La nueva ministra Economía y la cuestión de género en el Gabinete

El “acantilado de cristal”, un desafío más para Batakis

Organizaciones dedicadas a cuestiones de género sostienen que Silvina Batakis se encuentra frente a una situación de “acantilado de cristal”, donde ante una situación de crisis extrema las mujeres tienen más probabilidad de ser nombradas para puestos de liderazgo, aunque otros sectores de la sociedad civil se rehusan a tener una “mirada esencialista sobre las mujeres”. La designación de Batakis, según todos los consultados, no fue un guiño hacia los sectores del gobierno que pedían una mayor presencia femenina en el gabinete, ni un intento de respuesta a las demandas de mayor igualdad en el Ejecutivo: el hecho de que sea una mujer fue algo circunstancial. 

“El nombramiento de Batakis está relacionado con un fenómeno denominado ‘acantilados de cristal’: las mujeres que logran llegar a los puestos altísimos, como el Ministerio de Economía, lo hacen en momentos de extrema crisis”, sostiene Carolina Villanueva Tejeda, co-fundadora de Grow, en diálogo con elDiarioAR. “Es una silla que quema, y se elige a las mujeres para tomar esta responsabilidad que, en caso de fallar, se las hace completamente responsables a ellas. Ante situaciones adversas, los hombres ceden estos puestos de poder” 

El fenómeno de “acantilado de cristal” ocurre cuando, ante una coyuntura adversa, las mujeres son requeridas por características “femeninas” estereotipadas como la empatía y la efectividad, y porque en situaciones de crisis los hombres suelen ceder cuotas de poder, para no cargar con la responsabilidad. Popularmente se usa el ejemplo de Christine Lagarde, directora del FMI desde 2011, en el contexto de la crisis del euro. Villanueva Tejeda sostiene que, como casos nacionales, se puede nombrar el de Carla Vizzotti, quien asumió la dirección del Ministerio de Salud tras el escándalo del Vacunatorio Vip. 

No fue fácil encontrar quien asuma el puesto que dejó vacante Guzman: se mencionó en varios medios que en realidad el puesto había sido ofrecido, luego de la charla entre Alberto Fernández y Cristina Fernandez de Kirchner, al economista Emanuel Alvarez Agis y que fue él quien se rehusó a aceptarlo. En ese contexto, luego de haber sido rechazado el puesto por Agis, el cargo fue ofrecido a Batakis. 

“Los candidatos masculinos prefieren quizás no quemarse con situaciones complejas y saben que tendrán otras oportunidades, cosa que las mujeres sabemos que es mucho menos probable”, asegura Noelia Ruiz, diputada del PRO de la legislatura de CABA y activa defensora de cuestiones de género, en diálogo con este medio. “Teniendo en cuenta que otros candidatos al puesto rechazaron la oferta, se puede asociar lo de Batakis a este fenómeno e inducir que eso afectó su decisión positiva de aceptar el cargo” 

Sin embargo, no todos los sectores de la sociedad civil están de acuerdo con esto. “No suscribo a las categorizaciones que parten de una mirada ”esencialista“ sobre las mujeres, como sería creer que se nombra a mujeres en espacios de decisión ante situaciones de crisis porque sus supuestas cualidades especiales en tanto mujeres, como la empatía y la intuición, podrían ser beneficiosas”, asegura Natalia Gherardi, del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA). “Es cierto que la sociedad muchas veces valora un estilo de liderazgo sobre otros, pero eso está sujeto a formas de ejercicio tanto por varones como por mujeres”. 

Para octubre del 2021, solamente un 32,7% de las autoridades superiores en el Poder Ejecutivo nacional eran mujeres, de acuerdo a datos brindados por la Secretaría de Gestión y Empleo Público de la Nación

Presencia femenina en el gabinete 

Aunque había una necesidad de volver a una mayor inclusión femenina en el gabinete, que se “desbalanceó” tras los últimos cambios ministeriales de septiembre, tanto desde sectores del oficialismo como de la oposición y la sociedad civil no creen que la cuestión del género haya estado presente en las discusiones del domingo para elegir a un nuevo ministro de Economía.  

