Se lanza el primer Registro Mundial de Combustibles Fósiles

Contaminación

Periodistas por el Planeta

0

Nuevos datos publicados muestran que la producción y combustión de las reservas mundiales produciría más de 3,5 billones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, más de siete veces el presupuesto de carbono restante para respetar la temperatura límite de 1,5 C y más que todas las emisiones producidas desde la revolución industrial.

La conclusión procede del Registro Mundial de Combustibles Fósiles, presentado por Carbon Tracker y Global Energy Monitor. 

Hasta la fecha, los esfuerzos de la política de cambio climático se han centrado en la reducción de la demanda y el consumo de petróleo, gas y carbón, pero han ignorado la oferta de esos combustibles. El Acuerdo de París, por ejemplo, ni siquiera menciona la producción de combustibles fósiles, a pesar de que dichos combustibles representan más del 75% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Los informes del PNUMA sobre la brecha de producción han establecido el hecho de que existe un gran exceso de combustibles fósiles en relación con el presupuesto de carbono restante, mientras que la AIE ha demostrado que no se pueden desarrollar nuevos yacimientos y que algunos de los existentes deben ser cerrados antes de tiempo si queremos limitar el calentamiento a 1,5C.  

Sin embargo, los responsables políticos y la sociedad civil carecen de los datos necesarios a nivel de los activos para tomar decisiones sobre cómo gestionar esta disminución de la producción, mientras que los mercados carecen de la información necesaria para predecir qué activos pueden quedar varados. 

El Registro Mundial de Combustibles Fósiles se creó para llenar este vacío de datos. Se trata de la primera base de datos pública sobre la producción y las reservas de combustibles fósiles en todo el mundo que hace un seguimiento de su impacto en el presupuesto de carbono. El Registro es totalmente neutral desde el punto de vista político y totalmente transparente en sus supuestos y cálculos, y se espera que a su debido tiempo se sitúe formalmente en el proceso de elaboración de políticas climáticas internacionales.

En el momento de su lanzamiento, el Registro contiene datos de más de 50.000 yacimientos en 89 países, que abarcan el 75% de la producción mundial. Entre otras cosas, muestra que EE.UU. y Rusia tienen, cada uno, suficientes reservas de combustibles fósiles como para hacer saltar por los aires todo el presupuesto mundial de carbono, incluso si todos los demás países dejaran de producir inmediatamente. De los 50.000 yacimientos incluidos en el registro, la fuente de emisiones más potente es el yacimiento petrolífero de Ghawar, en Arabia Saudí, que produce aproximadamente 525 millones de toneladas de emisiones de carbono al año. 

Por supuesto, los datos sobre las emisiones son sólo un tipo de información que los gobiernos necesitarán para responder a la pregunta de “cómo” reducir la oferta excesiva de combustibles fósiles. Con el tiempo el Registro se ampliará para incluir atributos económicos, incluidos los impuestos y los cánones asociados a activos específicos, que podrían ser un factor en la toma de decisiones sobre la reducción gestionada de la producción de petróleo, gas y carbón. 

Una de las primeras “aplicaciones híbridas” establece un mapa de las emisiones de los combustibles fósiles en función de su rentabilidad y su ubicación en términos de PIB per cápita, como se muestra en el siguiente gráfico. 

De ello se deducen tres ideas. El carbón se agrupa en la parte inferior izquierda, lo que refleja su menor rentabilidad y su concentración en los países con menos ingresos. Los productores de petróleo se agrupan en la parte superior del gráfico, ya que el petróleo sigue proporcionando muchos más beneficios por unidad de energía que el gas o el carbón, mientras que la producción de combustibles fósiles de la OCDE (parte inferior derecha) se caracteriza por una rentabilidad relativamente baja, sobre todo si se toma en cuenta la fortaleza general de las economías de estos países.

Carbon Tracker Initiative también ha colaborado con la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI, para sus siglas en inglés) para comparar las emisiones generadas por la producción de combustibles fósiles y los impuestos pagados por las empresas productoras en 20 países miembros de la EITI, tal y como muestra el siguiente gráfico.

Esto revela una gran discrepancia en los impuestos por tonelada de emisiones, ya que Irak genera casi 100 dólares en impuestos por tonelada de emisiones, frente a poco más de 5 dólares por tonelada en el Reino Unido.  

PP

Etiquetas
stats