El Congreso unicameral de Perú vota si destituye o no al presidente Pedro Castillo

El presidente peruano Pedro Castillo

elDiarioAR.com

0

El Congreso del Perú verá este martes si abre su quinto proceso de destitución contra un presidente en cinco años. En esta ocasión contra el izquierdista Pedro Castillo, una opción que parecía lejana hace días pero que ganó fuerza ante la incapacidad del mandatario para dar respuestas satisfactorias a las preguntas sobre reuniones irregulares mantenidas en Lima pero fuera del Palacio de Gobierno. El Congreso, dominado por sectores de la derecha y la ultraderecha muy hostiles al presidente provinciano y ex dirigente gremial docente, iniciará formalmente la destitución (vacancia, según el lenguaje político peruano) si obtiene 52 votos en una cámara única compuesta por 130 bancas.

De darse esa votación, en un plazo de entre tres y diez días, Perú tendrá un nuevo proceso de vacancia. Entonces, Castillo o su abogado deberán defenderse a matar o morir en una sesión especial del Congreso. Después, los votos de las bancadas decidirán sobre el destino político de un presidente elegido democráticamente. Fue mayoritariamente preferido por el electorado peruano en el balotaje del pasado junio, donde derrotó a su rival la derechista Keiko Fujimori, hija del ex presidente hoy presidiario Alberto Fujimori.

Si se obtienen 87 votos en esa ocasión, Castillo será destituido.

Todas las derechas contra el Presidente

La polémica diputada derechista Patricia Chirinos (Avanza País), vicepresidenta tercera del Congreso, había presentado el inicial pedido de vacancia. Alegaba la vaga causal de “incapacidad moral permanente” que contempla para el impeachment la Constitución fujimorista.

El pedido derechista da por probada la “incapacidad moral” de Castillo a partir de varios hechos y de varias impresiones de la diputada neoliberal y ex alcaldesa de La Perla (en El Callao, donde está el puerto de Lima). La infiere de sus designaciones políticas, la infiere de una supuesta financiación irregular del partido Perú Libre que lo llevó al poder, la infiere de también supuestos tráficos de influencias cometidos por su entorno, la infiere de generar “inestabilidad económica”, y, por cierto, la infiere de retomar relaciones diplomáticas con Venezuela y con Cuba. Nacida en 1975, Chirinos estudió periodismo y se destacó después en la cobertura televisiva de temas y personajes de farándula; casó en junio del 2019 con Luis León Rupp, treinta y un años mayor que ella, dueño del Hotel Bolívar en la limeña Plaza San Martín y del Grupo Vulcano; enviudó dieciocho meses más tarde, en diciembre del 2020

Avanza País (derecha neoliberal), Renovación Popular (extrema derecha) y Fuerza Popular (fujimorismo), partidos que nunca se han reconciliado con la victoria electoral de Castillo, se unieron en bloque para impulsar la moción de vacancia de Chirinos. Aun a sabiendas de que sus 43 votos serían insuficientes para que se aprobara la medida.

Breña, celada y emboscada

Sin embargo, en apenas unos días la situación cambió radicalmente con la aparición de una serie de grabaciones -difundidas por el programa Cuarto Poder- en las que Castillo aparece en una casa particular en Breña. En este distrito de Lima también se vio entrar a políticos de diversa afiliación partidaria y a empresarios que a veces al poco tiempo triunfaban en licitaciones abiertas y competitivas de obras públicas.

Si hubo reuniones entre Castillo y esas personas, estas no aparecen registradas en ningún lugar, como es obligación legal en caso de encuentros presidenciales.

Las revelaciones coinciden sobre el Presidente que recibiría visitas sin dejar asiento de ellas coinciden con las investigaciones abiertas por enriquecimiento ilícito contra Bruno Pacheco: el ex secretario general del Despacho Presidencial está en el ojo de la tormenta desde hace varias semanas después de que los excomandantes generales del Ejército y de la Fuerza Aérea lo acusaran de interferir en los ascensos de las FFAA para favorecer a personas allegadas al Presidente. Mientras Pacheco era investigado por este caso, el fiscal que intervino su despacho encontró 20.000 dólares ocultos en el baño, así como depósitos en efectivo realizados por personas vinculadas a los visitantes de la casa de Breña.

Es mi vida privada nomás

Preguntado por las coincidencias entre las visitas que recibía pero no mencionaba y los dólares que su secretario guardaba pero tampoco mencionaba, Castillo respondió con un mensaje televisado. Explicó que las visitas a la casa de Breña, donde tuvo su cuartel general durante la campaña electoral, eran de índole personal. Y se desentendió de Pacheco, quien dimitió el pasado 19 de noviembre: “Toda persona que traiciona mi confianza y se aprovecha del cargo debe ser investigada y sancionada ejemplarmente por la Justicia”, dijo el Presidente.

Ante esto, congresistas de otros partidos, estos de una derecha menos permanentemente afincada en los extremos (Acción Popular, Alianza Para el Progreso), que en principio no pensaban apoyar la moción de vacancia, comenzaron a expresar su voluntad de aprobar la medida.

La emergencia hizo que convocara Castillo a reuniones, en la sede presidencial y con registro, a los líderes de todas las fuerzas políticas parlamentarias. Recibió de estas fuerzas un decidido apoyo si el Presidente explicaba bien las visitas que recibía fuera de la sede presidencial y sin registro.

Medios, mentiras y videos

Durante el fin de semana, Perú esperó revelaciones de los programas dominicales de política. Las redes de la derecha prenunciaban que iban a ser demoledoras esas informaciones y destructivos esos videos.

Ningún medio aportó nada revelador. Si el nexo nítido entre Castillo y la corrupción existe, hay que esperar alguna prueba, o siquiera indicio concluyente.

La ausencia flagrante de evidencia, y la codicia de derrocar que urge abiertamente a la oposición más derechista, obligan a un recálculo de los votos en el Congreso. Esta vez, a favor del Presidente.

AGB con información de agencias y de fuentes

Etiquetas
stats