El Misterio del avión venezolano en Ezeiza

Otro avión venezolano de origen iraní voló cuatro veces a Ezeiza entre abril y mayo

El avión de Conviasa trasladó el pasado 16 de junio al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a Azerbaiyán.

elDiarioAR

0

Mientras la fiscal Cecilia Incardona avanza en la investigación del avión venezolano con tripulación iraní que permanece retenido en Ezeiza desde que aterrizó el pasado 6 de junio y en las últimas horas imputó al piloto de la aeronave que fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur, filial del estatal Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), trascendió este miércoles que al menos otro avión de Mahan Air (el Airbus A340-642 - YV3533) estuvo en Buenos Aires los días 28 de abril y 3, 9 y 17 de mayo de este año.

Avión Gate: impunidad, servicios de inteligencia e intereses internacionales en la trama de la aeronave venezolana y los iraníes investigados

Avión Gate: impunidad, servicios de inteligencia e intereses internacionales en la trama de la aeronave venezolana y los iraníes investigados

De acuerdo a “vuelos y spotters”, sitio especializado en seguimiento de vuelos, estadísticas y noticias aeronáuticas de la región, la aeronave, que también trasladó el presidente de Venezuela, Nicolás maduro, en su última gira que incluyó a Irán, arribó a Ezeiza procedente de La Habana (Cuba) con 133 pasajeros, de una capacidad de 308 (ocupación: 43,18%).

En tanto, el 3 de mayo llegó procedente de Caracas (Venezuela) con 161 pasajeros y una ocupación del 52,27%. El 9 de mayo arribó también desde la capital venezolana, pero solo con 18 pasajeros (5,84% de ocupación). Mientras que el vuelo del 17 de mayo, con la misma procedencia, llevó 195 pasajeros y tuvo una ocupación del 63,31%.

La causa

En un dictamen presentado este martes ante el juez federal Federico Villena, la fiscal Icardona resaltó la necesidad de proseguir la investigación respecto del piloto del avión retenido en Ezeiza, Ghasemi Gholamreza, “de toda la tripulación que de él dependía, de la aeronave y de su carga, conforme las obligaciones del Estado Argentino para prevenir y sancionar hechos de terrorismo”, informaron fuentes judiciales.

“Tales circunstancias irregulares llevan a indagar si el verdadero objetivo del arribo de la aeronave a nuestro país fue exclusivamente para transportar mercadería de autopartes, o bien si estuvo fundado en razones diferentes a las alegadas y constituya, eventualmente, un acto de preparación para proveer bienes o dinero que pudieran utilizarse para una actividad de terrorismo, su financiamiento u organización”, sostuvo la fiscal.

La investigación comenzó la semana pasada con una denuncia realizada por un abogado contactado por Emtrasur. Rafael Resnick Brenner -exfuncionario de AFIP condenado por el caso Ciccone- se presentó ante el juez de turno, Villena, en nombre de los catorce venezolanos y los cinco iraníes para solicitar que se ordene a las tres petroleras que operan en Ezeiza (YPF, Shell/Raízen y Axion) que abastezcan de combustible al avión y que las autoridades devuelvan los pasaportes a los afectados para poder regresar a Caracas. Se abrió así un expediente denominado “Resnick Brenner, Rafael sobre Habeas Corpus”.

El ministro de Interior de Paraguay, Federico González, dijo a radio ABC Color que su servicio de inteligencia alertó a Uruguay y Argentina sobre la supuesta conexión del avión y la tripulación con la Guardia Revolucionaria Islámica en Irán y las brigadas Al-Quds, consideradas terroristas por los Estados Unidos -aunque no por Argentina-. El alerta fue el 6 de junio, razón por la cual el avión no fue abastecido por las petroleras en Ezeiza ni pudo ingresar a Uruguay y Paraguay.

A su vez, González dijo que la información provino de la inteligencia estadounidense. Su país ya venía investigando a Emtrasur y el avión por un viaje realizado a mediados de mayo a Ciudad del Este. 

Las claves

La causa depende ahora de los resultados de tres medidas centrales: la identificación por huellas digitales que se les tomaron a los tripulantes y se enviaron a los Estados Unidos con el fin de determinar si algunos de los iraníes están vinculados a organizaciones terroristas; las pericias de los dispositivos informáticos secuestrados en el hotel y el avión; y el análisis de las cajas negras de la aeronave.

Las pericias informáticas se están realizando en tiempo récord, dijo una de las fuentes consultadas. Las copias forenses de los dispositivos secuestrados a los tripulantes el martes por la madrugada, durante el allanamiento al hotel donde se hospedan, ya fueron culminadas y se espera que este fin de semana haya resultados para aportar al juzgado, pero es una presunción.

Por cuestiones de acceso a tecnología específica, los teléfonos Iphone están siendo analizados por la Policía Federal mientras que los de otros sistemas operativos quedaron en manos de la Policía porteña.

La causa avanzará o se cerrará de acuerdo a las evidencias o carencia de pruebas para retener a los tripulantes después de los resultados de las pericias y de la identificación o no de las huellas digitales.

La postura del Presidente

Alberto Fernández habló el último sábado sobre el avión venezolano-iraní. Al respecto el Presidente de la Nación expresó que la oposición “trató de aprovechar” el tema del avión con matrícula venezolana retenido en el aeropuerto de Ezeiza, y dijo que “quisieron mostrar algo oscuro que no es, algún movimiento oscuro del Gobierno, aunque nosotros actuamos rápidamente”.

“La oposición trató de aprovecharlo para vincularlo con hechos tan dolorosos como el atentado a la AMIA. Es parte de la locura que se vive en la política argentina”, dijo el mandatario en declaraciones a Radio 10.

Fernández también precisó: “Lo que pasó es que llegó un avión venezolano con una carga de México, contratada por una empresa argentina, donde no hubo ninguna irregularidad. A bordo del avión había cinco personas iraníes, respecto de las cuales hasta donde nosotros sabemos no pesa ningún tipo de restricción. Tampoco respecto de los venezolanos”.

En esa misma línea, Fernández admitió que podría haber problemas si se procede al cargamento de combustible para el avión. “Sí hay un problema con la carga de la nafta, porque las sanciones impuestas por Estados Unidos pueden afectar a quien le de nafta a ese avión. Es un tema que hay que resolver”, detalló.

IG

Etiquetas
stats