Quién es Claudia Bello, la exfuncionaria menemista procesada por el efecto Y2K que será directora de ARSAT

elDiarioAR

0

El Gobierno designó hoy como directora de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales SA, más conocida como Arsat, a Claudia Bello. La noticia causó sorpresa y desató polémica, ya que se trata de una exfuncionaria menemista, histórica dirigente peronista, con peso en el momento de la gestión y que luego fue procesada por irregularidades en el manejo de una campaña de difusión contra los efectos del Y2K.

La resolución 17/2022 publicada este martes en el Boletín Oficial anuncia que Bello, hoy de 61 años, estará al frente de ARSAT, la empresa estatal de telecomunicaciones que opera servicios de transmisión de datos, telefonía y TV, entre otros. La flamante integrante del directorio ocupó cargos de relevancia en la Casa Rosada mientras Carlos Menem se sentaba en el sillón de Rivadavia. Militante peronista, estuvo cerca de figuras como Daniel Scioli, el empresario Francisco De Narváez y el exsecretario de la Presidencia Gustavo Béliz.

Maniobras irregulares contra el error Y2K

En 1992 y 1993 fue interventora federal de Corrientes, en una época marcada por la violencia política en la provincia. Luego, en 1999, fue secretaria de Función Pública. Por esos años, corría el temor por el fenómeno Y2K, que ocurriría en el año 2000 según las teorías, por un error informático causado por la costumbre que habían adoptado los programadores de omitir el “00” en el año para el almacenamiento de fechas. El miedo era que existiera un “efecto en cascada” que hiciera que algunos sistemas primarios fallaran, tales como los suministros de energía o de transportes, produciendo a su vez fallas graves en otros sistemas.

El caos anunciado finalmente no sucedió. Hubo incluso gente que conspiró con teorías del “fin del mundo” y en consecuencia suicidios, casamientos anticipados y rumores de todo tipo.

En este contexto, Bello se encargaba de la adecuación del sistema informático de todo el país para evitar el impacto del problema Y2K y por ese motivo, gastó 9 millones de dólares en una campaña de difusión para desestimar el “problema del año 2000” con contrataciones directas, sin licitaciones de por medio, para la compra de cuadernillos, folletería, la compra de 300 mil cajas de contenidos con video y material. Además, el programa incluida publicidad en medios y difusión en cines, según indicó el diario Página/12.

En 2011, la jueza María Servini absolvió a la exfuncionaria de la causa en la que se investigaban las maniobras irregulares. La Oficina Anticorrupción y el Ministerio Público Fiscal apelaron la decisión ante la Cámara de Casación Penal. Luego, en 2014, los jueces Alejandro Slokar y Pedro David pidieron revocar la absolución de Bello y el caso se cerró, porque estaba prescripto.

La exfuncionaria se mantuvo en un segundo plano de la política nacional hasta ahora, que vuelve a entrar en escena de la mano de la gestión de Alberto Fernández. La designación causó revuelo en algunos dirigentes peronistas, como la ex embajadora en Venezuela Alicia Castro, quien cuestionó que el Presidente “interpretó mal el voto popular”.

EM

El Gobierno designó hoy como directora de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales SA, más conocida como Arsat, a Claudia Bello. La noticia causó sorpresa y desató polémica, ya que se trata de una exfuncionaria menemista, histórica dirigente peronista, con peso en el momento de la gestión y que luego fue procesada por irregularidades en el manejo de una campaña de difusión contra los efectos del Y2K.

La resolución 17/2022 publicada este martes en el Boletín Oficial anuncia que Bello, hoy de 61 años, estará al frente de ARSAT, la empresa estatal de telecomunicaciones que opera servicios de transmisión de datos, telefonía y TV, entre otros. La flamante integrante del directorio ocupó cargos de relevancia en la Casa Rosada mientras Carlos Menem se sentaba en el sillón de Rivadavia. Militante peronista, estuvo cerca de figuras como Daniel Scioli, el empresario Francisco De Narváez y el exsecretario de la Presidencia Gustavo Béliz.

Maniobras irregulares contra el error Y2K

En 1992 y 1993 fue interventora federal de Corrientes, en una época marcada por la violencia política en la provincia. Luego, en 1999, fue secretaria de Función Pública. Por esos años, corría el temor por el fenómeno Y2K, que ocurriría en el año 2000 según las teorías, por un error informático causado por la costumbre que habían adoptado los programadores de omitir el “00” en el año para el almacenamiento de fechas. El miedo era que existiera un “efecto en cascada” que hiciera que algunos sistemas primarios fallaran, tales como los suministros de energía o de transportes, produciendo a su vez fallas graves en otros sistemas.

El caos anunciado finalmente no sucedió. Hubo incluso gente que conspiró con teorías del “fin del mundo” y en consecuencia suicidios, casamientos anticipados y rumores de todo tipo.

En este contexto, Bello se encargaba de la adecuación del sistema informático de todo el país para evitar el impacto del problema Y2K y por ese motivo, gastó 9 millones de dólares en una campaña de difusión para desestimar el “problema del año 2000” con contrataciones directas, sin licitaciones de por medio, para la compra de cuadernillos, folletería, la compra de 300 mil cajas de contenidos con video y material. Además, el programa incluida publicidad en medios y difusión en cines, según indicó el diario Página/12.

En 2011, la jueza María Servini absolvió a la exfuncionaria de la causa en la que se investigaban las maniobras irregulares. La Oficina Anticorrupción y el Ministerio Público Fiscal apelaron la decisión ante la Cámara de Casación Penal. Luego, en 2014, los jueces Alejandro Slokar y Pedro David pidieron revocar la absolución de Bello y el caso se cerró, porque estaba prescripto.

La exfuncionaria se mantuvo en un segundo plano de la política nacional hasta ahora, que vuelve a entrar en escena de la mano de la gestión de Alberto Fernández. La designación causó revuelo en algunos dirigentes peronistas, como la ex embajadora en Venezuela Alicia Castro, quien cuestionó que el Presidente “interpretó mal el voto popular”.

EM

El Gobierno designó hoy como directora de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales SA, más conocida como Arsat, a Claudia Bello. La noticia causó sorpresa y desató polémica, ya que se trata de una exfuncionaria menemista, histórica dirigente peronista, con peso en el momento de la gestión y que luego fue procesada por irregularidades en el manejo de una campaña de difusión contra los efectos del Y2K.

La resolución 17/2022 publicada este martes en el Boletín Oficial anuncia que Bello, hoy de 61 años, estará al frente de ARSAT, la empresa estatal de telecomunicaciones que opera servicios de transmisión de datos, telefonía y TV, entre otros. La flamante integrante del directorio ocupó cargos de relevancia en la Casa Rosada mientras Carlos Menem se sentaba en el sillón de Rivadavia. Militante peronista, estuvo cerca de figuras como Daniel Scioli, el empresario Francisco De Narváez y el exsecretario de la Presidencia Gustavo Béliz.