Vacunas por alimentos y descartes: los números del intercambio comercial con China y Rusia

Alberto Fernández inicia este martes su visita oficial a China y Rusia

El presidente Alberto Fernández inicia este martes por la noche su viaje oficial con destino a China y Rusia, dos países de relevancia en el mapa de relaciones comerciales de la Argentina, que durante la pandemia fortalecieron su posición a partir de la provisión de vacunas.  

De acuerdo con el último informe técnico del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en 2021 la Argentina exportó bienes y servicios por un total de US$77.934 millones e importó por US$63.184, lo que arroja un saldo positivo de US$14.750 millones. Esto es un superávit inferior al de 2019, pero superior al conseguido en el primer año de la pandemia y el resto de los años de la última década. 

China es el segundo socio comercial de la Argentina, solo por detrás de Brasil. Representa el 8,1% del total de exportaciones (Brasil explica el 15,1%), pero es el principal país del que se importa, con el 21,4% del total (Brasil es el origen del 19,7% de las importaciones). 

Rusia, en cambio, no se encuentra entre los diez principales socios comerciales, aunque en 2021 multiplicó su volumen en el intercambio. En el año que acaba de terminar las importaciones rusas aumentaron casi 300% por la venta de las vacunas Sputnik, pero el saldo final se mantuvo favorable para la Argentina en US$29 millones. 

Si se miran los bienes involucrados en el intercambio, salta a la vista la diferencia entre lo que se vende y lo que se compra: mientras que de los países gobernados por Vladimir Putin y Xi Jinping envían a la Argentina sobre todo vacunas, máquinas y productos químicos, el país exporta alimentos y descartes.  

China: insumos electrónicos y balanza en rojo 

Durante 2021 el intercambio comercial entre Argentina y China fue de US$19.685 millones de dólares, una mejora del 41,6% interanual, de acuerdo con un análisis de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) basado en datos del Indec. De esta manera, luego de la baja registrada en los últimos tres años, el comercio bilateral se recompuso de manera importante, alcanzándose el récord histórico (superior a los casi US$17.000 millones en 2015). En este escenario, se destaca la compra de parte de Argentina de máquinas automáticas y vacunas contra el Covid-19. 

Respecto de las exportaciones argentinas con destino chino, en 2021 fueron de US$6.160 millones, lo que implica un incremento del 17% interanual. Entre los principales productos exportados aparecen porotos de soja (31,6% del total) y carne bovina deshuesada (23,7%). También sorgo, aceite de soja en bruto, cebada en grano, cortes de carne con hueso y despojos de gallos y gallinas. 

Por otro lado, las importaciones argentinas desde China alcanzaron los US$13.525 millones, lo que muestra un aumento del 56% interanual. Los principales productos importados fueron máquinas automáticas para procesamiento de datos (2,8%), vacunas (2,8%), componentes electrónicos (2,6%), glifosato y otros productos químicos. Así, el saldo fue negativo por US$7.365 millones, un rojo más grande que los US$3.411 millones de 2020. 

Rusia: superávit reducido por las vacunas 

Durante 2021 el intercambio entre Argentina y Rusia sumó US$1.331 millones, lo que refleja un aumento del 71% respecto de 2020. De acuerdo con el análisis de la CAC el comercio bilateral se recompuso luego de la fuerte caída durante 2019 y 2020 y se ubicó en valores semejantes a 2018 y 2015, aunque todavía bastante por debajo de los años récord 2013 y 2014.

Las exportaciones de Argentina hacia Rusia alcanzaron los US$680 millones en 2021 (11% de suba interanual) y entre los principales productos exportados se encuentran la manteca (8% del total), maníes (7,7%) y peras (6,3%). También hígados bovinos, queso de pasta dura, merluza, despojos bovinos, limones, camarones, langostinos y lenguas bovinas.  

Por otro lado, las importaciones argentinas desde Rusia alcanzaron los US$651 millones, lo que refleja un expansión de 292% interanual gracias a la vacuna Sputnik, que representó el 34% del total si se considera tanto las acondicionadas para la venta minorista como aquellas que se terminaron de producir en el país. También se destaca la importación de fosfato monoamónico (16,3%), entre una larga lista de productos químicos, y la compra de US$4O millones en gas oil ruso. 

DT

Etiquetas
stats