Alberto Fernández deja en manos de cristinistas la negociación por tarifas de gas y luz

Juan José Aranguren, el ministro de Energía de Macri que renegoció las tarifas.

Alberto Fernández puso en marcha un nuevo esquema de revisión de tarifas de gas y electricidad, que, como primera medida, implica la extensión del congelamiento de los valores vigentes desde el segundo semestre de 2019. Las negociaciones serán llevadas a cabo por los titulares de los entes reguladores de ambos servicios, ENRE y ENARGAS, próximos a la visión de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. De esta manera, el Ejecutivo echa por tierra el mecanismo de aumento de tarifas que había establecido el gobierno de Mauricio Macri, con Juan José Aranguren como ministro de Energía. Los precios definidos por el gobierno anterior y congelados desde antes de las elecciones presidenciales, en la propia gestión de Cambiemos, seguirán vigentes hasta marzo, cuando se establezcan nuevos valores, con la meta de fijar un nuevo marco en los próximos dos años.

Las negociaciones, que históricamente estaban en manos de la Secretaría de Energía, pasaron ahora a manos María Soledad Manin, titular del Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE) y de Federico Bernal, a cargo del Ente Nacional de Regulación del Gas (Enargas). Sin embargo, en Energía sostienen que "la política tarifaria y la eventual suba será definida por la conducción de la coalición de gobierno". ¿Por Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner? "Por supuesto", responden.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, viene sosteniendo desde que presentó el presupuesto 2021, en septiembre pasado, que las tarifas aumentarían como la inflación, prevista en un 29%. Sin embargo, en el ENRE y el Enargas ha habido comentarios más reticentes a las subas. La Secretaría de Energía está conducida por el neuquino Darío Martínez, exdiputado que como tal investigó los Panamá Papers y fue una espada del kirchnerismo, pero que por su origen provincial se lo vincula con las petroleras y ha estrechado lazos con Guzmán. En tanto, Manin responde al subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, un investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) que había sido funcionario del área en los tiempos de Axel Kicillof como ministro de Economía (2014-2015). En cambio, Bernal fue coautor de un libro con el ex ministro de Planificación Julio De Vido y es segundo vocal titular del Instituto Patria. Aunque ambos sean kirchneristas, está claro que la política energética K fue distinta en la era que en fue dominada por De Vido (2003-2011), cuando predominó el congelamiento, respecto de cuando la llevó adelante Kicillof (2012-2015), cuando se elevó el precio del gas en boca de pozo.

En Energía sostienen que la novedad del decreto de hoy radica en que deja atrás las tarifas de Macri. En las empresas coinciden, pero también interpretan que refuerza el papel negociador del kirchnerismo. Sin embargo, algunos ejecutivos señalan que puede que las conversaciones se endurezcan o que los K se vean forzados a ceder en sus posiciones, sobre todo teniendo en cuenta la presión de Guzmán, que también está bajo la mirada ajustadora de FMI en la negociación del próximo programa económico.

AR

Etiquetas
stats