Cómo una red de políticos organizó ataques virtuales contra profesores en Brasil

El presidente Jair Bolsonaro. Sus seguidores impulsan campañas contra docentes que protestan contra los recortes presupuestarios.

Mariama Correia

Agencia Pública, Brasil —

0

El profesor de historia Carlos Eduardo Bartel lleva más de 20 años dedicado a la enseñanza. Hace un mes, se convirtió en el objetivo de una campaña de difamación y acoso en las redes por defender las mejoras en la educación. Los mensajes de odio fueron impulsados en Instagram y Facebook por perfiles de partidarios del presidente Jair Bolsonaro que se vinculan con políticos locales y con una red de ataques a la educación pública en Brasil, según ha averiguado la Agencia Pública.   

El 9 de junio, profesores de varios institutos federales de Brasil protestaron contra el bloqueo del 14,5% del presupuesto de las universidades e institutos federales de enseñanza, determinado por el gobierno de Bolsonaro. En Ibirama, un municipio del sureño estado de Santa Catarina, con poco más de 18.000 habitantes, y donde el presidente Jair Bolsonaro obtuvo más del 85% de los votos en las últimas elecciones, los profesores del Instituto Federal Catarinense (IFC) paralizaron las actividades durante 24 horas. Además de los recortes presupuestarios, exigieron la reposición de los salarios.  

Los estudiantes del Instituto se unieron al acto. Organizaron carteles, debates y realizaron emisiones en las redes sociales. Durante la manifestación, el profesor Bartel publicó una foto en su perfil de Instagram, junto a la profesora de Artes Aline Meyer y un alumno. En el fondo aparece una bandera brasileña con una pintura intencionalmente sin terminar, que simboliza la falta de recursos para la educación, y el hashtag #TiraAMãodoMeuMIF [Quita tu mano de mi Instituto Federal]. 

“Me llevé un susto cuando el otro día me desperté y vi un montón de comentarios acusadores en mi Instagram”, relató, que recibió más de 10 mensajes con ataques. El profesor Meyer también fue el blanco de las maldiciones. “Nos llamaban 'comunistas', 'izquierdistas', 'adoctrinadores'”, dijo. “Sentí miedo. Un hombre que tiene una foto sosteniendo un arma en su perfil de Facebook nos llamó alimañas. Da miedo porque no sabemos de qué es capaz esta gente”, dijo Meyer.  

Además de los ataques al perfil personal de Bartel, la foto frente a la bandera comenzó a ser compartida por perfiles de partidarios de Bolsonaro. El día 10, un perfil de Facebook llamado Gedi Carol Oliveira publicó la imagen destacando el nombre del profesor Bartel y adjuntó fotos de carteles elaborados por estudiantes, con lemas como “educación para todos”. Escribió en el post: “Mandas a tu hijo al CFI y sale politizado y militante de izquierdas”. La publicación recibió 16 likes y tres compartidos, uno de ellos hecho por el propio Gedi Oliveira, en un grupo llamado Ibirama Urgente, que cuenta con más de cinco mil participantes en Facebook. 

Gedi Oliveira, cuyo verdadero nombre es Gediel Clayton de Oliveira, es funcionario del Ayuntamiento de Ibirama y es cercano al concejal bolsonarista Jorge Eli de Oliveira, del Partido Liberal (PL) -el mismo que Bolsonaro-, que se presenta como “conservador cristiano”. Jorge de Oliveira es el autor de un proyecto de ley que prohíbe el uso del lenguaje neutro en las escuelas de Ibirama, que fue aprobado por unanimidad por la Cámara de Concejales del municipio, pero suspendido por el Tribunal de Justicia del Estado de Santa Catarina.  

Patrullando la educación pública 

El 10 de junio, el abogado Pablo Ideker da Silva se dirigió al IFC para, según escribió, “verificar personalmente la veracidad de la información” sobre las manifestaciones en el campus. Habría sido buscado por los padres de los alumnos. “Al llegar a la institución observé que, efectivamente, las denuncias tenían fundamento”, escribió en Facebook, donde también hace declaraciones de apoyo a Bolsonaro. El post realizado el día 11, tiene más de 480 likes y 80 compartidos. En él, el abogado se compromete a “tomar todas las medidas oportunas para evitar que estos hechos se repitan”.  

