Podcast

Argentina es un barco que flota y ese es su fuerte a nivel internacional

Nota: a partir del 9 de mayo de 2021, Ágora sale solo en formato audio debido a decisiones técnicas producto de la llegada de este podcast a la plataforma Spotify, en la que, cada domingo, los lectores de elDiarioAR podrán encontrar un nuevo episodio.

MEC: ¿Qué tal, Andrés?

AM: Hola, MEC. ¿Cómo andás?

MEC: ¿Cómo ves la gira mágica y misteriosa del presidente Alberto Fernández en tus actuales pagos?

AM: Me opongo. Por eso me vine a Olavarría. 

MEC: Ah, ¿en serio?

AM: Estoy viajero. Pero estuve en Portugal mientras estuvo la comitiva argentina. Así que seguí el principio de la gira por Portugal, por España. Después me vine y ahora la estoy mirando por TV.

MEC: ¿Y cómo dirías que... o qué es lo que te llama la atención, qué te parece notable del viaje actual?

AM: Dos cosas: la primera es la selección de países. No son países clave. Va a ser importante la reunión con Kristalina (Georgieva) porque el Fondo Monetario es el objeto de todos los deseos del Gobierno. Pero la podía haber encontrado en cualquier otro lugar. Países más relevantes hubieran sido, por supuesto, Estados Unidos e, incluso, Alemania, que es el acreedor más importante en el Club de París. Pero estos son países amables, en los cuales el presidente va a encontrar una buena recepción. Y acá viene mi segundo punto: ¿qué es lo que tiene de atractivo Alberto Fernández o Argentina para ofrecerle a los países europeos? Y me parece que lo más importante de todo, y es muy importante, es que Alberto no es Bolsonaro. Estamos pasando por un momento en el cual América del sur espanta, horroriza. Y no solamente por la violencia en Colombia, la inestabilidad en Perú, la incertidumbre en Chile. Es sobre todo este personaje que les parece tan extraño a los europeos, aunque ellos tuvieron peores el siglo pasado, y que no solamente tiene alardes militaristas sino que les quema los bosques. Y por comparación Argentina es un remanso.

¿Qué es lo que tiene de atractivo Alberto Fernández o Argentina para ofrecerle a los países europeos? Y me parece que lo más importante de todo, y es muy importante, es que Alberto no es Bolsonaro". (AM)

MEC: Sí. Una pequeña anécdota: hace una semana me llamaron, me contactaron para hacerme una nota para un canal de cable de EEUU y a los dos días me dijeron: "Perdón, muchas disculpas pero la tenemos que desinvitar porque justo explotó la crisis de Colombia y en este momento Argentina nos parece que no es un caso para tratar". Y la verdad es que lo que yo le contesté es: "Me alivia y me llena casi de felicidad que me digan esto". Es decir, que alguien me llame y me diga: consideramos que en este momento Argentina no es noticiable, para decirlo de esta manera.

AM: Tal cual. En este polvorín en el que estamos insertos en América del sur no ser noticia es la mejor noticia. 

MEC: Creo que es interesante también... No sé si leíste una nota de Juan Gabriel Tokatlian, que es un politólogo que yo siempre leo con mucha atención, que decía que le parecía que estaba en este momento... que algunos análisis... específicamente hablaba de EEUU, pero que desde Sudamérica le dan más importancia a Venezuela de la que Venezuela tiene afuera, digamos. Que hoy a EEUU le preocupa mucho más la relación con China, le preocupa mucho más el manejo que están haciendo de la pandemia grandes países como India o como Brasil que el caso venezolano. Yo no sé... Digo, vos decís: lo mejor que tiene Alberto Fernández es que no es Bolsonaro. Tal vez habría que agregar también que tampoco es Maduro.

Desde Sudamérica le dan más importancia a Venezuela de la que tiene afuera. Hoy a EEUU le preocupa mucho más la relación con China, el manejo que están haciendo de la pandemia grandes países como India o como Brasil que el caso venezolano". (MEC)

AM: Completamente de acuerdo. Son los dos locos. Obviamente no es así como te lo van a decir diplomáticamente, pero si hablás con diplomáticos o con gobernantes de otros países sí los van a llamar esta manera, si no cosas peores. Pero locos en el sentido de imprevisibles es una que utilizan bastante. En el caso de EEUU, por supuesto, es imposible no coincidir con Juan Gabriel, que es alguien que conoce. Pero lo que observo es justamente una reducción del área de intereses que tiene EEUU respecto a América Latina. Tradicionalmente los intereses de EEUU se podían simplificar en la fórmula de la relatividad, la de Einstein: e = mc2. Pero en vez de energía, masa y velocidad de la luz era energía sí, por el tema del petróleo, la m de migraciones y la c de cocaína al cuadrado. Y ahora fíjate que petróleo ya no precisan, porque se autoabastecen. Y cocaína ya no precisan porque se autoabastecen. Tienen su propio y sintéticos. Las migraciones los preocupan. Y las migraciones que los preocupan vienen de América central, triángulo norte, y pasan a través de México. Lo que hay de ahí para abajo les preocupa bastante menos, sobre todo porque los venezolanos que migran a EEUU son los que tienen plata. Los pobres se quedan en la región. Y por eso Venezuela ya no es prioridad.

