Guerra en Ucrania

La UE reconoce que serán “necesarias” medidas contra el gas y el petróleo ruso “tarde o temprano”

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la cumbre europea del 25 de marzo, en Bruselas.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

0

“El nuevo paquete de sanciones incluye la prohibición a las importaciones de carbón. Pero, señoras y señores, creo que las medidas contra el petróleo y el gas de Rusia serán necesarias, tarde o temprano”. Son las palabras del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, pronunciadas este miércoles en el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo, en relación a un endurecimiento del embargo energético que, de momento, Alemania está frenando: “Vamos a prohibir a los buques rusos atracar en puertos europeos, vamos a prohibir transacciones bancarias y nos coordinaremos con el G7 para todo ello. Pero esto va para largo”.

“Hemos prohibido el carbón, pero tenemos que ver el petróleo y tenemos que ver los ingresos de Rusia en combustibles fósiles, y ver el sistema bancario para limitar la fuente de ingresos de Rusia por combustibles fósiles. Es el siguiente paso que tenemos que dar”, ha dicho, a su vez, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Michel interviene en Estrasburgo en un debate sobre la última cumbre europea, de hace dos semanas, cuando los acontecimientos ya la han dejado vieja: por la matanza de Bucha y el endurecimiento de las sanciones que está ultimando la UE, un quinto paquete que, efectivamente, incluye el embargo al carbón, pero no al petróleo ni al gas: “Queremos estar a la altura y ser europeos. Putin no va a ganar esta guerra”.

“Un miembro de esta Cámara decía que había que acabar la guerra cuanto antes, pero cuando se acaba, ¿cómo se acaba?”, se preguntaba el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, en el pleno: “Cuanto antes, sí; pero no de cualquier manera. Porque si acaba con un país destruido, dominado, con millones de exiliados y muertos, no queremos que se acabe así. No de cualquier manera, y para eso hemos de seguir armando a Ucrania. Necesita menos aplausos y más ayuda, eso es lo que esperan. Menos decir que es un héroe y dar más armas para combatir al invasor con todas las capacidades. Hemos dado a Ucrania 1.000 millones de euros, que puede parecer mucho, pero es lo que pagamos a Putin cada día por la energía que nos suministra. Les hemos dado 35.000 millones desde que comenzó la guerra”, ha dicho Borrell en el pleno: “Gracias a Dios que tenemos la UE, qué sería de cada Estado miembro si estuviera solo ante el nuevo mundo que se viene encima”.

Y son 35.000 millones que Bruselas ha intentado frenar con la estrategia de buscar proveedores alternativos –como el acuerdo con EEUU para el gas natural licuado– para acelerar en la emancipación de los combustibles rusos; pero que hasta las imágenes de la matanza de Bucha no se han convertido en una herramienta disuasoria para frenar la invasión de Ucrania.

Pero las sanciones energéticas, las primeras sanciones energéticas anunciadas desde el comienzo de la invasión rusa hace ya seis semanas, no afectarán, de momento, al combustible que más dinero genera en Rusia, y del que más depende Alemania: el gas. Pero Michel, este miércoles ante el pleno de Estrasburgo reconoce que, “tarde o temprano”, habrá que tocar el gas y el petróleo ruso si el presidente ruso, Vladímir Putin, no para la guerra.

“La guerra en Ucrania es un momento de la verdad, es un momento de urgencia para la UE. Esta guerra nos abre los ojos ante la necesidad de cimentar una Unión Europea estratégica”, ha afirmado Michel, quien ha lanzado un mensaje a los soldados rusos que quieran desertar: “Si no quieres participar en el asesinato de tus hermanos y hermanas ucranianos, abandona el campo de batalla. Dar asilo a estos soldados es una idea valiosa que debe llevarse a cabo”.

