Riesgo de ruptura en la Cumbre del Clima al afirmar la UE: “Preferimos no llegar a un acuerdo que tener un mal acuerdo”

Timmermans este sábado en la COP27

Raúl Rejón

eldiario.es —

0

“Preferimos que no haya acuerdo a que sea un mal acuerdo”. Así están las cosas en la Cumbre del Clima de Egipto. El vicepresidente de la Comisión Europea, Franz Timmermans lanzó este mensaje este sábado tras una noche de negociaciones en la COP27. “La Unión Europea está dispuesta a ayudar a conseguir un buen resultado, pero no a cualquier precio, no a cambio de dar pasos atrás”.

La COP27 se prolonga 24 horas por las diferencias sobre cómo pagar los daños que causa el cambio climático

La COP27 se prolonga 24 horas por las diferencias sobre cómo pagar los daños que causa el cambio climático

En lo que ya es una prórroga de la cumbre–que debería haber concluido el viernes– Timmermans habló tras reunirse con las delegaciones de los países de la UE y lanzó este mensaje: “Estamos preocupados sobre lo que hemos oído en las últimas horas porque podría indicar pasos atrás en la ambición climática”. La Comisión explicó que están “a favor de crear un fondo [económico] para compensar daños y pérdidas, pero debe ir a los países realmente vulnerables”.

Pero, al mismo tiempo, afirmó que “todos los ministros están preparados para marcharse si no conseguimos un buen resultado”. Suena a ultimátum en las horas extra de negociación de una cumbre que nunca fluyó, siempre marcada a trancas y barrancas.

¿Y qué es una buena decisión? “Una buena decisión significa que el 1,5ºC está todavía vivo. No podemos dejar que el 1,5 muera aquí hoy”. Se refiere a que los países sigan comprometidos a reducir emisiones lo suficiente y con rapidez como para poder atajar el calentamiento global en ese grado y medio para final de siglo.

“Creemos que somos los que más nos hemos movido en las negociaciones, pero no vemos que haya ese movimiento en la otra parte. Y llega un momento en el que esperas que se den esos movimientos. No hemos visto eso”, se quejó Timmermans. La otra parte está compuesta, sobre todo, por China que empuja para no ser considerado un estado que deba poner dinero para ese fondo ni que le aprieten para reducir las emisiones de CO2 más allá de lo que ella misma considera.

Casi al mismo tiempo que hablaba Timmermans, el presidente de la COP, el egipcio Sameh Shoukry, pasaba la pelota enteramente a las delegaciones una vez que redactó los borradores de decisiones: “Las partes deben estar a la altura y tomar la responsabilidad para hallar las zonas de consenso y moverse hacia allí”.

Shoukry remató que “hace falta flexibilidad en todas las partes. La mayoría han sido receptivas a nuestros textos y los consideran equilibrados. Es su turno”.

RR

Etiquetas
stats