El alquiler de alojamientos temporarios se impone con un fuerte impulso de las estadías de entre semana y clientes locales

Los alojamientos temporarios comienzan a imponerse sobre los alquileres convencionales.

Durante los últimos meses, el alquiler de alojamientos temporarios comenzó a pisar fuerte como una oportunidad al momento de hacer rentable un inmueble a corto plazo. El fenómeno surge también de la alta demanda por parte de los inquilinos: "Si estás interesado en alquilar tu alojamiento únicamente por este fin de semana a los turistas que vienen a conocer nuestra ciudad, escribinos", publicaba en octubre el Ministerio de Turismo de Misiones. Los mismos propietarios de departamentos que antes los ofrecían para un alquiler convencional, se están comenzando a volcar a este mercado que responde además a nuevos hábitos de consumo que van fortaleciendo al sector inmobiliario.

Uno de cada tres inquilinos tiene deudas de alquiler y la situación es peor en hogares que recibieron IFE

Uno de cada tres inquilinos tiene deudas de alquiler y la situación es peor en hogares que recibieron IFE

Uno de los principales motivos de esta tendencia es la rentabilidad: “Una propiedad alquilada de manera temporal genera hasta un 500% mayor de utilidad. Además el propietario puede contar con una disponibilidad total y uso de la propiedad cuando lo disponga”, afirma Fernando Unzué, CEO y cofundador de Alohar, una plataforma argentina de alojamiento temporal, a elDiarioAR.

Así como aumentó la oferta de alojamientos temporarios, lo mismo sucedió con la demanda. Por la pandemia, el negocio que apuntaba a extranjeros y contaba con tarifas en dólares se modificó por completo y migró hacia el cliente local, por lo cual los contratos debieron pesificarse. “Tradicionalmente, la demanda fuerte era por parte de turistas, estudiantes o ejecutivos de negocios de otros países. Con la pandemia, ese escenario cambió y los alojamientos temporarios son buscados fuertemente por el público local”, explican desde Alohar.

Según informan desde la página inmobiliaria zonaprop, a principio del 2020, un alquiler temporario, como lugares que ya se comercializan amueblados por un corto periodo de tiempo, costaba unos USD 560 por mes; al pesificarse ese valor bajó en torno a u$s 247. De esta manera, la tarifa pasó de USD 61 por día a USD 38, poco más de la mitad.

Darío Rizzo de Alternativa Propiedades explica que dentro de estos nuevos públicos se encuentran los casos de los separados o divorciados, quienes hoy consumen más este tipo de alquileres, ocupándolos por períodos de aproximadamente seis meses para que les posibilite llevar adelante la división de bienes. También nota una tendencia creciente de un consumidor de entre 20 y 30 años, "que ya no se desvela por la casa propia".

En línea con esta tendencia, Unzué remarca que dentro de la aplicación de alquileres temporarios registran una fuerte suba de las estadías de entre semana: “Las búsquedas de alojamientos se dan, sobre todo, para las principales ciudades del país como Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario y Córdoba”. En estos destinos, durante los últimos tres meses, la plataforma registró un incremento del 70% de la cantidad de espacios en alquiler.

“Los alojamientos temporarios hoy son elegidos por quienes tienen que trasladarse a las ciudades por trabajo o para hacer un trámite, visitar a un familiar o por tratamientos médicos. Los alquilan por períodos cortos y valorando la flexibilidad y seguridad que ofrecen estos espacios”, agrega.

Desde hace unos meses, informan que se están concretando reservas anticipadas para la temporada de verano en los principales destinos turísticos.

“En ningún otro año se registró este nivel de demanda en Argentina. Los argentinos se están adelantando a las vacaciones para estar tranquilos en cuanto a disponibilidad; además, prefieren distancias más cercanas que les transmita mayor seguridad y confianza sanitaria. Sin dudas, este va a ser un verano importante para el turismo doméstico”, cierra Fernando Unzué.

AB

Etiquetas
stats