“Hemos visto las terribles imágenes de Bucha”, ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, “esto es lo que pasa cuando los soldados de Putin ocupan el territorio. Hablan de liberación, pero son crímenes de guerra. En este punto crítico debemos aumentar la presión sobre Putin, y apretar nuestras sanciones aún más: es la primera vez que sancionamos los combustibles fósiles de Rusia. Pero no serán las últimas, hemos prohibido el carbón, pero tenemos que ver el petróleo y tenemos que ver los ingresos de Rusia en combustibles fósiles, y ver el sistema bancario para limitar la fuente de ingresos de Rusia por combustibles fósiles. Es el siguiente paso que tenemos que dar”.

El Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, por su parte, ha reconocido en el pleno que la guerra evidencia “una posición geopolítica en el mundo de los riesgos de un encogimiento estratégico de un mundo dividido que saldrá de esta guerra”.

Borrell ha explicado que se busca “aislar a Rusia, unir a la comunidad internacional en torno a un orden basado en leyes, y que este conflicto no construya a un mundo dividido entre el Oeste y la nueva alianza de los autócratas, mientras hay un grupo de países emergentes que muchos se inclinan del lado de Rusia”.

“Hemos conseguido dos grandes triunfos diplomáticos en Naciones Unidas con dos votos de condena a Rusia”, ha dicho Borrell, “pero deberíamos tener cuidado en analizar la solidez de esta mayoría y las potencias que no han condenado a Rusia. Hay que mirar el mundo a través de sus ojos para entenderlo. El mundo es del color del cristal con el que se mira, como decía un poeta español [Ramón de Campoamor], y tenemos que aprender a mirar el mundo con el color del cristal de los demás”.

Según Borrell, “no hay alternativa a la OTAN”, al tiempo que pide que no haya “despresponsabilidad de los europeos en materia de defensa”.

“Hay posiciones que me han sorprendido mucho”, ha dicho Borrell, “son reflejo de que desconocen el mundo y de la política exterior y de lo que pasa en Ucrania. He escuchado a quienes dicen que no hay que seguir ayudando a Ucrania porque prolonga la guerra, y que hay que hacer la paz. Queremos acabar la guerra, pero no de cualquier manera, y para eso Ucrania tiene que seguir defendiéndose, y si no la ayudamos no podrá seguir defendiéndose. Ha habido voces que no apoyan esto, unos por un angelismo inútil de que las cosas se resuelven con buenas palabras, y otros por tacticismo”.

“Hemos aprendido que la energía más barata no es la que lo parece, aunque sea barata, si el dinero que pagas a quien te la vende lo usa para una capacidad militar que usa contra ti o tus amigos y te obliga a hacer un gasto militar para compensar esa agresión, entonces la energía ya no es la más barata. Y eso nos ha pasado con Rusia”, ha afirmado Borrell.

El quinto paquete de sanciones

Según ha explicado la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, sobre la propuesta que ha presentado a los 27 y que este miércoles discutirán en Bruselas los embajadores ante la UE, se impondrá “una prohibición de importación de carbón de Rusia, por un valor de 4.000 millones de euros al año”. Además, la UE quiere aprobar “una prohibición total de transacciones en cuatro bancos rusos clave, entre ellos VTB, el segundo banco ruso más grande. Estos cuatro bancos representan el 23 % de la cuota de mercado en el sector bancario ruso. Esto debilitará aún más el sistema financiero de Rusia”.

En tercer lugar, la UE procederá a la “prohibición de que los barcos rusos y los barcos operados por Rusia accedan a los puertos de la UE. Ciertas exenciones cubrirán elementos esenciales como productos agrícolas y alimentarios, ayuda humanitaria y energía. Además, propondremos una prohibición a los operadores de transporte por carretera rusos y bielorrusos. Esta prohibición limitará drásticamente las opciones de la industria rusa para obtener bienes clave”.

“En cuarto lugar”, ha dicho Von der Leyen, habrá “más prohibiciones de exportación específicas, por valor de 10.000 millones, en áreas en las que Rusia es vulnerable. Por ejemplo, computadoras cuánticas y semiconductores avanzados, pero también maquinaria sensible y equipos de transporte”.