“El hecho de que Batakis sea mujer es circunstancial”, asegura Camila Crescimbeni, diputada del PRO y miembro de la Comisión de Mujeres y Diversidad de la HCDN, en diálogo con elDiarioAR. “No creo que hayan tenido en consideración esta demanda de igualdad el domingo en Olivos al tomar la decisión”. 

Para octubre del 2021, solamente un 32,7% de las autoridades superiores en el Poder Ejecutivo nacional eran mujeres, de acuerdo a datos brindados por la Secretaría de Gestión y Empleo Público de la Nación meses atrás a este diario. Luego del aluvión de renuncias ministeriales de septiembre del año pasado, el desequilibrio de género en el gabinete pasó a ser mayor: en julio del 2020, un 37% de los cargos de autoridades superiores eran ocupados por mujeres y cuatro de un total de 21 ministerios eran liderados por mujeres. Luego de septiembre, el gabinete quedó compuesto por dos ministras de género femenino sobre un total de 20 ministerios. 

Desde el oficialismo, Mónica Macha, presidenta de dicha comisión de la Cámara de Diputados, asegura que no cree que la cuestión del género haya sido un factor en consideración, aunque sostiene que es una definición interesante porque es una “economista feminista y popular”, cuya experiencia en proyectos populares puede llegar a aplicar en la construcción de una agenda feminista en Economía. 

“Me gustaría pensar que los sectores feministas dentro del Gobierno presionaron para una designación del sexo femenino, pero no creo que haya sucedido eso”, Villanueva Tejada. “Si tuvieron eso en consideración, en esta situación de crisis, fueron unos cínicos”, sostiene otra representante de la sociedad civil dedicada a cuestiones de género.

CC

Organizaciones dedicadas a cuestiones de género sostienen que Silvina Batakis se encuentra frente a una situación de “acantilado de cristal”, donde ante una situación de crisis extrema las mujeres tienen más probabilidad de ser nombradas para puestos de liderazgo, aunque otros sectores de la sociedad civil se rehusan a tener una “mirada esencialista sobre las mujeres”. La designación de Batakis, según todos los consultados, no fue un guiño hacia los sectores del gobierno que pedían una mayor presencia femenina en el gabinete, ni un intento de respuesta a las demandas de mayor igualdad en el Ejecutivo: el hecho de que sea una mujer fue algo circunstancial. 

“El nombramiento de Batakis está relacionado con un fenómeno denominado ‘acantilados de cristal’: las mujeres que logran llegar a los puestos altísimos, como el Ministerio de Economía, lo hacen en momentos de extrema crisis”, sostiene Carolina Villanueva Tejeda, co-fundadora de Grow, en diálogo con elDiarioAR. “Es una silla que quema, y se elige a las mujeres para tomar esta responsabilidad que, en caso de fallar, se las hace completamente responsables a ellas. Ante situaciones adversas, los hombres ceden estos puestos de poder” 

El fenómeno de “acantilado de cristal” ocurre cuando, ante una coyuntura adversa, las mujeres son requeridas por características “femeninas” estereotipadas como la empatía y la efectividad, y porque en situaciones de crisis los hombres suelen ceder cuotas de poder, para no cargar con la responsabilidad. Popularmente se usa el ejemplo de Christine Lagarde, directora del FMI desde 2011, en el contexto de la crisis del euro. Villanueva Tejeda sostiene que, como casos nacionales, se puede nombrar el de Carla Vizzotti, quien asumió la dirección del Ministerio de Salud tras el escándalo del Vacunatorio Vip. 

No fue fácil encontrar quien asuma el puesto que dejó vacante Guzman: se mencionó en varios medios que en realidad el puesto había sido ofrecido, luego de la charla entre Alberto Fernández y Cristina Fernandez de Kirchner, al economista Emanuel Alvarez Agis y que fue él quien se rehusó a aceptarlo. En ese contexto, luego de haber sido rechazado el puesto por Agis, el cargo fue ofrecido a Batakis. 