Da Silva es asesor jurídico de la alcaldía de un municipio vecino a unos 28 kilómetros de Ibirama. En el post de Facebook, dice que fue recibido por dos directoras del IFC, Andressa Thaís Schwingel y Sônia Imhof. Según su puesto, habrían alegado que la protesta procedía de profesores “sindicalizados y militantes” que se excedían en sus funciones “para adoctrinar” a los adolescentes. La Agencia Pública se puso en contacto con los dos servidores por correo electrónico, pero no habían respondido cuando se publicó este informe. 

El profesor Bartel comentó el post del abogado, que tiene más de 400 likes, y recibió maldiciones como respuesta. “Escribí que consideraba el post irresponsable, 'una incitación gratuita al odio y la violencia'. Fue peor porque me respondió con más insultos, llamándome 'analfabeto funcional' y exponiéndome de nuevo”.

Pero fue el diputado estatal Jessé Lopes, también del partido de Bolsonaro, quien hizo que los ataques a los profesores de la CFI cobraran dimensión estatal. Publicó, el 10 de junio, las mismas fotos de los carteles de los estudiantes en su cuenta de Instagram, con más de 40.000 seguidores.

“Otro caso de adoctrinamiento en una escuela pública de Santa Catarina. Había carteles de ideología izquierdista repartidos por el patio”, dice el correo. Entre los más de 60 comentarios, hay varios mensajes que atacan a los profesores. “¡Cárcel para los profesores de izquierdas! ¡Padres abran los ojos!”, escribió un internauta. “Pandilla de retrasados...”, comentó otro.  

El Instagram del diputado está lleno de publicaciones contra las unidades educativas públicas. En el post sobre el IFC, revela un teléfono móvil para denuncias, registrado a nombre de su esposa. 

“En los primeros años del gobierno [de Bolsonaro], recibimos muchas denuncias de intimidación y ataques a los profesores. Esto se enfrió en la pandemia, cuando se suspendieron las clases presenciales”, dice Fábio de Oliveira, de la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público Federal de Santa Catarina.  

“Enseñé un semestre entero siendo filmado. Incluso me demandó un estudiante bolsonarista”, contó Elenira Vilela, dirigente del Sindicato Nacional de Servidores Federales de la Educación Básica, Profesional y Tecnológica. “Hay una acción sistemática contra institutos, universidades federales y profesores en Santa Catarina”. Entre los casos de agresiones a profesores en el estado, Vilela dice que el año pasado los profesores fueron amenazados de muerte tras una protesta contra Bolsonaro en otro municipio del estado. “En el propio CFI ya hubo un caso de destitución de un profesor en 2017, por críticas a la dictadura”, añade.  

Miedo y censura 

Tras los atentados, el profesor Bartel volvió a las aulas sintiéndose inseguro. “Soy ciudadano y padre de dos hijos. Sigo trabajando porque no puedo aceptar que algo tan frívolo me avergüence”.  

El profesor de historia dice que muchos de sus colegas también se sienten inseguros. “Ibirama es una ciudad muy conservadora. Incluso que tenía células del partido nazi en los años 30 y del movimiento integralista (movimiento político surgido en los años 30 en Brasil influenciado por las ideas y prácticas del fascismo), cuyo lema es Dios, patria y familia”, dijo. “Lo que quieren estos grupos que nos atacan es implantar el miedo, la censura, el silencio”.  

El campus de IFC Ibirama emitió una nota oficial sobre los “hechos ocurridos el 6/9”. El texto dice que “no corresponde a la dirección del campus de Ibirama adoptar posiciones políticas partidistas”.  

El abogado Pablo Ideker y el funcionario Gediel de Oliveira no respondieron a las preguntas del informe hasta su publicación. La Oficina de Prensa del diputado Jesse Lopes envió una nota donde refuerza la “clara existencia de adoctrinamiento ideológico dentro de las unidades de enseñanza y las Universidades Públicas”.

Agencia Pública

Etiquetas
stats