JAVIER MADANES QUINTANILLA

El dueño de Aluar y Fate recurrió a estructuras offshore para invertir en propiedades en Estados Unidos y organizar su herencia

Javier Madanes Quintanilla, dueño de Aluar y Fate.

1

El empresario Javier Madanes Quintanilla, dueño de la icónica fabricante de aluminio Aluar y de la fábrica de neumáticos Fate, recurrió a las estructuras offshore para invertir en propiedades en los Estados Unidos y organizar su eventual herencia, de acuerdo con los documentos de Pandora Papers, obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y analizados por elDiarioAR.

Madanes Quintanilla ocupa el puesto 18 en el ranking de los más ricos que publicó en 2021  la revista Forbes. Su fortuna está valuada en US$590 millones y su empresa es el único productor primario de aluminio del país. Además, el industrial es dueño de la transportadora de electricidad Transpa, la hidroeléctrica Futaleufú y la firma de ingeniería Infa.

Este medio consultó al empresario a través de un vocero pero el CEO declinó hacer comentarios o responder preguntas sobre las sociedades. Tampoco quiso aclarar si estaban o no declaradas ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP); o si seguían activas o habían sido disueltas.

El registro más antiguo de Madanes Quintanilla en los documentos de Pandora Papers es del estudio panameño Alemán, Cordero, Galindo & Lee (Alcogal). En junio de 2014, el industrial aparece como director de la compañía DQ Assets Limited, radicada en Islas Vírgenes Británicas. Comparte el directorio con otra offshore que oficia como “directora”: Angerona Group Administration Limited, también de Islas Vírgenes Británicas pero gerenciada desde Montevideo. 

Desde 2014, las acciones de DQ Assets Limited están a nombre de Sarmul SA, una compañía de Uruguay. Sin embargo, en un archivo excel de Alcogal, se identifica a Madanes Quintanilla como el beneficiario final de DQ Assets Limited, es decir, su verdadero dueño, además de co-director hasta al menos 2018. 

El presidente y accionista de Aluar vuelve a aparecer en documentos y correos electrónicos de otro proveedor de estructuras offshore: OMC Group. Madanes Quintanilla figura como el beneficiario final de una segunda compañía de Islas Vírgenes Británicas: MQ One Limited, según un formulario de inscripción de marzo de 2016, completado por su agente con sede en Montevideo. 

MQ One Limited iba a ser propietaria de un inmueble en los Estados Unidos, de acuerdo con un intercambio de e-mails entre ejecutivos de las áreas de complience y servicio al cliente de abril de 2018. “No está decidido si será una casa o un departamento”, se informó en uno de los e-mails. 

La misma información fue aportada en el formulario, cuando el agente del empresario argentino solicitó que se cree la offshore MQ One Limited y expuso que la compañía tenía como objetivo adquirir inmuebles por un valor de US$3 millones y poseer una cuenta bancaria en los Estados Unidos, y que el origen de los fondos eran “ahorros personales” de Madanes Quintanilla. En los documentos no surge si la propiedad efectivamente se adquirió ni si se invirtieron los US$3 millones.

Las sociedades radicadas en las Islas Vírgenes Británicas suelen ser utilizadas por argentinos para invertir en propiedades o tener cuentas bancarias en los Estados Unidos, según los documentos de Pandora Papers analizados por el equipo argentino que integra elDiarioAR. 

Organizando el patrimonio

El tributarista César Litvin dijo a este medio que el impuesto a la herencia para los no residentes en dicho país puede alcanzar hasta el 40% del valor de los bienes heredados y que la forma de evitar ese costoso tributo a la hora de heredar es que el inmueble o cuenta está a nombre de una sociedad offshore, un procedimiento legal en los Estados Unidos

Como en el caso de la primera offshore, el industrial no figura como accionista de la sociedad sino como beneficiario final. La accionista de esta offshore es Argeona Group Trust, una empresa de Nueva Zelanda que administra fideicomisos.

Esta compañía está directamente conectada con otra estructura offshore. En octubre de 2016, Madanes Quintanilla instruyó que se creara un fideicomiso o trust en Nueva Zelanda: MQ Irrevocable Trust, con el objetivo de administrar su herencia.

El proveedor OMC Group registró que Madanes Quintanilla es el settlor o fideicomitente de MQ Irrevocable Trust. Su rol en la estructura es desprenderse de bienes a su nombre (en Argentina o el extranjero) y cederlos al trust para que sean administrados y controlados por la empresa Argeona.

En el documento inicial sólo se establecieron fondos por mil dólares, pero el Trust quedó como propietario de la compañía MQ One Limited y por lo tanto, de los inmuebles que hubiera adquirido el industrial en los Estados Unidos, según el intercambio de correos electrónicos de 2018.

Los beneficiarios del trust, es decir, quienes eventualmente tendrán los bienes cedidos, son los hijos y descendientes de Madanes Quintanilla. El documento que establece las condiciones del fideicomiso extranjero también establece como beneficiarios a “fideicomisario de cualquier fideicomiso o fondo de jubilación o fundación” de los que sus descendientes sean beneficiarios o miembros; y “cualquier empresa bajo el control o propiedad” de los mismos.

Los trusts son estructura muy observadas en Pandora Papers. Otorgan dos ventajas: permiten ordenar la sucesión de la persona y ahorrarle el pago de impuestos, explicó a elDiarioAR el abogado Martín Litwak, asesor de argentinos y otros latinoamericanos en la creación de estructura offshore. Al desapoderarse de bienes y cederlos al trust, dejan de pertenecerle legalmente y permite reducir impuestos al patrimonio. 

Industrial y nacional

Aluar puede producir 460 mil toneladas de aluminio por año, según informa en su sitio web. La compañía abastece a diversas industrias. Tiene su sede en Puerto Madryn, Chubut, y emplea a 2.158 personas. Facturó US$918 millones, según su balance al 30 de junio de 2020.

En una entrevista con elDiarioAR publicada en febrero de 2021, Madanes Quintanilla dijo estar entristecido por la situación del país, pero descartó emigrar, como hizo entre 2002 y 2007, cuando se mudó con su familia a Barcelona. 

Cuando se le preguntó por las quejas de otros empresarios argentinos por la presión tributaria local y el “impuesto a la riqueza”, el industrial respondió: “No comparto la estructura de cómo se ha hecho. Entiendo la necesidad fiscal y hubiese preferido que hubiese sido más bajo un concepto de redistribución de ingreso que bajo un concepto de transferencia de capital. Debiéramos habernos focalizado en priorizar las inversiones. Me parece que este tipo de imposiciones en un momento donde tenés 11 puntos de inversión sobre producto es peligroso”.

Sin embargo, se mostró dudoso sobre la postura de varios de sus colegas, que optaron por ir a la Justicia contra el aporte extraordinario a las grandes fortunas. “No creo que sea el camino, pero, en fin, veremos. No necesariamente uno tiene que judicializar lo que uno cree incorrecto”.

Pandora Papers es una colaboración global entre @elDiarioAR y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (@ICIJorg) sin fines de lucro. Si te gusta el periodismo como este, haz una donación al ICIJ para apoyarlo.

En elDiarioAR creemos que la sociedad necesita información confiable guiada por el interés público. Por eso nos comprometemos a publicar artículos elaborados con rigurosidad y profesionalismo, para sostenerlo necesitamos el apoyo económico de las y los lectores. Para apoyarnos, podés asociarte en este link.

ED

Se corrigió un error de tipeo a las 14:50 del 10 de enero de 2022.

 

ED

Etiquetas
stats