 48 horas.

El encuentro también ocurre en el marco de la nueva disputa entre la Nación y la Ciudad por la problemática de los cortes de calle, luego de que Horacio Rodríguez Larreta advirtiera que ordenará a la Policía porteña evitar el piquete y exigiera al Gobierno que le saque los planes a quienes se manifiesten. “No hay que cortar las calles, pero el camino no es amenazar con sacar una asistencia”, fue la respuesta del ministro nacional.

“Mantenemos la expectativa de que haya respuestas concretas. Apostamos a que el diálogo baje el tono a lo que fueron estos días de declaraciones, que hacen daño”, planteó a elDiarioAR Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrios de Pie, parte de la Unidad Piquetera que a principios de marzo votó un plan de lucha de cuatro etapas, de las que ya cumplieron dos. “Si no hay respuestas concretas ahora, lo que viene es una movilización de varios kilómetros, aunque todavía no sabemos desde dónde ni adónde. Esperemos no tener que decidir, porque queremos que haya resoluciones concretas”, advirtió la dirigente social. 

Si el conflicto continúa, la cuarta acción de lucha sería una “marcha federal”, que desde la Unidad Piquetera aspiran a coordinar con otros sectores, incluso oficialistas. De hecho, ya en el extendido acampe al pie del Obelisco se dejó fotografiar Juan Grabois, referente de la UTEP y con línea directa con Cristina y Máximo Kirchner.

Solo seis alimentos para todo un mes

“Para que la próxima acción de lucha no se concrete tiene que aumentar la partida y la variedad de alimentos. Hoy a nuestros comedores llegan entre cinco y diez productos, y según nutricionistas del propio Ministerio deberían ser 21. ¿Cómo vamos a resolver con eso el problema de la comida para millones de personas?”, se preguntó ante elDiarioAR Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, quien denunció que en el último mes la cartera de Zabaleta “solo entregó yerba, fideos, Vitina, polenta, leche y puré de tomate”. En Desarrollo Social admitieron que el problema de los alimentos “es válido”, y de hecho en las últimas horas hubo llamados informales entre ambas partes para acercar posiciones al respecto. 

El punto más problemático de resolver es la ampliación de los programas Potenciar Trabajo –que hoy alcanza a 1.2 millones de personas que cumplen jornadas laborales de cuatro horas a cambio de la mitad del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM), es decir 16.500 pesos–, que el Gobierno ya decidió que no hará, pese a la suba de la inflación y al agravamiento de la situación social. Esta semana, sin embargo, los beneficiarios recibirían un bono de $6000, medida acordada incluso antes de los últimos piquetes. Y ayer, Alberto Fernández anunció, junto a Zabaleta, un aumento del 50% en la Tarjeta Alimentar, que alcanza a 4,1 millones de personas y entrega un monto mínimo de $ 9000 por familia.

“No decimos que el programa crezca indiscriminadamente, pero hay una necesidad muy importante y también hay mucha gente que todos los meses se cae del programa”, apuntó al respecto Saravia. “No nos cierra el argumento del ministro ‘reemplazar planes por trabajo’, porque crear trabajo no se hace de un día para el otro”, agregó.

Aunque el plan oficial no cambió con las últimas protestas, las medidas que contempla como la del “monotributo social” –para formalizar a las personas que trabajan en la economía popular– o la creación de un “compre estatal” –para que las empresas barriales puedan ser proveedoras del Estado e incluso de cadenas de supermercados– están demoradas y ni siquiera fecha de discusión en el Congreso. “Estamos reorientando la inversión social hacia la producción y el trabajo, vinculando planes con empleo registrado. Toda nuestra política pública está en ese sentido”, aseguró en ese sentido Zabaleta el martes, cuando ratificó la reunión con las organizaciones sociales: “Tenemos una reunión para este jueves con las organizaciones de Unidad Piquetera para avanzar en este camino, que ya estamos transitando con otras organizaciones sociales, iglesias, municipios y gobernaciones”.

Contra los dichos de Larreta

“Es imposible detener el 17 de octubre”. Con esa expresión ligada a la histórica marcha del peronismo, Belliboni rechazó la amenaza anti-piquete de Larreta. Y agregó: “¿Por qué no lo hizo cuando fueron gobierno? Terminaron duplicando los planes sociales y tampoco resolvió el problema de la calle. ¿Van a impedir que 50 mil personas se movilicen?”.

La cantidad de militantes que integran la Unidad Piquetera marcan el pulso de lo que podría ser la marcha de la semana próxima, en caso de concretarse. Según Belliboni, solo el Polo Obrero cuenta con 100 mil miembros en todo el país, la mitad de ellos beneficiarios de planes sociales. Y entre todas las organizaciones piqueteras sumarían unas 200 mil personas.

Ese número también explicaría otro frente abierto entre las organizaciones sociales opositoras y el Gobierno, luego de la decisión tomada hace dos meses por Desarrollo Social que habilitó la posibilidad de que cada beneficiario del programa elija la unidad ejecutora en la que desea trabajar. En los hechos, muchas personas cambiaron las organizaciones sociales por los intendentes. “La resolución deja a la persona irse de la unidad productiva, pero no dónde, ya que eso lo decide ahora el ministro. Lo hizo para que no se le siga yendo gente a los movimientos oficialistas, y ahora los designa a los intendentes, que necesitan mano de obra barata”, denunció Belliboni.

MC/CC

Etiquetas
stats