Telam agency advice

El día que secuestraron a Fangio en Cuba

0

Un 23 de febrero de 1958 quedó grabado en la memoria colectiva de la Argentina como el día que secuestraron al quíntuple campeón mundial de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio, que se aprestaba a iniciar una nueva temporada en la máxima categoría, ya muy cerca del retiro.

Ocurrió en La Habana, capital de Cuba, a partir de una acción de 'demostración de poder' del movimiento denominado '26 de Julio', que respondía a Fidel Castro y que se oponía a la dictadura de Fulgencio Batista.

El balcarceño había arribado a la isla con la intención de comenzar la preparación para el Gran Premio de Cuba, una competencia de velocidad que era toda una novedad por aquellos días.

"Disculpe señor Fangio, pero me va a tener que acompañar" le dijo un joven apuntándolo, con una pistola Luger ante la mirada atónita de los amigos del balcarceño que charlaban en forma distendida en el lobby del Hotel Lincoln.

Fangio, con calma pueblerina, vio nervioso a su interlocutor y accedió a su pedido. El secuestrador le solicitó a los amigos del campeón que no salieran del lugar porque había otros componentes del "Movimiento (26 de Julio) con ametralladoras" relató Fangio tiempo después.

El automovilista fue conducido a una casa en la que una mujer con un niño ocupaba una habitación, mientras en otra había un hombre malherido.

"Le puedo pedir un autógrafo para mi hijo, pero póngale la fecha por favor", le dijo la mujer tímidamente a Fangio.

Sin vendarle los ojos, los secuestradores llevaron a Fangio a otra casa de la ciudad, en donde vivían varias mujeres, entre ellas, una anciana.

"Feliciten al que lo hizo" dijo un distendido Fangio, y solicitó que "al menos, déjenme comer". La anciana le ofreció patatas fritas y todos comieron en el patio. Los titulares de diarios del día posterior reflejaban el secuestro, con gran centimetraje.

El jefe del operativo resultó ser un tal Faustino Pérez, luego en el tiempo Ministro de Fidel Castro. Los secuestradores temían que los hombres de Batista mataran al 'Chueco' para luego incriminarlos a ellos. Por eso se permitió una conversación con el entonces embajador argentino en la isla.

Se fijó entonces un encuentro con el embajador Ernesto Guevara Lynch y a la medianoche hubo cónclave en un departamento. Lo primero que pidió Fangio fue que se diera aviso a las agencias de noticias porque lo preocupaba "lo que pudiera hacer Batista" con su situación.

El quíntuple campeón recuperó la libertad en 27 horas y reconoció, más tarde: "Por suerte, no participé de la carrera en donde hubo un accidente y murieron seis personas, con más de 40 heridos".

"Al final, los secuestradores me salvaron la vida", se jactó Fangio, quien resolvió retirarse de la actividad poco tiempo después en la ciudad francesa Reims, a los 47 años.

Etiquetas