Por el aumento de la canasta básica, una familia tipo necesita ingresos por más de $54.000 para no caer en la pobreza

Los precios de los alimentos subieron muy por encima del promedio de las categorías

La canasta básica alimentaria, integrada por los productos mínimos que necesita una familia para comer y no caer bajo la línea de indigencia, aumentó 45,5% a lo largo de 2020, es decir, 9,4 puntos porcentuales por encima del índice general de inflación, que fue de 36,1% para ese período. Por otra parte, la canasta básica total, que incluye algunos bienes y servicios y marca la línea de la pobreza, subió 39,1% en el año, también por encima del índice general de precios. 

Tras un año de subas por encima de la inflación, 2021 comienza con fuerte presión en el precio de los alimentos

Tras un año de subas por encima de la inflación, 2021 comienza con fuerte presión en el precio de los alimentos

Según el informe publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), las canastas básicas alimentaria y total aumentaron 5,1% y 4,7% en diciembre de 2020 en relación con noviembre, respectivamente. Ambos datos también fueron superiores a la inflación de ese mes, de 4%.

A diferencia de lo que ocurrió con el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que marcó en diciembre su aumento intermensual más pronunciado, el salto más fuerte de las canastas se registró en octubre de 2020, momento en que la alimentaria subió 6,6% y la total, 5,7%. 

"En los últimos tres meses de 2020 la suba de los alimentos se aceleró, con un aumento promedio del 4%. Cuando uno se pregunta por qué, encuentra que en octubre impactó la autorización de incrementos al interior del programa Precios Máximos y que, a partir de noviembre, se sumó la aceleración del precio de la carne", dijo a elDiarioAR Agostina Myronec, analista de Ecolatina.  

Según el informe oficial, una familia tipo compuesta por dos adultos y dos menores necesitó en diciembre pasado un ingreso de al menos $22.681 para comprar los alimentos básicos y no ser considerada indigente. Ello signfica $1.108 más que el mes anterior y $7.097 más que un año atrás.  

Una familia tipo necesitó en diciembre $22.681 para no ser considerada indigente y $54.208 para no caer en la pobreza

Para comprar la canasta básica total y no caer debajo de la línea de pobreza la misma familia necesitó $54.208, más del doble de un salario mínimo vital y móvil, que en diciembre aumentó a $20.587,50. Esto quiere decir que incluso hogares con dos adultos asalariados pueden no reunir los ingresos necesarios para mantenerse fuera del límite de la pobreza.

Si se la compara con noviembre de 2020, una familia necesitó $2.432 más para adquirir la canasta básica total y debió elevar sus ingresos en $15.247 para comprar el mismo conjunto de bienes y servicios que un año atrás.

Según el INDEC, los alimentos fueron una de las categorías que más subieron a lo largo de 2020, aun con el refuerzo de los programas Precios Cuidados y Precios Máximos, que, como adelantó el ministro Martín Guzmán, también tendrán protagonismo este año. En diciembre los precios de los alimentos escalaron 4,4% y en el acumulado del año la suba fue de 42,1%, sólo por detrás de las prendas de vestir y calzado (60%) y el rubro recreación y cultura (48%). 

El organismo estadístico reveló que la carne subió en 2020 por encima del 65% en la región Noreste (el aumento más pronunciado de todo el país), mientras que un monitoreo del Instituto de la Carne Vacuna (IPCVA) marcó una alza en torno al 75% a lo largo del año pasado, casi el doble de la inflación oficial del período. Esto se explica, en parte, por la tracción de la demanda de China, que hace tres años viene transformando el mercado, bajando el porcentaje de consumo interno y aumentando la exportación. Por otro lado, las frutas aumentaron 65,8% y las verduras, 68,5%. 

“Nosotros venimos notando semana tras semana que la categoría alimentos sube muy fuerte, en torno al 1% semanal, algo que se profundizó en las semanas de inestabilidad cambiaria. Sin embargo, primero se posaron las explicaciones en torno a la suba de la brecha cambiaria, luego al precio de la carne en general, y ahora estamos viendo que es fenómeno generalizado”, evaluó Guido Lorenzo, director de LCG. 

En cuanto al indicador de pobreza e indigencia que resulte de los índices informados, cabe aclara que las canastas básicas total y alimentaria utilizadas por el INDEC incluyen más bienes y servicios que en las de la mayoría de los países de América Latina y, por lo tanto, no son comparables.

DT

Etiquetas