ALIMENTACIÓN

Radiografía del consumo de alimentos en Argentina: favoritos, postergados y cuánto incide el precio en la decisión final

Ferias Itinerantes de Abastecimiento Barrial de la Ciudad (FIABs), que de martes a domingo se instalan en distintos puntos para ofrecer sus productos al mejor precio. Fotos: Prensa GCBA. / LAP

0

Un estudio realizado por la Fundación COLSECOR sobre hábitos y tendencias de consumo reveló cuáles son las variables que condicionan las compras de alimentos de los argentinos y las diferencias entre las ciudades de más de 100 mil habitantes y el resto del país.

El consumo diario, aunque difiere del consumo semanal en términos de frecuencia, tiene a los lácteos y las verduras encabezando la lista de compras con el 61% y 59%, respectivamente. Y mientras el 26% afirma haber reducido significativamente el consumo de carnes, el 71% describe su estilo actual de alimentación como omnívoro, es decir, consume carne con frecuencia.

El 25% tiene un estilo flexitariano lo que implica que consume carne de vez en cuando, pero está intentando reducir su consumo en el futuro. Pero solo el 3% es vegetariano y 1% es vegano. El 22% sostiene que solo consumiría una dieta a base de plantas o productos vegetales cuando el aporte nutricional de estos alimentos sea igual o mejor que el de la carne.

 El 40% de las personas va al supermercado a comprar alimentos por comodidad, y con el objetivo de enfrentar la inflación, en especial aquellos que viven en ciudades de más de 100.000 habitantes, el 48% compra las ofertas que encuentran allí y acopian para el resto del mes. En las ciudades grandes en cambio, casi seis de cada diez personas compran frutas y verduras en las ferias o comercios del barrio.

El 95% de los encuestados priorizan los alimentos preparados en el hogar frente a los precocinados como pizzas, congelados listos para usar o elaborados fuera de casa (delivery).

La carne es la estrella del menú

El consumo semanal de carnes es alto aunque el pollo supera a la carne vacuna en la cantidad de días (no necesariamente en la cantidad consumida). El consumo semanal de verduras (90%), lácteos (89%) y huevos (84%) es mayor que, por ejemplo, galletas y panificados (79%) y frutas (74,6%). Semillas y pescados son los consumos más bajos de la pirámide con 28 y 19%. Más de la mitad de las personas consultadas declaran no comer pescados y mariscos casi nunca. En cuanto a los frutos secos, solo 1 de cada 10 los consumen diariamente y el grupo que más lo hace es el de personas mayores de 60 años.

El 65% de los consultados en promedio está de acuerdo con que comer carne es una práctica natural e indiscutible pero se evidencia la diferencia marcada en el apoyo a esta afirmación conforme el género: 80% de varones frente al 58% de mujeres.

El 20% está muy en desacuerdo con la idea de que matar para comer es algo indispensable para vivir y el rechazo se hace particularmente explícito entre los jóvenes de 15 a 24 años quienes se oponen a la idea en un 41%. Como dato adicional, los varones están muy de acuerdo con esta afirmación en un 28% (lo que duplica el porcentaje de mujeres que acuerdan con la idea).

La práctica más común para consumir menos carne es la de comer porciones más chicas (35% de los entrevistados indican haberlo hecho). El 28% manifiesta que sustituyó la carne por vegetales y alimentos basados en plantas (como hamburguesas o salchichas) o que selecciona un día en el que no consume carne. Estos hábitos son más comunes en las ciudades de más de 100.000 habitantes: 34% y 30% respectivamente (frente a 18% y 24% en las ciudades de menos de 10.000 habitantes).

Agua, la bebida más consumida y nada de dietas para los argentinos

El agua es la bebida más elegida por los argentinos, el 57,2% la tiene como bebida principal frente al 21% que elige gaseosas y al 17% que prefiere las aguas saborizadas. La segunda preferencia de consumo, con el 42,3% son las infusiones. Ante la pregunta sobre qué bebida consume más, el 11,4% manifestó beber más vino y el 7,4% más cerveza que cualquier otra bebida.

Solo el 9,2% de los argentinos encuestados manifiesta seguir algún tipo de dieta particular. El 90,8% restante no realizan ninguna y comen muy variado. 1 de cada tres personas siente que come más de lo que debiera, en especial las mujeres.

 Orgánico sí, light no tanto

El 80% de los encuestados opina que lo más importante es que la comida sea rica. En este sentido, que los alimentos sean agradables en sabor, olor y textura (91%) y de buena calidad (86%) son los factores que más influyen en su elección. El 64% los elige por precio y solo el 32% que sean agroecológicos y que cuiden el medio ambiente.

Comprar y comer sano y variado no es fácil. Casi la mitad de las personas consideran que el dinero es el aspecto más relevante para mejorar la propia alimentación.

El 54% afirma leer habitualmente las etiquetas de los alimentos procesados, en especial los mayores de 60 y los que tienen estudios universitarios completos. El 15% lo hace para mirar si los alimentos tienen muchos conservantes; el 8% para mirar las calorías, y el 6% para mirar si los alimentos tienen grasas.

Fundación COLSECOR es una organización no gubernamental que nació en abril de 2018 como una herramienta para la integración y el fortalecimiento del sector cooperativo. Esta investigación consistió en 131 preguntas realizadas a través de cuestionarios digitales a 1422 personas con aperturas por cuatro tamaños de localidad, sexo, edad y nivel educativo y se efectuó del 15 de julio al 4 de agosto de 2022.

SR

Etiquetas
stats