“Los candidatos masculinos prefieren quizás no quemarse con situaciones complejas y saben que tendrán otras oportunidades, cosa que las mujeres sabemos que es mucho menos probable”, asegura Noelia Ruiz, diputada del PRO de la legislatura de CABA y activa defensora de cuestiones de género, en diálogo con este medio. “Teniendo en cuenta que otros candidatos al puesto rechazaron la oferta, se puede asociar lo de Batakis a este fenómeno e inducir que eso afectó su decisión positiva de aceptar el cargo” 

Sin embargo, no todos los sectores de la sociedad civil están de acuerdo con esto. “No suscribo a las categorizaciones que parten de una mirada ”esencialista“ sobre las mujeres, como sería creer que se nombra a mujeres en espacios de decisión ante situaciones de crisis porque sus supuestas cualidades especiales en tanto mujeres, como la empatía y la intuición, podrían ser beneficiosas”, asegura Natalia Gherardi, del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA). “Es cierto que la sociedad muchas veces valora un estilo de liderazgo sobre otros, pero eso está sujeto a formas de ejercicio tanto por varones como por mujeres”. 

Para octubre del 2021, solamente un 32,7% de las autoridades superiores en el Poder Ejecutivo nacional eran mujeres, de acuerdo a datos brindados por la Secretaría de Gestión y Empleo Público de la Nación

Presencia femenina en el gabinete 

Aunque había una necesidad de volver a una mayor inclusión femenina en el gabinete, que se “desbalanceó” tras los últimos cambios ministeriales de septiembre, tanto desde sectores del oficialismo como de la oposición y la sociedad civil no creen que la cuestión del género haya estado presente en las discusiones del domingo para elegir a un nuevo ministro de Economía.  

“El hecho de que Batakis sea mujer es circunstancial”, asegura Camila Crescimbeni, diputada del PRO y miembro de la Comisión de Mujeres y Diversidad de la HCDN, en diálogo con elDiarioAR. “No creo que hayan tenido en consideración esta demanda de igualdad el domingo en Olivos al tomar la decisión”. 

Para octubre del 2021, solamente un 32,7% de las autoridades superiores en el Poder Ejecutivo nacional eran mujeres, de acuerdo a datos brindados por la Secretaría de Gestión y Empleo Público de la Nación meses atrás a este diario. Luego del aluvión de renuncias ministeriales de septiembre del año pasado, el desequilibrio de género en el gabinete pasó a ser mayor: en julio del 2020, un 37% de los cargos de autoridades superiores eran ocupados por mujeres y cuatro de un total de 21 ministerios eran liderados por mujeres. Luego de septiembre, el gabinete quedó compuesto por dos ministras de género femenino sobre un total de 20 ministerios. 

Desde el oficialismo, Mónica Macha, presidenta de dicha comisión de la Cámara de Diputados, asegura que no cree que la cuestión del género haya sido un factor en consideración, aunque sostiene que es una definición interesante porque es una “economista feminista y popular”, cuya experiencia en proyectos populares puede llegar a aplicar en la construcción de una agenda feminista en Economía. 

“Me gustaría pensar que los sectores feministas dentro del Gobierno presionaron para una designación del sexo femenino, pero no creo que haya sucedido eso”, Villanueva Tejada. “Si tuvieron eso en consideración, en esta situación de crisis, fueron unos cínicos”, sostiene otra representante de la sociedad civil dedicada a cuestiones de género.

CC

Organizaciones dedicadas a cuestiones de género sostienen que Silvina Batakis se encuentra frente a una situación de “acantilado de cristal”, donde ante una situación de crisis extrema las mujeres tienen más probabilidad de ser nombradas para puestos de liderazgo, aunque otros sectores de la sociedad civil se rehusan a tener una “mirada esencialista sobre las mujeres”. La designación de Batakis, según todos los consultados, no fue un guiño hacia los sectores del gobierno que pedían una mayor presencia femenina en el gabinete, ni un intento de respuesta a las demandas de mayor igualdad en el Ejecutivo: el hecho de que sea una mujer fue algo circunstancial. 

“El nombramiento de Batakis está relacionado con un fenómeno denominado ‘acantilados de cristal’: las mujeres que logran llegar a los puestos altísimos, como el Ministerio de Economía, lo hacen en momentos de extrema crisis”, sostiene Carolina Villanueva Tejeda, co-fundadora de Grow, en diálogo con elDiarioAR. “Es una silla que quema, y se elige a las mujeres para tomar esta responsabilidad que, en caso de fallar, se las hace completamente responsables a ellas. Ante situaciones adversas, los hombres ceden estos puestos de poder”