El Kremlin acusa al gobierno ucraniano de impedir la exportación de cereales

Un campo de cultivo en una carretera en las inmediaciones de Dnipró, la cuarta ciudad más poblada de Ucrania, a orillas del río Dniéper, al este del país.

elDiarioAR

0

El desminado del Mar Negro es indispensable para una reanudación del comercio internacional del granos que evitaría un agravamiento agudo de la crisis alimentaria mundial inminente, declaró el vocero de la Presidencia Rusa, en su conferencia de prensa del martes. Desde que Rusia inició sus operaciones militares en Ucrania el pasado 24 de febrero, “el hecho es que los puertos ucranianos han sido fuertemente minados y la navegación es sumamente riesgosa”, dijo Dmitri Peskov en su rueda diaria.

Bielorrusia: las sanciones consolidan su alianza militar con Rusia y afectan a países como Brasil al bloquear el comercio de fertilizantes

Bielorrusia: las sanciones consolidan su alianza militar con Rusia y afectan a países como Brasil al bloquear el comercio de fertilizantes

Moscú acusa a los nacionalistas y ultraderechistas ucranianos, a los que dice combatir en territorio del país vecino, del minado de los puertos.

EEUU aseguró el lunes que apoya las negociaciones de la ONU con Rusia y Ucrania para tratar de devolver a los mercados internacionales las exportaciones de productos agrícolas. El comercio se ha visto paralizado por la guerra. Según las Naciones Unidas, los efectos de la paralización ya se advierten, y han hecho que suban los precios y aumente el hambre en el mundo. En espacial, el escenario futuro de un desabastecimiento global de cereales es particularmente alarmante. Ucrania y Rusia sumadas exportan un tercio de todo el trigo comercializado en el mundo. Su destino más importante lo constituyen los países más necesitados de África y Asia, que son importadores netos, sin ninguna o muy poca producción local.

Ucrania y Rusia sumadas exportan un tercio de todo el trigo comercializado en el mundo. Su destino más importante lo constituyen los países más necesitados de África y Asia, que son importadores netos, sin ninguna o muy poca producción local.

En los últimos días, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha subrayado que tanto alimentos como fertilizantes de Ucrania y de Rusia deben volver cuanto antes a circular para evitar que el hambre se multiplique en el mundo. Ha apostado por “una acción rápida y decisiva” en este ámbito, en el que está tratando de lograr algún entendimiento entre Moscú y Kiev.

Desde el inicio de la operación militar especial rusa en suelo ucraniano, Naciones Unidas ha prevenido de si se detiene el flujo exportador de cereales y fertilizantes el efecto puede ser devastador. Sobre todo para decenas de países pobres que dependen directamente, y únicamente, de los productos rusos y ucranianos. Y también bielorrusos, gran exportador mundial de potasa; el gobierno de Minsk es el más abierto y declarado aliado bélico de Moscú.

Como en la Guerra Fría, ya se habla de una replicación planetaria del 'efecto dominó'. A la parálisis comercial de las exportaciones desde el Mar Negro, países superpoblados como Egipto o Filipinas, que no producen sus alimentos, manifiestan su alarma ante el anuncio de que en países que serían mercados alternativos donde adquirir sus granos, como la India, el gobierno, ante el temor del desabastecimiento nacional, hayan prohibido temporariamente la exportación de trigo.

El Kremlin afirma no estar en desacuerdo. Sólo que, insistió hoy, para que el grano ucraniano vuelva al mercado internacional se necesita primero “una operación para el desminado” de los puertos.

“Es una operación muy difícil pero por el momento, la navegación en esas zonas es muy peligrosa”, dijo Peskov. El portavoz del Kremlin añadió que este asunto había sido tratado personal y especialmente por el presidente ruso Putin con el portugués Guterres durante la reciente visita del Secretario General de la ONU a Moscú.

AGB con información de diarios, agencias y fuentes

Etiquetas
stats