Charlie Watts, el más ovacionado por el público en la primera visita de los Stones a la Argentina

El paso de Charlie Watts por Buenos Aires

elDiarioAR


0

El público argentino recibió por primera vez en 1995 a The Rolling Stones en el estadio de River Plate, con una serie de cinco shows en los que el baterista Charlie Watts, fallecido este martes a los 80 años en Londres, resultó el más ovacionado por las y los seguidores de la histórica banda inglesa de rock.

Watts, el gran observador, desde el fondo del escenario, de la historia de los Stones

Watts, el gran observador, desde el fondo del escenario, de la historia de los Stones

Así lo recordaron cientos de fans en las redes sociales a través de un video que se viralizó a raíz de la noticia de la muerte del músico, y que también fue replicado por el productor y empresario Daniel Grinbank, con un mensaje en el que destacó tanto esa como las otras tres giras que el grupo realizó en el país como “la banda de sonido de nuestras vidas”.

Recibí nuestro newsletter Cuchá Cuchá
Música, sonido y ruido por Julieta Roffo. A lo mejor resulta bien.

Es gratuito y podés darte de baja en cualquier momento.

Sonriendo con una evidente humildad y sorpresa frente a la tal vez -para él- inesperada reacción de la audiencia que ocupaba todo el estadio, y que lo aplaudió y aclamó durante más de un minuto, Watts quedó inmortalizado en esas imágenes de su primer paso por el país, también reverenciado por sus compañeros en un impasse del primer recital que ofrecieron en el marco de la gira “Voodoo Lounge Tour” el 9 de febrero de ese año.

Como resultado de esa fecha, en la que Los Ratones Paranoicos y Pappo oficiaron de teloneros, y de las cuatro siguientes (realizadas el 11, 12, 14 y 16 de ese mes), los Stones consiguieron recaudar cerca de 20 millones de dólares y reunieron a más de 300.000 personas, una cifra que, según relatan las crónicas de la época, tuvo un gran impacto en los integrantes de la banda.

Tres años más tarde la agrupación inglesa tocaría nuevamente en suelo argentino para ofrecer cinco presentaciones más en el mismo estadio entre fines de marzo y principios de abril. Precisamente el 4 y 5 de abril se unieron en el escenario con Bob Dylan para tocar juntos su aclamada “Like a Rolling Stone”.

Pasaron ocho años hasta que The Rolling Stones decidiera volver al país en el marco del tour “A Bigger Bang”, con Las Pelotas y Los Piojos como teloneros en los dos shows que llevaron a cabo el 21 y 23 de febrero de 2006, también en River.

La visita se volvió inolvidable gracias a la eternizada imagen del vocalista y líder Mick Jagger desplegando sus dotes de frontman como nunca con la camiseta de la selección de fútbol de Argentina, y a una impactante muestra del “pogo más grande del mundo” con el clásico “Satisfaction” de fondo.

En 2016, la banda daría hasta ahora sus últimos shows con el “América Latina Olé Tour” en el estadio Único de La Plata, colmado cada una de las tres noches por unas 55.000 personas.

Tras el soporte de Ciro y Los Persas y La Beriso, los Stones cerrarían su cuarto viaje a estos pagos con un setlist de veinte canciones, que comenzó y finalizó a puro brillo con los eternos hits “Start Me Up” y “(I Can't Get No) Satisfaction”.

Los Rolling Stones en la Quinta de Olivos

Días más tarde luego de la primera presentación en River Plate, los Stones fueron recibidos por la tarde en Olivos por Menem en una reunión junto con funcionarios y familiares que no desaprovecharían el momento, con pizza, champagne y un vino de las bodegas de Menem. El ex mandatario los esperaba con un traje color crema “¡Follow me!”, les dijo. En una de las fotos históricas de este encuentro, Richards y Wood rodearon al expresidente y todos se abrazaron entre risas. Tal fue el encanto con la situación que el exmandatario confesó sentirse “un quinto Stone”.

El entonces presidente los despidió regalándoles cajas de habanos cubanos que le enviaba directamente Fidel Castro. 

“Guarenguería pirata con investidura presidencial”, describía Diario Crónica ese encuentro en la siguiente mañana. “El actual presidente recibió en Olivos al cuarteto de piratas ingleses Rolling Stones (confesos drogadictos entre otras cosas)”, decía el artículo, en el que los integrantes de la banda eran calificados como “decadentes filibusteros casi sexagenarios”.

Otras figuras del rock nacional también mostraron sus reparos frente a la llegada de la banda. Gustavo Cerati dijo: “durante estos días traté de irme bien lejos. Ellos son indiscutiblemente los grandes monarcas del rock and roll (de goma) en términos de referencia, vigencia e insistencia”. Chizzo, de La Renga, contó: “tuve otras prioridades. No son mi banda de cabecera”.

AB

Etiquetas
stats