ANÁLISIS

¿El COVID-19 se fugó de un laboratorio en la ciudad china de Wuhan? Lo que sabemos hasta ahora

El Instituto de Virología de la ciudad china de Wuhan, antes bajo el telescopio (público) de la Organización Mundial de la Salud, ahora bajo el microscopio (secreto) de las agencias de inteligencia de EEUU por orden del presidente Joe Biden.

Peter Beaumont

0

El presidente Joe Biden ordenó a las agencias de inteligencia estadounidenses que realicen una revisión durante 90 días sobre lo conocido hasta ahora de los orígenes del Covid-19 y , especialmente, si este virus podría haber escapado de un laboratorio en Wuhan, capital de la provincia de Hubei y la ciudad má poblada de la zona central de China. Entonces, qué significa esto para la teoría de las fugas de laboratorio?

¿Ha surgido nueva evidencia?

A pesar del anuncio de Biden y varias historias difundidas en los medios estadounidenses que afirman el creciente apoyo a la teoría de fugas de laboratorio de Wuhan, la respuesta es que- sorprendentemente- poco ha cambiado la situación en términos de evidencia, al menos en el dominio público.

El nuevo reclamo más sorprendente en los últimos días, antes del anuncio de Biden, fue publicado en The Wall Street Journal, que informó que a las agencias de inteligencia de EEUU se les dijo que tres miembros del personal anónimo del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) estaban lo suficientemente enfermos como para ir al hospital en noviembre de 2019 con síntomas que podrían haber sido coronavirus.

¿Qué tan confiable es la evidencia?

La inteligencia relacionada con los tres miembros del personal de la WIV , inicialmente analizada por la administración del expresidente Donald Trump, ha sido descrita como evidencia no corroborada de una fuente extranjera, es decir, no fue obtenida, o hasta ahora verificada, por una agencia de inteligencia de EEUU.

"Fue muy preciso el informe", dijo una fuente a The Wall Street Journal Sin embargo, agregó la advertencia crucial: "Lo que no te dijo fue exactamente por qué se enfermaron".

Según The New York Times, se produjeron no uno, sino dos documentos de inteligencia sobre los trabajadores enfermos, uno centrado en los tres individuos, el segundo sobre lo que se sabía sobre los orígenes del coronavirus. No obstante, existen varios problemas con la forma de interpretar esta información.

Las preguntas incluyen si los síntomas observados fueron de coronavirus o gripe grave (o algo más) y si la enfermedad, si fue coronavirus, estaba relacionada con el trabajo en su laboratorio, o simplemente sugiere que Covid-19 estaba circulando en la población general en Wuhan unas semanas antes de lo supuesto.

Los comentarios de Biden, al lanzar la revisión, son reveladores, sobre todo cuando dijo que la comunidad de inteligencia de EEUU "no cree que haya suficiente información" para comprender completamente la probabilidad de diferentes escenarios que expliquen el origen del virus que causa Covid-19.

Biden también reveló que dos de las 18 agencias de inteligencia estadounidenses se inclinan hacia la teoría de que saltó de una especie animal a los humanos y "una se inclina más hacia" la teoría del laboratorio, lo que sugiere una sorprendente falta de claridad.

Mientras tanto, fuera de los círculos de inteligencia de EEUU, el amplio consenso entre los expertos científicos sigue siendo que la explicación más probable es que el Covid-19 saltó a los humanos desde un huésped animal en un evento natural.

¿Dónde estamos con la teoría del huésped animal?

Se ha hablado mucho del hecho de que hasta ahora no se ha identificado ningún huésped animal intermedio, entre humanos y murciélagos, lo que se ha citado en algunos lugares como apoyo de alguna manera a la teoría de las fugas de laboratorio.

La realidad es que la identificación de huéspedes animales en brotes anteriores de coronavirus ha sido un proceso largo e incierto. Si bien se sabe que los dromedarios eran un reservorio importante para los Mers -síndrome respiratorio de Oriente Medio- , incluso ahora no se comprende bien el papel de los animales en la transmisión del virus.

Lo mismo sucedió con el brote de Sars, síndrome respiratorio agudo que apareció en China en 2012. Si bien se sospechaba que los gatos de algalia- parecidos a las comadrejas- eran huéspedes intermediarios, tomó años confirmarlo. En ninguno de los casos hubo indicios de una fuga de laboratorio. Por eso, el modelo de transmisión a través de un huésped intermedio sigue siendo el que predomina en muchas de las consideraciones.

Otro problema radica en que gran parte del enfoque de la investigación sobre los orígenes del Covid-19 hasta ahora se ha basado en el campo muy especializado de la interpretación de las secuencias de genes del virus, un área que es menos accesible para los no expertos, incluidos los periodistas.

¿No hubo una misión de la Organización Mundial de la Salud en Wuhan para estudiar los orígenes de Covid-19?

De hecho, la misión existió. Sin embargo, los términos de referencia de esa misión, acordados con China, eran estudiar los posibles orígenes animales del coronavirus, un aspecto del tema bien conocido por EEUU y otros países.

