La desaparición de Peng Shuai: ¿Qué ha pasado con la estrella del tenis chino?

Imagen difundida en las redes sociales para buscar a la tenista Peng Shuai

Helen Davidson

Taipei (Taiwán) —

0

¿Quién es Peng Shuai?

Peng Shuai, de 35 años, es una de las estrellas deportivas más reconocidas de China. La tenista fue la número uno del mundo de tenis en la modalidad de dobles, alcanzó el número 14 en la clasificación de individuales y ganó dos Grand Slams de dobles femeninos en Wimbledon en 2013 y el Abierto de Francia en 2014. También compitió en múltiples Juegos Olímpicos.

Preocupación por el paradero de la tenista que acusó de agresión sexual a un ex viceprimer ministro chino

Preocupación por el paradero de la tenista que acusó de agresión sexual a un ex viceprimer ministro chino

Ahora, Peng es objeto de especulación y preocupación a nivel internacional después de que a principios de este mes publicara acusaciones de agresión sexual contra un poderoso exfuncionario del Gobierno. No se la ha visto desde entonces.

¿Qué ha pasado?

El 2 de noviembre, Peng publicó un extenso comunicado en Weibo, una red social china similar a Twitter, en el que acusaba al antiguo viceprimer ministro del país, Zhang Gaoli, de haberla agredido sexualmente.

Peng dijo que ella y Zhang, que ahora tiene 75 años, habían tenido durante varios años una "relación" extramatrimonial intermitente. Según su relato, Zhang había dejado de ponerse en contacto con ella después de ascender en las filas del Partido Comunista pero hace unos tres años la invitó a jugar al tenis con él y su esposa y luego la agredió sexualmente en su casa.

En su publicación en Weibo, Peng dijo que no podía presentar ninguna prueba de su acusación, pero que estaba decidida a expresarla. "Como un huevo golpeando una piedra, o una polilla que va a la llama, arriesgándose a la autodestrucción, diré la verdad sobre ti", escribió.

La acusación es la más significativa del movimiento #MeToo de China, que ha luchado por ganar terreno frente a la estricta censura, un sistema judicial opaco y la hostilidad social y política. Nunca antes se había presentado una acusación pública contra un alto funcionario del Partido Comunista chino, y menos aún uno de tan alto rango como Zhang.

¿Cómo reaccionó China?

Los estrictos censores chinos borraron el mensaje de la tenista en menos de 30 minutos, pero aún así se hizo viral. A medida que la gente trataba de discutir y compartir la noticia, los censores tomaron medidas drásticas, bloqueando palabras clave como "tenis", deshabilitando los comentarios en la cuenta de Peng y eliminando numerosas referencias a ella del Internet chino.

No ha habido respuesta oficial. Ni el Gobierno chino ni Zhang, que formaba parte del máximo órgano de gobierno del Partido Comunista, el Comité Permanente del Politburó, compuesto por siete miembros, han respondido a las preguntas de los medios de comunicación ni han hecho declaraciones públicas. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, que se ocupa de la prensa extranjera, ha dicho que no es una cuestión diplomática y que no tiene conocimiento del incidente.

¿Cómo ha reaccionado el mundo del tenis?

La Asociación de Tenis Femenino (WTA), a través de su director ejecutivo Steve Simon, ha exigido una investigación completa de las acusaciones de Peng. Simon ha dicho que había recibido "garantías" de la Asociación China de Tenis (CTA) de que Peng estaba "a salvo y sin ninguna amenaza física", pero nadie de la WTA ha podido ponerse en contacto con ella para confirmarlo.

En varias declaraciones y entrevistas, Simon ha dejado claro que la WTA esperaba que se tomaran medidas respecto a las denuncias de Peng, y que la asociación está dispuesta a poner en peligro el lucrativo acceso al mercado chino para garantizarlo.

Simon dijo que no se podían pasar por alto las acusaciones de agresión sexual a una jugadora. "Por supuesto, estamos dispuestos a retirar nuestro negocio y lidiar con todas las complicaciones que conlleva", dijo Simon a la CNN. "Porque esto es esto es de verdad más importante que el negocio. Las mujeres deben ser respetadas y no censuradas".

Las estrellas del tenis también se han unido a la campaña, publicando comentarios a menudo con la etiqueta #WhereIsPengShuai (Dónde Está Peng Shuai). Serena Williams, Naomi Osaka, Kim Cljisters, Martina Navratilova y Stanislas Wawrinka son algunas de las que han pedido respuestas. El futbolista español Gerard Piqué, fundador y presidente del grupo inversor que coordina la Copa Davis, también ha enviado un mensaje a sus más de 20 millones de seguidores.

Ahora se pide la intervención del Comité Olímpico Internacional. Pekín acogerá los Juegos de Invierno en febrero y ya ha sido objeto de peticiones de boicot. El COI se ha negado a hacer comentarios y ha dicho crípticamente: "La experiencia demuestra que la diplomacia silenciosa ofrece la mejor oportunidad para encontrar una solución a cuestiones de esta naturaleza".

¿Dónde está?

Mientras se intensificaban las demandas de respuestas, la cadena estatal china en lengua inglesa CGTN dijo que Peng había enviado un correo electrónico a Simon para decirle que "todo está bien". Como prueba, la emisora tuiteó una captura de pantalla de un bloque de texto que, según la cadena, era el correo electrónico.

"La noticia en ese comunicado [de la WTA], incluyendo la acusación de agresión sexual, no es cierta. No estoy desaparecida, ni estoy en peligro. Solo he estado descansando en casa y todo está bien. Gracias de nuevo por preocuparos por mí".

Simon y la WTA no creen que el correo electrónico provenga de Peng y han dicho que solo aumenta su preocupación. "Me cuesta creer que Peng Shuai haya escrito realmente el correo electrónico que recibimos o que crea lo que se le atribuye", dijo Simon en un comunicado.

Hay otros elementos que también han suscitado escepticismo. El lenguaje de la carta es similar al de anteriores confesiones forzadas de detenidos en China, la captura de pantalla incluye un cursor visible en el texto y no se publicó en ningún lugar dentro de China, ni en chino.

Este jueves, Hu Xijin, director del tabloide estatal Global Times, ha dicho que no creía que Shuai hubiera sido objeto de ninguna "represalia". Sin embargo, en una señal de la sensibilidad existente en China, Hu, que suele hablar con libertad, no especificó la acusación, sino que se refirió a "las cosas que la gente habla".

Traducción de Lara Lema.

Etiquetas
stats