Científica y divulgadora Entrevista

Teresa Arnandis: “El peso no es indicativo de estar sano, la clave es la talla”

La divulgadora científica Teresa Arnandis.

Daniel Sánchez Caballero

0

“El libro es un homenaje a nuestro cuerpo, reivindica nuestra esencia, nuestra naturaleza, lo que nos hace singulares. Pienso que todo el mundo debe conocerse para quererse y valorarse”. Teresa Arnandis es muchas cosas: es licenciada en Farmacia y en Óptica y Optometría (con Premio Extraordinario de Final de Carrera en ambas), es doctora en Bioquímica y Biomedicina, profesora en la Universidad Católica de Valencia, divulgadora científica conocida en las redes como Ladyscience y, ahora, también escritora.

La búsqueda del cuerpo argentino: desde el INTI anticipan que la nueva tabla de talles empujará hacia arriba la media actual

La búsqueda del cuerpo argentino: desde el INTI anticipan que la nueva tabla de talles empujará hacia arriba la media actual

Escrito con un estilo y un lenguaje sencillos, Arnandis acaba de publicar en España en ¡Eres un milagro andante! (Paidós) un completo viaje por el cuerpo humano, por sus diferentes sistemas, su funcionamiento y muchas curiosidades que la gran mayoría de la población seguramente desconocerá. ¿Sabía que tiene neuronas de metro y medio? ¿O que está científicamente demostrado que se duerme mejor desnudo y de lado? Cuestiones como estas y otras se repasan en el texto, escrito con un lenguaje sencillo y salpicado de pequeños consejos prácticos –respaldados por la ciencia– para el día a día.

El libro es un compendio bastante completo de las principales funciones del cuerpo y cómo se ejecutan. ¿Qué cosa de todas las que hacemos le parece más sorprendente o le llama más la atención?

De mis clases en la Facultad de Medicina tengo una idea de qué puede impactar más. A mí todo me impacta, todo me sorprende, pero veo que a la gente le llama la atención nuestro sistema linfático, que es un gran desconocido. Nuestro sistema linfático es una red de vasos abiertos que tenemos en el cuerpo que está continuamente drenando los líquidos que tenemos en los tejidos. Y esos líquidos pasan por estaciones de servicio, que serían los ganglios linfáticos, que hacen que moléculas que se encuentran en nuestros tejidos activen nuestro sistema inmune. El sistema linfático es un gran desconocido, en parte porque no hay nada que mueva la linfa. Son los músculos extrínsecos que tenemos en el cuerpo los que mueven la linfa. Eso no lo suele saber la gente, y tampoco ves a nadie decir “me duele la linfa”.

Otro gran desconocido es el sistema nervioso. La gente no sabe que tenemos neuronas que miden hasta metro y medio. El cuerpo de una neurona, la parte más redondeada y grande, está alojado o en nuestra médula espinal o en el cerebro. Esto significa que su cuerpo está en la médula espinal y que tiene una prolongación, un nervio, que baja hasta la punta del dedo del pie. La gente suele desconocer esto: que un impulso nervioso viaje desde la punta del pie hasta el cerebro, donde integramos las señales que nos llegan de todo el cuerpo.

Ya que menciona el cerebro, explica en el libro que no tiene receptores de dolor.

El cerebro es el sitio donde integramos todas las señales del dolor que siente el cuerpo, pero la masa esponjosa del cerebro no tiene receptores, es un órgano súper curioso.

Además de divulgar ciencia, el libro está trufado de pequeños consejos prácticos para el día a día.

Pienso que en la vida hay que ser práctico. Entonces, qué mejor que tener truquitos para vivir mejor. Dale a tu cuerpo eso que funciona: come sano, haz ejercicio, bebe agua.

Pensaba más en algunas cosas concretas que aparecen en los distintos capítulos. Hay trucos para defecar mejor, dormir mejor o quedarse dormido, pero no del tipo 'cuenta ovejas'. Trucos con ciencia detrás. Habla por ejemplo de dormir desnudo. ¿Por qué es mejor?

Porque no hay gomas, compresión en el cuerpo, se favorece la vasodilatación porque tienes que calentar el cuerpo y el metabolismo se activa, los pliegues o zonas del cuerpo que pueden retener humedad no lo hacen...

Estas cosas que parecen prácticas para la vida diaria no nos las cuentan.

Hay cosas que no se explican, sí. Ir al baño con la postura del pensador, que haya 35º entre piernas y cuerpo, hacer antes un ejercicio de levantar las pantorillas... Son pequeños hacks que podemos hacer.

Más cuestiones de este estilo. El ayuno intermitente, tan de moda ahora. ¿Es bueno entonces?

Sí que es bueno. Se ha demostrado que prolonga la longevidad. En general la restricción calórica es buena. Se trata de comer poco, de comer menos. Nuestro metabolismo se forjó cuando éramos cazadores, nómadas, y teníamos que hacer un gran esfuerzo para comer un poquito de comida. Nuestro metabolismo está preparado para esas situaciones: esfuerzos grandes, comidas pequeñas. El ayuno intermitente ayuda a eso, a que comas poco y te muevas. Lo que se ha visto con esto es que cuando a una célula la privas de nutrientes, consume sus propias proteínas. Y no consume las que mejor están, consume lo viejo. Entonces, si lo viejo lo transformas en nuevo, estás facilitando tener células íntegras, jóvenes, que funcionan bien. Se ha visto también que el ayuno intermitente activa células de longevidad.