No incluía disposiciones para una auditoría del laboratorio de Wuhan o para indagar en la llamada investigación de "ganancia de función" en el laboratorio sobre virus, debido a que es poco probable que los chinos hayan aceptado. Durante esa misión a Wuhan, los investigadores pasaron solo tres horas en el laboratorio.

Sin embargo, en los comentarios públicos, los miembros del equipo se mostraron escépticos sobre la teoría de las fugas de laboratorio después de su visita, sobre la base de lo que se les permitió ver, aunque eso no descarta que se haya ocultado otro material.

China, como dejó claro el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, no proporcionó toda la información que muchos esperaban, incluidos datos epidemiológicos completos sobre unos 174 casos tempranos.

¿Por qué ha vuelto ahora la teoría de las fugas de laboratorio?

La respuesta tiene varias aristas. La abierta hostilidad de la administración Trump hacia China y la forma en que impulsó las denuncias de filtraciones de laboratorio, incluido un expediente poco fiable que estaba circulando el año pasado, la convirtió en una fuente bastante contaminada.

El advenimiento de una administración de Biden, que es menos hostil a China, combinado con las limitaciones en la investigación de la OMS, creó un entorno en el que algunos se han sentido capaces de formular preguntas sobre los orígenes de Covid-19 sin parecer por esto que compran las conspiraciones de la era Trump.

Sin embargo, al igual que el ataque al consulado estadounidense en Bengasi, la ciudad al este de Libia en 2012, supuestamente originado por la protesta por la película La Inocencia de los musulmanes que satiriza a Mahoma, la teoría de la fuga del laboratorio de Wuhan sigue siendo una causa famosa para los EEUU. Y se produce justo en medio de un contexto internacional que indica, esencialmente, una guerra fría entre EEUU y China.

En particular, se ha visto como un garrote para vencer el manejo de la administración de Biden, sobre todo después de la decisión de cerrar un grupo de departamentos estatales que había estado investigando la teoría de las fugas de laboratorio.

Ese esfuerzo, reportado por primera vez por el canal televisivo CNN, fue lanzado silenciosamente por el entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, el otoño pasado y, según los informes, rápidamente se vio envuelto en la preocupación de que fuera parte de un esfuerzo politizado por parte de la administración Trump para culpar a China y seleccionar los hechos que probaran una teoría.

De hecho, una fuente citada por CNN fue muy crítica con el trabajo que se está realizando. "Básicamente lo llevaron a cabo en secreto, excluyendo a los expertos técnicos del departamento de estado y a la comunidad de inteligencia, y luego trataron de informar a ciertos altos funcionarios sobre la interacción sobre sus 'conclusiones tentativas' aun antes de comunicar que se estaba llevando a cabo una investigación a los líderes del departamento para los que trabajaban". 

Eso suena familiar ...

Y así parece ser. Muchos aspectos de la historia de las filtraciones en el laboratorio de Wuhan tienen ecos de la búsqueda de armas de destrucción masiva en el período previo a la guerra de Irak en 2003, que incluyó esfuerzos para realizar análisis de inteligencia de "tubo de estufa" -mantener la información de inteligencia lejos de otras unidades- para ajustarse a la teoría operativa.

Entonces, como ahora, los expertos (en ese momento inspectores de armas también bajo la égida de un organismo de la Organización de las Naciones Unidas-ONU) fueron enviados a un entorno altamente obstructivo en medio de un debate altamente politizado. Las filtraciones de inteligencia dudosa, algunas de ellas proporcionadas por terceros países, como las infames afirmaciones de Cuverball como lo llamaban los servicios de inteligencia a Rafid AhmedAlwan al- Janabi, quien mintió sobre las armas biológicas de Sadam Hussei en la guerra de EEUU contra Irak-  se informaron sin suficiente escepticismo y se dejaron de lado las advertencias de los expertos.

¿La teoría de las fugas de laboratorio se ha vuelto más creíble o no?

La conclusión es que todavía es imposible saberlo con certeza, como ha dicho Biden.

Los accidentes de laboratorio ocurren todo el tiempo, lo que significa que sin más evidencia, una fuga de laboratorio sigue siendo una posibilidad. La experiencia de Sars y Mers sugiere que los coronavirus brotan naturalmente y que comprender sus orígenes es difícil.

La obstrucción china de la investigación sobre los orígenes de Covid-19, combinada con su propia promoción de teorías de conspiración sobre un origen extranjero de la enfermedad, induce a pensar que tiene algo siniestro que ocultar.

Como demostró la experiencia de los inspectores de armas de Irak, la obstrucción puede malinterpretarse profundamente como una sugerencia de un motivo: es decir, Saddam Hussein no estaba ocultando las armas de destrucción masiva sino que se había desarmado sustancialmente.

Y donde estamos hoy, como lo expresó inteligentemente Adam Taylor en The Washington Post el jueves, no es ni cerca de una resolución: "Es la ausencia persistente de cualquier evidencia convincente a favor o en contra de la teoría lo que ha provocado pedidos de más investigación". 

Traducción de Alfredo Grieco y Bavio

Etiquetas