Murió en Río Cuarto la madre de Nora Dalmasso

María Delia "Nené" Grassi, madre de Nora Dalmasso.

elDiarioAR


0

María Delia “Nené” Grassi, la madre de Nora Dalmasso, falleció este viernes en la ciudad cordobesa de Río Cuarto, tras sufrir un ACV en mayo de 2019.

Tras la absolución de Macarrón, el femicidio de Nora Dalmasso quedó impune

Tras la absolución de Macarrón, el femicidio de Nora Dalmasso quedó impune

La mujer que tenía 90 años y murió sin saber quién asesinó a su hija aquel 26 de noviembre de 2006.

Durante la investigación por el homicidio de Nora, ella fue la primera en hablar de crimen por encargo y señalar al empresario Miguel “El Francés” Rohrer.

En declaraciones a la prensa y a pocas semanas de ocurrido el asesinato, la mujer había dicho: “Hay una mafia. A mi hija la han matado por venganza y al que la mató nunca lo van a encontrar porque ese hombre no es de acá, lo han mandado de otro lado”.

En junio de 2018, el fiscal Luis Pizarro, quien en ese entonces estaba a cargo de la investigación, envió a personal de la Dirección de Investigación Operativa de la Policía Judicial (DIO) al domicilio de la madre de Nora.

Según trascendió, Grassi declaró que “los responsables de la muerte de Nora están en la cumbre del Gobierno y que, por más que ella hable, no les van a hacer nada”.

También dijo tener miedo y agregó: “Lo único que supe es que ella le pidió el divorcio a mi yerno y nada más”.

En 2019, la madre de la víctima sufrió un ACV y en diciembre de 2021 renunció a la querella en la causa por el crimen de su hija.

Tras haber sufrido la citada enfermedad, la mujer padecía una hemiplejia derecha y tenías serias dificultades para comunicarse.

Impune

Que el viudo Marcelo Macarrón haya sido absuelto de la acusación de haberle pagado a un sicario para asesinar a su esposa, no implica que el caso se haya resuelto. El crimen ocurrido la lluviosa madrugada del 25 de noviembre de 2006 en su chalé de barrio Villa Golf, en las afueras de Río Cuarto, 220 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba, quedó impune.

El 26 de noviembre del año pasado, cuando se cumplieron 15 años y un día del homicidio, se cerró la posibilidad judicial de someter a proceso al autor material del hecho, por prescripción de la causa. El único resquicio legal que quedaba, lo tuvo desde el 14 de marzo pasado, cuando comenzó el juicio, el fiscal Rivero, quién podría haber cambiado la acusación, recalificado el hecho y acusar al viudo como autor material y a otros sospechosos como partícipes necesarios. Pero no lo hizo.

El cuarto fiscal de la causa, Daniel Miralles, tras evaluar la abundante prueba científica que sirvió para sobreseer a Facundo Macarrón del crimen de su madre y luego de tomar decenas de testimonios a testigos en Río Cuarto y en Uruguay resolvió imputar en marzo de 2016, hace seis años, al viudo Marcelo Macarrón como responsable material del homicidio de su esposa. Las pruebas genéticas de semen y otros elementos como células epiteliales halladas en el cuerpo de Nora Dalmasso, en el cinto de la bata con la que la ahorcaron y en la ropa de la cama donde fue ejecutada pusieron al viudo en la escena del crimen, en el mismo momento en que Nora era asesinada.

La actuación de los forenses Virginia Ferreyra, Guillermo Mazzuchelli y Martín Subirachs, y del bioquímico policial Daniel Zabala fue avalada por el FBI, cuyos analistas de ciencias forenses enviaron dos informes a la Justicia cordobesa en 2008 y en 2011 –de 20 fojas cada uno- realizados por el Centro de Ciencia Forense de la Universidad Central de Florida, en los que se compararon los ADN completo e incompletos hallados en la escena del crimen y las 28 muestras enviadas a Estados Unidos, en los que se concluye: “Los peritos americanos identificaron tres perfiles masculinos de ADN, uno completo”, reveló aquella vez una fuente del caso. En el juicio, mientras el bioquímico Zabala declaraba en una maratónica audiencia de más de cuatro horas, el presidente de la Cámara Primera, Daniel Vaudagna le preguntó al testigo a quién pertenecía ese ADN completo, y éste respondió ante la insistencia del juez: “A Marcelo Macarrón”.

Pero el fiscal de Cámara Julio Rivero, que cuestionó la floja acusación del fiscal Luis Pizarro, no hizo nada por cambiar el curso del juicio y se encargó en el alegato de destrozar la actuación de los forenses y el bioquímico de Río Cuarto. También destrozó la hipótesis del fiscal anterior, que colocaba en base a la muestra científica en Río Cuarto, en vez de estar en Punta del Este jugando golf con otros 15 amigos de esta ciudad.

Desde el punto de vista técnico, el extenso alegato no acusatorio del fiscal Rivero fue perfecto y coherente. Desde el Día 0, cuando comenzó el juicio contra Macarrón, no había ni una sola prueba en su contra como autor intelectual que pergeñó el asesinato de su esposa y para ello contrató a un asesino a sueldo.

Pasados más de 100 días y 39 audiencias, no apareció en el juicio ni un solo testigo que encendiera algo de luz sobre esa oscura acusación. Y tras largos tres meses de debates sin pruebas, el fiscal optó por lo obvio: no acusar al imputado Marcelo Macarrón, a quién solicitó su absolución. El 5 de agosto al mediodía, los jueces Vaudagna, González y Echenique Esteve darán a conocer los fundamentos de la sentencia que absuelve a Marcelo Macarrón de culpa y cargo. Aunque aún la sociedad reclama saber: ¿Quién y por qué asesinó a Nora Dalmasso?

Con información de agencias.

IG

Etiquetas
stats