Fernández, en modo campaña: giras y ministros a la trinchera

El Presidente, el jueves, en Salta.

elDiarioAR

0

No hay DNU pero Alberto Fernández decretó el inicio de la temporada electoral. A 36 días del cierre de listas, el presidente bajó la indicación de poner al gobierno en modo electoral, delegó a Santiago Cafiero como jefe de campaña y ordenó a los ministros levantar el perfil y el tono de sus apariciones.

“Que los ministros salgan a explicar la gestión y quien no lo pueda hacer se va”, fue el mensaje presidencial que, indican en Casa Rosada, empezó a percibirse esta semana y será más explícita a medida que avancen los días.

Fernández desplegó, a su vez, un esquema para encarar la maratón que tiene como fecha última el 14 de noviembre. Puso a Cafiero, su jefe de Gabinete, como coordinador de la campaña del Frente de Todos (FdT) y nominó a dos ministros, Gabriel Katopodis y Eduardo “Wado” De Pedro, como ordenadores y terminales para las rondas políticas en los territorios.

Hay, ahí, varias gestualidades. El rol de Cafiero como jefe de campaña puede leerse como una señal de que Fernández no tiene en su hoja de ruta la variable de convertir a su jefe de Gabinete en candidato este año. Es una vieja lógica, más o menos vigente: los que negocian no son candidatos.

Puede traducirse lo mismo con Katopodis, uno de los nombres del Gabinete nacional que aparecen en la ruleta de posibles candidatos pero que tienen, al igual que Cafiero, un impedimento operativo: ser candidatos implicaría dejar sus cargos, salvo que Fernández valide lo que, dice, no quiere validar: las candidaturas testimoniales. El dueto Katopodis-De Pedro cristaliza, por las identidades de cada uno, la doble terminal que expresa a los Fernández, el presidente y la vice.

El otro factor es un cambio de velocidad y tono en el relato oficial con ministros más expuestos y con perfil más confrontativo. En ese club entran Jorge Ferraresi y Luana Volnovich, Nicolás Trotta y Matías Kulfas, Daniel Arroyo y Cecilia Todesca. 

Hay que interpretar esos movimientos. Los presentes y los ausentes. Uno, que sigue con baja rotación, es Martín Guzmán a quien desde el FdT le piden mayor juego público sobre todo en materia de inflación, un tema que como contó elDiarioAR, aparece como el segundo tema de mayor interés en la agenda pública, junto a la vacunación y el manejo de la pandemia.

Puede, además, traducirse como un indicio de posibles candidaturas. Arroyo en el grupo de ministros en campaña puede abrir el juego para que se convierta en candidato.

Replica, la dinámica que dispuso Fernández, lo que arrancó en provincia de Buenos Aires con Axel Kicillof activo en clave electoral. La Casa Rosada tiene, sin embargo, un mapa más grande que incluye a las provincias en la que aparece como el eje de la disputa de ese año: el conteo de diputados en busca de un bloque lo más cercano a los 129 que son la llave para el quórum y la mayoría.

Fernández tendrá, además, una agenda propia de giras y apariciones en las provincias orientados a recuperar una agenda federal que, admiten en gobierno, se desdibujó en la pandemia.

PI

Etiquetas