La Justicia británica condenó al Vaticano a pagar una multa por la compra irregular de un palacio en Londres

El edificio de la Sloane Avenue, en Londres, que fue adquirido por un alto funcionario vaticano y pagado con dinero desviado del presupuesto de las obras de caridad del papa Francisco.

Jesús Bastante

elDiario.es / religiondigital.com —

0

La justicia británica ha condenado al Estado de la Ciudad del Vaticano a abonar 200.000 libras (236.655,44 euros, al cambio actual) por el escándalo de la compra-venta del edificio de Sloane Avenue, que forma parte del entramado que ha llevado a juicio, en la Santa Sede, al ex cardenal Angelo Becciu, y ha destapado una trama de supuesta corrupción en el Óbolo de San Pedro (la caridad del Papa) y una posible 'diplomacia paralela del Vaticano.

Guerra total en el Vaticano: los escándalos financieros salpican a la Secretaría de Estado

Guerra total en la Santa Sede: escándalos financieros salpican a la Secretaría de Estado vaticana

El fallo, de ejecución inmediata, apunta a fallos en la supuesta “neutralidad” de la Santa Sede, y obliga a Roma a abonar esta cantidad en el plazo de 28 días, a contar desde el 26 de julio, fecha en que se informó de la sentencia a las partes.

El edificio adquirido por el cardenal hoy investigado se pagó 350 millones de dólares, procedentes del presupuesto destinado a las obras de caridad papal, pero fue vendido, pocos días atrás, por 215 millones. No se descarta un sobreprecio en la compra.

Con todo, éste no es el fin de la historia relativa al palacio de Londres, que como reveló el presidente de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede (APSA), Nunzio Galantino, fue vendido “en los últimos días” por 215 millones de euros, cuando había costado 350 millones. 135 millones que deberían haber ido a los más pobres y que se han perdido por el camino.

Diez acusadosen el Vaticano, excardenal incluido

Parte de este dinero pudo se utilizado en inversiones opacas, tal y como asegura la fiscalía vaticana en el macrojuicio por el que se han sentado en el banquillo, acusadas de malversación y fraude en los fondos vaticanos, diez personas, entre ellas, el citado Becciu y el otrora financiero de la Secretaría de Estado, Raffaele Mincione, declarado en rebeldía al no presentarse al juicio pero que, al tener nacionalidad británica, puso en manos de los tribunales su caso.

Ahora, según señaló la pasada semana The Daily Telegraph, el Tribunal de Apelación de Inglaterra y Londres está planteando la posibilidad de llevar a juicio al mismísimo Vaticano al estimar parte de las peticiones de la defensa de Mincione en torno a posibles irregularidades y abusos en la compraventa del inmueble del barrio de Chelsea.

Para el Vaticano, Mincione (conocido como el broker de Becciu en ambientes curiales) pudo cometer fraude al inflar artificialmente el precio de la propiedad en 2018. Sin embargo, según el rotativo británico, el tribunal dio la razón al empresario, que negaba cualquier irregularidad por su parte, y subrayó que la Justicia británica tiene derecho a examinar los documentos sobre la venta de inmuebles y decidir si todas las partes de la transacción, tanto las empresas de Mincione como el Vaticano, actuaron de buena fe.

Esta decisión choca con el principio de inmunidad del Vaticano en materia de responsabilidad civil, que según el fallo no es aplicable en este caso, al tratarse de una transacción comercial. Si finalmente esto sucede, quedaría por saber quién tendría que acudir, en nombre de la Santa Sede, y qué tipo de demanda podría sustanciarse. Entretanto, los tribunales vaticanos continúan con el proceso, con una decena de acusados, entre los que se encuentra -además de Mincione- el ex cardenal Angelo Becciu, ex número tres de la Santa Sede. 

AGB

Etiquetas
stats