A continuación, habrá “más prohibiciones de importación por valor de 5.500 millones, para cortar el flujo de dinero de Rusia y sus oligarcas, en productos que van desde la madera hasta el cemento, desde los mariscos hasta el alcohol. Al hacer esto, también cerramos lagunas entre Rusia y Bielorrusia”.

Por último, Von der Leyen ha anunciado: “Tomamos una serie de medidas muy concretas, como una prohibición general de la UE de la participación de empresas rusas en la contratación pública en los Estados miembros, o la exclusión de todo apoyo financiero, ya sea europeo o nacional, a los organismos públicos rusos. El dinero de los impuestos europeos no debería ir a Rusia de ninguna forma”.

Crisis energética

La presidenta de los socialistas en la Eurocámara, Iratxe García, ha afirmado que “la cumbre europea ha logrado un acuerdo clave para aliviar el impacto de los precios de la energía. Cuando actuamos con unidad nunca hay perdedores. Pero necesitamos medidas para amortiguar el precio de la energía en todos los países. El acuerdo debe ser un primer paso para poner en pie un plan inspirado en el NGEU que permita financiar el triple esfuerzo de la guerra: energía, defensa y acogida de refugiados”.

“El quinto paquete de sanciones debe prohibir la importación de carbón, gas y petróleo de Rusia”, ha dicho García: “La guerra nos ha enseñado que no hay victoria sin unidad ni sacrificio. Sólo con unidad y sacrificio entre instituciones, gobiernos y familias políticas lograremos el final del régimen de Putin”.

La eurodiputada del PSOE Clara Aguilera ha añadido: “La diplomacia no sirve aquí, no sirve. Hay que actuar con todas las medidas posibles, quiero apoyar a la Comisión Europea y pedir la unidad de todos, lo que nos dará fortaleza ante un dictador como Putin, que tendrá que sentarse en el Tribunal de La Haya por las masacres”.

“El carbón es un buen paso”, ha dicho el presidente de los populares en la Eurocámara, Manfred Weber: “¿Pero por qué hemos tenido que esperar a ver las imágenes de Bucha? En el Parlamento Europeo hay un consenso bastante amplio que exige que se acabe también con las importaciones de petróleo. También habría que excluir a todos los bancos de Swift. Es alucinante ver que China se hace eco de la propaganda rusa”.

El presidente del grupo liberal, Stéphane Sejourné, el hombre de Emmanuel Macron en el Parlamento Europeo, ha dicho en el pleno: “Nuevas imágenes van a inundar las redes sociales, por eso proponemos ir más lejos, preparando las próximas etapas, para lo inevitable, seguir presionando con la exclusión del swift de todos los bancos, un embargo del petróleo y también del gas”.

El vicepresidente del grupo verde, Ernest Urtasun (Catalunya en Comú), ha sostenido: “Europa debe permanecer unida, apoyando a los ucranianos y con sanciones, aplicándolas mejor, y con un embargo total de todos los combustibles fósiles rusos, incluido el gas y el uranio. Probablemente vamos a necesitar un nuevo fondo europeo para acelerar la transición energética, que es garantía de paz y estabilidad”.

Los Verdes han incluido una enmienda para la declaración sobre Ucrania que pide “un embargo total e inmediato de las importaciones rusas de gas, petróleo, carbón y combustible nuclear, y el abandono total de Nordstream 1 y 2, y la presentación de un plan para seguir garantizando la seguridad del suministro energético de Europa a corto plazo”.

Manon Aubry, copresidenta de La Izquierda y eurodiputada de la France Insoumise: “Putin deberá pagar por los crímenes de guerra, hay que endurecer las sanciones para obligar a poner fin a su loca campaña militar. ¿Por qué no exige, Von der Leyen, que los paraísos fiscales europeos le den una lista de oligarcas rusos? Anulemos la deuda ucraniana. Y aceleren la transición energética”.

Etiquetas
stats