Atentado contra CFK

Indagan al detenido e investigan si actuó solo o con cómplices

La jueza Maria Eugenia Capuchetti esta mañana poco antes de ingresar al domicilio de Cristina Kirchner para escuchar su declaración.

La jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo no descartan aún ninguna hipótesis sobre el atentado a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien resultó ilesa, e intentan determinar si Fernando André Sabag Montiel actuó solo o contó con cómplices en la planificación, confirmaron a elDiarioAR dos fuentes directas de la investigación. 

Los magistrados se trasladaron desde los tribunales federales de Retiro hacia el predio de la Policía Federal en el barrio porteño de Palermo, donde desde anoche se encuentra detenido el agresor.

Sabag Montiel, nacido en Brasil hace 35 años, es hasta ahora el único imputado en el expediente caratulado “homicidio en grado de tentativa” y que avanza con hermetismo. Una de las medidas en trámite es el análisis del teléfono celular secuestrado al detenido. El contenido ya fue extraído, pero debe ser analizado, confirmó una fuente del expediente. Podría ser clave para determinar si Sabag Montiel actuó solo o no. Además, la investigación podría explicar cuál fue la razón por la que el proyectil no fue disparado (una falla del arma; una impericia del acusado por desconocer su funcionamiento; no tenía intención de concretar el atentado).

Fue un viernes desierto en los tribunales federales de Comodoro Py. El caso concentró gran parte del escaso movimiento en el edificio, debido al feriado decretado por el presidente Alberto Fernández, y en el que primaron custodios y policías de civil entrando y saliendo del tercer piso, donde debían declarar como testigos.

El hombre, de 35 años, permanece en una dependencia porteña de la Policía Federal Argentina (PFA) desde el jueves por la noche y fue revisado por un médico legista, pero aún la Justicia no confirmó si se dispusieron pericias psicológicas.

Durante la noche y a lo largo de la mañana, se tomaron alrededor de una veintena de declaraciones testimoniales a policías, custodios y militantes que estuvieron en el momento y el lugar del hecho. Dos fuentes directas de la investigación no descartaron que se profundice sobre la responsabilidad de la custodia durante el hecho y el posible incumplimiento de los deberes de los oficiales a cargo de proteger a la Vicepresidenta.

En la causa, se conformó un equipo interdisciplinario entre el juzgado federal número 5 y la fiscalía federal número 2, y se sumó el fiscal Horacio Azzolin, a cargo de la Unidad Fiscal especializada en Cibercrimen, ya que una de las medidas centrales, por el momento, es definir el perfil de Sabag Montiel a través de las redes sociales, testimoniales, su teléfono y su situación económica, entre otros factores que analizan los investigadores. También participó el fiscal Eduardo Taiano, quien el jueves subrogaba a su colega Rívolo.

Minutos antes de las 11, la jueza y el fiscal Rívolo se trasladaron hacia el domicilio de Fernández de Kirchner, en el barrio porteño de Recoleta, para tomar declaración testimonial a la funcionaria, quien se mostró tranquila, contó una fuente del encuentro a este medio. Fue una declaración corta y hasta el momento no solicitó ser querellante.

La jueza ya había estado en las inmediaciones del domicilio durante la mañana del viernes para el reconocimiento del lugar, una medida que la magistrada quiso realizar para comprender mejor el contexto de las filmaciones de las cámaras de seguridad del barrio y alrededores, que ya están en poder del juzgado. Uno de los puntos que se investiga es el recorrido que hizo el acusado antes de apuntar a la cara de la vicepresidenta y gatillar.

El arma

Los resultados preliminares de las pericias del arma utilizada por Sabag Montiel determinaron que la pistola secuestrada es una Bersa 765, calibre 32, automática, que está registrada a nombre de un tercero. El último trámite realizado por el arma fue en 2002 para la transferencia. “Es apta para disparo”, informó un parte de la Policía Federal Argentina (PFA).

Sabag Montiel designó a un defensor oficial. Juan Martín Hermida será su abogado. El acusado nació en Brasil en 1987 pero vive en el país hace años y ni siquiera tiene acento extranjero. Está registrado en Argentina con un Documento Nacional de Identidad (DNI). No tiene antecedentes criminales en las bases de Interpol, pero había sido detenido en marzo de 2021 por portación de un cuchillo. Entonces se movilizaba en un automóvil Chevrolet Prisma de color negro sin patente, según un parte de la policía porteña.

El arma de fuego secuestrada contenía cinco proyectiles en el cargador pero ninguno en la recámara, según informó el ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Aníbal Fernández. Por esa razón, se estima que no se disparó ningún proyectil. El arma tiene una numeración parcial 250 en la base y es apta para el disparo, afirmó una fuente de Seguridad.

¿Por qué no tendría bala en la récamara? “Muchos civiles, por un temor a un disparo involuntario, no llevan balas en la recámara. En el caso del revolver, si está cargado siempre está listo para disparar, pero si usas una pistola para lograr el disparo tenés que ejercer una acción con la otra mano, tirando la corredera para introducir una bala en la recamara y recien ahí poder disparar”, explicó una fuente policial a elDiarioAR.

Perfil preliminar

El sospechoso, que fue detenido en el lugar por militantes y custodios, está registrado ante la AFIP con un CUIT como proveedor de “servicios de transporte y almacenamiento” desde mayo de 2019, de acuerdo a los registros a los que accedió elDiarioAR.

No registra pago de impuestos en Argentina ni obra social o cobertura médica. Tampoco una situación financiera negativa. Sólo tiene una deuda de $3.000. Registra domicilio en un PH en Paternal, Ciudad de Buenos Aires, que fue allanado el jueves por la noche, pero no vive en el lugar, sino en la localidad bonaerense de Villa Zagala, San Martín, donde alquila un monoambiente. Allí, la PFA secuestró en un ropero dos cajas de bala marca Magtech, calibre 9 mm, con 50 proyectiles cada una, entre otras pertenencias personales, como una laptop y documentos, que incluyen un certificado de discapacidad a nombre del detenido, expedido por una Junta Evaluadora de Quilmes. 

Este artículo fue actualizado a las 16.30 y corregido a las 21:57 para modificar la carátula de la causa. Viernes 2 de septiembre.

CC

stats