Petrobras desmiente a Bolsonaro y anuncia que en Brasil el combustible no bajará de precio

Un empleado carga combustible a un camión en Río de Janeiro, Brasil.

elDiario.es / EFE

Sao Paulo, Brasil —

0

“Ninguna decisión”. Así fue la desmentida de la petrolera estatal brasileña Petrobras al anuncio de que los combustibles iban a estar más baratos, que había hecho el domingo el presidente Jair Messias Bolsonaro. “Petrobras no anticipa decisiones sobre reajustes y refuerza que no hay ninguna decisión tomada por su Grupo Ejecutivo de Mercado y Precios que aún no haya sido anunciada al mercado”, son la nota de la empresa. Petrobras se encuentra bajo control estatal, pero sus acciones son negociadas en las bolsas de Sao Paulo, Nueva York y Madrid.

En particular, la compañía petrolera respondió así a unas declaraciones del mandatario al portal Poder360 en las que adelantó que, “a partir de esta semana”, Petrobras iniciaría una serie de “pequeñas reducciones” en el precio de los combustibles, que se han disparado este año más de un 65 por ciento.

“Petrobras comienza esta semana a anunciar una reducción en el precio del combustible”, había aseverado el jefe de Estado, que en los últimos meses se ha quejado públicamente una y otra vez de las frecuentes aumentos en lo que había que pagar por los hidrocarburos en el país.

En cambio, la empresa prefirió enfatizar, por su parte, que los reajustes de precios “se realizan en el curso normal de su negocio y siguen sus políticas comerciales vigentes”. “Petrobras reitera su compromiso con la práctica de precios competitivos y en equilibrio con el mercado, al mismo tiempo en que evita la transferencia inmediata de volatilidades externas y cambiarias causadas por eventos coyunturales”, manifestó. Además, señaló que monitorea “continuamente” los mercados, lo que incluye el “análisis diario de comportamiento de sus precios” en función de las “cotizaciones internacionales”.

En lo que va de año, el diésel se ha elevado un 65 % y la gasolina todavía más, un 73 %, en las refinerías del país. Estos reajustes se han ido trasladando progresivamente hasta el consumidor final.

La disparada de los combustibles también ha sido uno de los factores determinantes que ha empujado la inflación en Brasil hasta llegar a un 10,7 por ciento.

Por detrás de las continuas presiones de Bolsonaro a Petrobras para que baje el precio de los combustibles está el robusto apoyo del sector camionero al presidente derechista.

Por detrás de las quejas del presidente ante el aumento de los combustibles, que se ha convertido en un rasgo distintivo y polémico de la administración Bolsonaro, está la presión no menos reiterada de los gremios camioneros. Este sector laboral y sindical forma parte de la base social de apoyo al bolsonarismo y ha amagado con ir a huelga.

El gobernante acostumbra decir que él no tiene “poder para interferir en Petrobras” y que nunca controlará los precios de “nada”. Sin embargo, al mismo tiempo reconoce que está a la busca de fórmulas les permitan cambiar el método de cálculo del valor en el caso de los hidrocarburos.

AGB

Etiquetas
stats