Manzur escenifica un intento de reconciliación entre el Gobierno y Techint

Paolo Rocca con Juan Manzur.

Desde hace 20 años que el grupo Techint organiza cada fin de año su seminario Pro Pymes, con los clientes locales a los que les vende el acero. Siempre es la ocasión para que su principal accionista, Paolo Rocca, ofrezca un discurso que pinta su visión de la economía. Pero esta vez no sólo ocurrió eso en La Rural: también fue el escenario de un intento de reconciliación entre el gobierno de Alberto Fernández y una de las principales corporaciones argentinas. La relación entre ambos comenzó tensa en 2020 cuando Techint despidió obreros de la construcción apenas comenzó la cuarentena, pero ahora el oficialismo intenta recomponer el vínculo como parte del consenso que pretende con la oposición, el establishment y el sindicalismo para afrontar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Verano del 22

Verano del 22

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, compareció al cierre de Pro Pymes y compartió el panel con Rocca. “Muchas pymes exportan de la mano de Techint y eso es un sello de calidad que permite ser competitivos a nivel global”, fue uno de los elogios que dedicó el peronista tucumano al grupo del acero, la construcción y los hidrocarburos. Destacó que en 20 años el programa Pro Pymes pasó de 70 a 1.000 empresas. “Estoy muy gustoso de estar acá”, también soltó. En su entorno reconocieron que tanta alabanza tenía un sentido: “Es un gesto muy importante y un reconocimiento además de lo que genera el grupo”.

La relación entre Techint y el kirchnerismo se había quebrado a partir del conflicto del campo de 2008 y tampoco Fernández había logrado recomponerla. En las huestes de Rocca aclaran sobre su vínculo con el gobierno actual: “Para reconciliación hace falta pelea previa. Y por lo menos desde nosotros nunca hubo pelea”.

“Yo creo que el desarrollo de los países viene del sector privado”, declamó Manzur. “Soy un defensor a ultranza del capitalismo y la inversión genera circuitos virtuosos, pero también creo que se necesita un Estado normativo, rector y conductor”, agregó.

Rocca aclaró: “No es el momento de dejar la Argentina”. También marcó una agenda: “La previsibilidad y una estabilidad macro que contenga la distorsiones sobre el mercado de cambio, inflación y la carga impositiva son muy importantes”. Pidió por el acuerdo con el FMI porque, según él, “estabiliza una visión a futuro para la Argentina” y destacó la oportunidad del negocio de Vaca Muerta en tiempos en que el precio internacional del gas vuela.

AR

Etiquetas
stats