Disconforme por la falta de agenda y paridad de género del Gobierno, renunció Mercedes D'Alessandro

Mercedes D’Alessandro, directora Nacional de Economía, Igualdad y Género

Cuando comenzó el gobierno de Alberto Fernández, Martín Guzmán se mudó de Nueva York para ocupar el cargo de ministro de Economía y creó en su dependencia un cargo para una economista que también vivía allí y que llevaba toda su carrera en la lucha por la igualdad de género, Mercedes D'Alessandro. Vino a fundar la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género. Entonces, cuatro de los 20 ministros eran mujeres y Fernández impulsaba una agenda de género que incluía, el aborto legal. Ahora sólo quedan dos ministras -la de Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, y la de Salud, Carla Vizzoti- y D'Alessandro renuncia a su puesto.

Alberto Fernández: "Tenemos que construir un futuro donde la desigualdad de género desaparezca"

Alberto Fernández: "Tenemos que construir un futuro donde la desigualdad de género desaparezca"

La economista misionera considera que después de dos años y medio de gestión ha cumplido su ciclo. Construyó políticas económicas con mirada de género, pero opina que su misión ha alcanzado un techo. Esperaba más, que su agenda de género y lucha contra la desigualdad ganara más espacio, pero no ha encontrado eco en un gobierno con cada vez menos ministras mujeres, donde cada vez que se complica un área se buscan reemplazantes varones, por más que no sean especialistas en el asunto que abordarán. D'Alessandro lamenta que el debate sobre igualdad de género no avance más allá de lo logrado y que cada vez esté más lejos un gabinete paritario, como el que ha inaugurado ahora el gobierno de Gabriel Boric en Chile o como los que existen en Canadá, España, Suecia o Finlandia. Colombia con el conservador Iván Duque lo tuvo en 2018, pero se fue diluyendo, igual que le sucedió desde entonces al México de Andrés Manuel López Obrador.

D'Alessandro se va entonces disconforme con el presente y el futuro de género del gobierno de Fernández, pero agradecida con Guzmán. Incluso ella retrasó su renuncia para que no quedara enmarcada en la discusión sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que provocó la dimisión de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque de diputados del Frente de Todos. La economista fue al Congreso a defender el pacto, que ella misma negoció ante los técnicos del FMI en asuntos como la agenda de género, el gasto social y las jubilaciones. No era lo que más le gustaba de su gestión, pero asumió que el acuerdo era lo que correspondía hacer.

D'Alessandro se va conforme con lo que hizo. En los últimos días destacó en las redes sociales que las mujeres han alcanzando el mayor nivel de empleo de la historia argentina, ahora que la desocupación bajó del 13% en la cuarentena de 2020 al 7% en 2021, el menor nivel desde 2016. Considera que esas cifras en parte responden a sus políticas: casi todas las medidas a favor del empleo aplicaron incentivos para la contratación de mujeres y diversidades, como en el régimen de economía del conocimiento y el plan para jóvenes Te Sumo, se crearon cupos de las becas Progresar y de finalización de la secundaria, se impulsaron créditos a pymes dirigidas por mujeres o se descontó del impuesto a las ganancias el gasto en guarderías. No obstante, la economista advierte que la pobreza tiene rostro femenino y aún deben darse debates sobre cómo recuperar el ingreso y el empleo, sobre quiénes pagan la crisis o sobre los chicos que dejaron la escuela o están con consumos problemáticos.

La saliente directora aún no sabe a qué se dedicará de acá en más, pero sí que se quedará en la Argentina. Su reemplazante será la socióloga Sol Prieto, que viene trabajando en su equipo.

AR

Etiquetas
stats