¿Y el café? ¿Es saludable? Porque nos dicen algo distinto cada seis meses.

Es bueno. Hay una publicación científica que salió en el New England Journal Magazine que decía que tiene efectos neuroprotectores. Todo está en la dosis siempre. La diferencia entre un veneno y un medicamento es la dosis. No te pases, toma un poquito de café que te facilite la vasodilatación cerebral. El café lo que hace es una vasoconstricción periférica (reduce el calibre de los vasos periféricos, pero vasodilata los vasos a nivel cerebral), y eso facilita la inmediatez cerebral, que te lleguen ideas y da sensación de bienestar. Y ese aumento del flujo sanguíneo protege de la neurodegeneración a largo plazo, por eso es neuroprotector.

En el libro explica las células madre. Me ha recordado que hubo un momento en el que parecían la solución a todos los males y desconocimientos de la medicina, pero luego cayó en el olvido, al menos a nivel mediático. ¿Siguen siendo la gran esperanza?

Se sigue investigando muchísimo, ahora el reto es conseguir que esas células madre adultas se diferencien en un tipo celular. Guiarlas para que realicen una función concreta y se puedan implantar en el cuerpo y reemplazar células defectuosas. Se sigue investigando, pero hacen falta matrices en las que se anclen y mucha financiación e infraestructuras.

Usted investiga, también, ya que hablamos de esto. ¿A qué se dedica?

Investigo el cáncer de mama. Intento descubrir a qué se debe tener centrosomas de más (el centrosoma es un orgánulo que se produce en el huso mitótico durante la mitosis, son como unas cañas de pescar que separan las cromatidas hermanas durante la mitosis. Todas las células tienen dos y por eso tenemos divisiones simétricas), como sucede con las células de cáncer, y si puede ser un factor pronóstico para que el cáncer tenga un peor pronóstico.

Aclara también un concepto en el libro con el que igual tenemos cierta confusión. Dice, respecto a la salud, que lo importante no es tanto el peso.

El concepto de encontrarse bien no es perder peso, sino perder talla. El peso no es indicativo de nada. El músculo pesa más que la grasa, pero tú te encuentras más saludable cuando tienes más músculo y menos grasa. El peso no es un indicativo de estar sano, es tener una determinada talla, que es diferente. Un perímetro abdominal. Los nutricionistas, para ver si estás saludable, se fijan en tu perímetro abdominal. ¿Tienes cinturita estrecha? Bien, significa que no hay grasa en esa zona, pero tampoco en los vasos internos, mientras que si tienes grasa en los vasos internos significa que puedes tener un trombo e incluso tener un infarto. Es más cuestión de tallas que de pesos, que no significan nada.

Hablando de esto y de una zona tan concreta, otro concepto extendido es que se puede perder grasa de manera localizada. ¿Se puede reducir solo la barriga matándose a abdominales, por ejemplo?

Claro que no. Tienes que poner al cuerpo en reducción calórica y perderás peso de forma generalizada. Es muy muy difícil perder peso de forma localizada. No imposible, pero mucho más difícil.

Una última cosa: dice que se duerme mejor de lado. ¿Por qué?

Porque se favorece, si queda cualquier resto de comida en el aparato digestivo, que todo progrese hacia el final del aparato. También se favorecen los procesos de limpieza de la linfa a nivel de cerebro y se evita la compresión de grandes vasos que entran y salen del corazón.

Lleva poco tiempo divulgando. ¿Qué le llevó a entrar en ese mundo con una carrera profesional ya enfilada?

Yo trabajo en la Universidad investigando, siempre me ha apasionado la ciencia. Descubrí la divulgación un poco por casualidad. Estábamos en el confinamiento y la pandemia y empezaron a circular bulos y mentiras. No podíamos ir al laboratorio ni hacer nada y empecé a coger publicaciones científicas tal cual en inglés y a contarlas en vídeos de forma corta y entretenida. Veía que tenían éxito, a la gente le gustaban. Empecé a contar historias y me di cuenta de que impactaban. Pensé que con mi background en este campo tenía que aprovecharlo. Y así empecé a generar contenido relacionado con la ciencia y funcionaba muy bien. Estoy muy contenta.

Igual no tiene elementos para comparar porque no divulgaba antes de la pandemia, pero ¿cree que ha subido el interés por la ciencia por el coronavirus?

Sí lo creo, y la gente valora mucho más la ciencia porque se han dado cuenta de lo importante que es para el progreso. Nos ha llegado una pandemia, algo inesperado, y sin herramientas científicas no la habríamos podido combatir, nos hubiéramos tirado 10 o 15 años con una letalidad altísima. Pero gracias a la ciencia hemos conseguido que se convierta en un constipado que dura cuatro días. La ciencia proporciona herramientas que ayudan a combatir cualquier amenaza y solventarla con el menor impacto posible. Eso ha hecho que la gente valore mucho la ciencia.

Exponerse en público es casi automáticamente ser víctima del odio. ¿Lo ha sufrido? ¿Cómo lidia con ello, es partidaria de dialogar e intentar convencer o mejor ignorar?

Yo tenía un jefe que decía: “Si tienes enemigos es porque eres importante”. Si estás en el punto de mira te van a salir haters o envidiosos, y si los hay es porque algo haces bien y estás impactando. Todo es cuestión de lo que haces con tu tiempo, es muy importante para mí. Soy profesora, tengo dos hijos, hago divulgación, tengo amigos, familia... No puedo perder tiempo con gente que solo quiere soltar negatividad sin construir.

DSC

Etiquetas
stats