El Parlamento británico investiga el consumo de cocaína por su personal legislativo y administrativo

Nubes blancas cubren en Londres el Palacio de Westminster, sede del Parlamento británico.

elDiario.es / EFE

Londres / Inglaterra —

0

El presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, anunció que informará a la policía para que investigue sobre trazas de cocaína encontradas en diversos baños del palacio legislativo victoriano, a orillas del londinense río Támesis, donde sesiona el Parlamento británico. Ha señalado, además, que estudia utilizar perros adiestrados para detectar sustancias ilegales en las instalaciones.

Hoyle declaró que espera que se aplique la ley de manera “completa y efectiva”. Respondía a una información periodística publicada por The Sunday Times. Según una investigación periodística de este semanario, en once de los doce baños del palacio de Westminster había restos de cocaína. “Las informaciones sobre consumo ilícito de drogas en el Parlamento son profundamente preocupantes y las elevaré con urgencia a la Policía Metropolitana”, ha declarado el presidente de la Cámara Baja a la BBC. Las áreas donde se han encontrado rastros de cocaína están repartidas por todo el Parlamento. O en otras palabras, no han encontrado áreas sin rastros. Incluyen tanto áreas semipúblicas -así, los baños mixtos en una de las zonas de prensa- como aquellas de estricta restricción -así, las cercanas al despacho del primer ministro tory Boris Johnson-.

Nueva estrategia antidrogas del gobierno conservador

Por otro lado, este lunes se ha conocido la nueva estrategia antidrogas del Gobierno británico para los próximos diez años. El Ejecutivo proporcionará rehabilitación a los adictos al crack y la heroína para evitar posibles delitos y reforzará la persecución de las redes de menudeo de drogas, que implican muchas veces a menores.

En una visita a la sede de la policía de Merseyside (norte del país), el primer ministro, Boris Johnson, explicó que la operación contra 2.000 bandas de distribución callejera, valorada en 300 millones de libras, irá acompañada por “la mayor inversión jamás hecha en tratamiento” para adictos.

Según el Ministerio británico del Interior, hay unos 300 mil adictos al crack y la heroína en Inglaterra que son “responsables de casi la mitad de delitos como robos y hurtos”, mientras que las drogas están detrás de casi la mitad de todos los homicidios cometidos en el país.

Los datos de Interior apuntan a que el gasto en consumo en el país asciende a 20 mil millones de libras al año. Otra medida anunciada será enviar mensajes desde teléfonos incautados a traficantes de drogas a sus clientes para desalentarles de consumir estupefacientes.

Según dijo el Primer Ministro, las operaciones puestas en marcha para desmantelar las bandas de narcomenudeo que distribuyen su producto a clientes en otros condados con quienes contactan a través del teléfono (conocidas en Gran Bretaña como county lines) han logrado el cierre de 1.500 redes y se han efectuado más de 7.400 arrestos.

Desde la oposición laborista se ha lamentado que las reformas son necesarias desde hace mucho tiempo y se considera que los recortes en los presupuestos de la policía han permitido que crezcan organizaciones de tráfico de drogas.

Según datos oficiales, las muertes relacionadas con las drogas registradas en Inglaterra y Gales figuran ahora en su máximo nivel desde 1993 -cuando comenzaron a contabilizarse estos datos-, y solo en 2020 4.561 personas fallecieron por esta causa.

AGB

Etiquetas
stats