Con traje de presidenciable, Larreta suma guiños al establishment y viaja a EEUU

Larreta en el evento de Innova, junto a la ministra de Educación Soledad Acuña.

0

Si bien evita referirse al 2023, se mueve con el traje de presidenciable puesto. Horacio Rodríguez Larreta desmunicipalizó su discurso y sus acciones. El alcalde porteño cuestiona el manejo macroeconómico del gobierno nacional y suma roce internacional, con una gira por Washington y Nueva York. Este jueves se subirá a un avión rumbo a Estados Unidos. En plan de autopromoción, se reunirá con funcionarios, dirigentes, banqueros y lobistas. 

Ya tiene pautado un mano a mano con el exsecretario de Estado de Barack Obama, el demócrata John Kerry, quien actualmente dirige la oficina de Cambio Climático de Joe Biden. Tras la experiencia de Donald Trump, Biden apuesta por una agenda verde para recuperar la credibilidad de Estados Unidos como potencia multilateral. 

El alcalde porteño también se encontrará con un grupo de empresarios y representantes del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo. Su objetivo es venderse como un aspirante a la presidencia argentina razonable y amistoso ante el establishment. 

No será su primer guiño en esa línea. Poco antes de las PASO, había propuesto eliminar las indemnizaciones por despido. La idea fue celebrada hasta el éxtasis por el empresariado local. “Nadie toma un empleado en Argentina con un sistema como éste. No digo que hay que sacarlo de un día para el otro todo junto", opinó en América TV. El Frente de Todos aprovechó la confesión para profundizar su retórica de los dos modelos en juego, pegando ideológicamente a Larreta con Mauricio Macri. A la luz de ola electoral cambiemita en las PASO, la maniobra del kirchnerismo no tuvo éxito. 

El martes pasado, Rodríguez Larreta se congració con un sector específico y muy poderoso del empresariado: las Telcos. Durante la apertura de la Jornada Internacional de la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC), exigió un “modelo de Estado que no cambie las reglas del juego y estimule las inversiones”. La afirmación encerraba una crítica al gobierno, que declaró a las telecomunicaciones como servicio público por decreto. El DNU de agosto del año pasado alcanzó a la telefonía fija y móvil, internet y la televisión paga. Antes y después de la exposición de Larreta, los representantes de la ATVC protestaron por el decreto de necesidad y urgencia, por las regulaciones y por los intentos oficiales (fallidos) de congelar las tarifas. 

El lunes, hizo otro cameo semipúblico. Fue en el evento Back to BA, realizado junto a la revista inglesa The Economist y transmitido vía streaming a Estados Unidos, España, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania y América Latina. El alcalde buscó relanzar a la ciudad de Buenos Aires y reactivar la industria del turismo.

“La macroeconomía de hoy en Argentina es preocupante. Soy optimista en el medio y largo plazo, pero ahora estamos enfrentando un gran problema”, aseguró. El dirigente cambiemita se animó a responder preguntas en inglés. “La economía está cerrada, tiene muchas regulaciones y no está funcionando”, concluyó. 

Mientras el alcalde promocionaba el turismo en la Capital, el dueño de Café Martínez le dejó un mensaje de apoyo en el vivo de Youtube. Socio director de la cadena, Marcelo Salas Martínez escribió: “¡Excelente iniciativa! Café Martínez a disposición para lo que quieran hacer juntos”. 

Cerca de Larreta relativizan la idea de un operativo clamor del empresariado en favor de la nueva esperanza amarilla. “Horacio se ve con inversores que son amigos. Él tiene encuentros de toda la vida con el mundo empresario. Además todavía faltan las elecciones de noviembre. Los empresarios no son imprudentes. No detecto ansiedad. Más adelante veremos”, revela un asesor larreteano que tiene trato con CEOs y dueños locales. 

Al momento, la atención del alcalde está puesta en consolidar la ola cambiemita de las PASO. Ese fue el eje de su discurso el martes a la tarde,  en el hotel NH City del centro porteño. Ahí Juntos por el Cambio se regaló finalmente su foto de unidad triunfal tras las PASO. El desborde palaciego del oficialismo había corrido de agenda a la oposición. Hasta que ayer JxC pudo mostrarse como contracara del Gobierno. La postal de la armonía incluyó el encuentro de Diego Santilli y Facundo Manes, quienes habían tenido una competencia áspera en la Provincia. 

Larreta destacó el valor de la unidad en la familia ampliada opositora y les recomendó paternalmente a los candidatos ganadores que “disfruten el momento”. Los demás oradores de la juntada  fueron Patricia Bullrich, el radical Alfredo Cornejo y el lilito Maxi Ferraro. Macri optó por tomar apuntes en silencio. 

AF

Etiquetas
stats