El ajuste en las tarifas en noviembre

Los hogares de ingresos altos pagarán de 10% a 20% más de luz y 24% más de gas, mientras que a los de clase media les aumenta entre 2% y 12%

Aires acondicionados y televisores, entre los artefactos que más consumirán entre el calor y el Mundial.

Los clientes de más altos ingresos, los de la llamada categoría N1, comenzarán a pagar por la luz a partir de este mes entre un 10% en el interior del país y un 20% promedio en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que puede ser mayor dependiendo del consumo, mientras que por el gas abonarán 24% más. Los usuarios de la franja media, o N3, recibirán facturas de electricidad con alzas del 2% al 6% y de las de gas con incrementos del 12%, mientras que los de la tarifa social, o N2, mantendrán intactos los valores, según fuentes del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), que encabeza Walter Martello, y de la Secretaría de Energía, que lidera Flavia Royón. Los N3 de los servicios eléctrico y gasífero pagarán más incluso por reducción de subsidio en caso de excederse en el tope del consumo, que varía de acuerdo con la región.

Con el apoyo de La Cámpora, Massa insiste con su plan antiinflación de congelamiento sin saltos del dólar

Con el apoyo de La Cámpora, Massa insiste con su plan antiinflación de congelamiento sin saltos del dólar

Las subas de la electricidad y el gas responden a la segmentación de tarifas, por la que los sectores de mayores ingresos habían perdido en octubre el 20% de las subvenciones y a partir de noviembre resignan otro 40%. A fin de año les quitarán el 40% restante. La eliminación gradual de ayudas también rige para los clientes de clase media si superan los topes. Pero en el caso de la luz ahora también se suma el aumento del precio estacional de la energía, que se actualiza en teoría cada seis meses. Este precio es uno de los cuatro componentes de la factura, junto con la tarifa de distribución, la de transporte -que se actualizará próximamente- y los impuestos.

En el caso de la electricidad, en el AMBA, el 27% de los hogares pertenece a la categoría N1, aunque el ENRE está contactándolos porque calcula que un 7% de ellos no es de alto poder adquisitivo pero no se anotó para mantener la ayuda. En la actualidad, el 30% es N3 (medios) y el 43%, N2 (tarifa social). A su vez, en Edenor el 28% es N1, con picos del 43% en San Isidro, 42% en Vicente López y 36% en Tigre y mínimos del 18% en Merlo, 19% en José C. Paz y 21% en Malvinas Argentinas, mientras que en Edesur llegan al 24%, con máximos del 34% en Cañuelas y 27% en San Vicente, Lanús y Quilmes y registros bajos del 17% en Presidente Perón (con su cabecera en Guernica) y 19% en Florencio Varela.

En lo que hace al gas, los clientes N1 (altos) son el 37% en todo el país. Los N3 (medios) son el 25% y los N2 (tarifa social), el 38%. Hay que tener en cuenta que solo el 65% de los argentinos tiene gas natural, por cañería, y el restante 35% usa garrafas.

AR

Etiquetas
stats