MEC: Y frente a esto, ¿qué puede hacer Argentina para apalancar esto? Porque esto que estamos hablando hasta ahora es como por default. No sé si se entiende. O sea, bueno, lo bueno que tenemos es que estamos en el medio de la tabla. ¿Hay posibilidades de transformar esto en algún tipo de... no quiero decir de estructura de poder, pero podemos utilizar esto para avanzar alguna agenda propia o simplemente tenemos que estar así navegando, por decirlo de alguna manera? 

AM: Mi impresión, y esto viene desde hace tiempo, desde que se formó el G20, es que Argentina apela su capacidad de daño más que a su potencial de construir gobernancia global. ¿Por qué digo esto? En el G20 están las, suponemos, 20 mayores economías del mundo. Pero en la práctica no es así. Están 18 países que tienen la mayor economía más la Unión Europea más Argentina, que debe estar treinta y pico. Y Argentina está ahí por el riesgo sistémico, como lo llamaban. El daño que puede causar si explota. Y hoy me parece que el mejor argumento que sigue teniendo Argentina es: no nos hagan explotar porque van a tener un Maduro o un Bolsonaro más. Aprovechen que somos estables, que somos tranquilos y dennos una manito, porque si no toda la región se vuelve un polvorín. Y, por ahora, nosotros estamos estabilizando.

Hoy me parece que el mejor argumento que sigue teniendo Argentina es: no nos hagan explotar porque van a tener un Maduro o un Bolsonaro más". (AM)

MEC: También estamos en un momento... Yo hace poco publiqué algo donde decía que me parecía... me mostraba mi insatisfacción con respecto a muchas lecturas que yo leo que dicen, bueno, ahora el mundo otra vez gira a la izquierda y otra giramos a la derecha o giramos a la izquierda. Entonces, no sé, gana Bolsonaro y teóricamente toda la región iba a girar a la derecha. Vuelve a ganar el MAS en Bolivia y teóricamente toda la región iba a volver a girar a la izquierda. Y a mí me parece que estamos en un momento en el cual la moneda está en el aire. O sea, realmente hoy es más... Yo no encuentro la posibilidad, como vos decís, bueno, estos son países amables pero no los importantes. No se sabe bien para dónde va a girar Alemania. EEUU está en una situación de mucha incertidumbre. Ganó un gobierno como el de Joe Biden, que está haciendo una especie de retorno al keynesianismo, pero el partido republicano realmente hoy se transformó en un partido de ultraderecha. Lo digo esto... Si vos ves los estudios que miden ideológicamente partidos, hoy el partido republicano está mucho más cerca de los partidos de ultraderecha europeos, como la ultraderecha alemana, la austríaca, etcétera, que de los partidos de centroderecha. Entonces, la verdad, que también hay un momento de gran... Me parece que es un momento de flujo o de mareas que no se sabe, para seguir con esta metáfora de la navegación, que no se sabe bien adónde van a terminar sistémicamente.

Me parece que estamos en un momento en el cual la moneda está en el aire". (MEC)

AM: Es así. Me encantó lo que escribiste en Cenital y no podría estar más de acuerdo. Más que giros, lo que tenemos es turbulencias. El barco que sube y baja con las olas o con la marea y no sabemos en qué dirección. La dirección acá es irrelevante. El tema es que la marea, la incertidumbre, la turbulencia nos pueden volcar en cualquier momento. Y es justamente a eso a lo que hacía referencia cuando decía que Argentina hoy de afuera la ven como un barco que flota, mientras Venezuela ya se hundió y Brasil en cualquier momento.

Argentina hoy de afuera la ven como un barco que flota, mientras Venezuela ya se hundió y Brasil en cualquier momento". (AM)

MEC: Bueno, veamos cómo flotamos esta semana entonces.

AM: Estamos optimistas, a pesar de todo.

MEC: Bueno, la sensatez es optimismo en este momento. A mí me parece. Y también es una cosa interesantes que podemos charlar en otro momento. A mí me da la sensación de que estamos en un momento en el cual los extremos del continuum ideológico, es decir, más a la izquierda y más a la derecha, son momentos de gran pesimismo. O sea, las opciones más polarizadas a la izquierda sienten que, bueno, que la derecha avanza, que todo es tremendo. Y las opciones más polarizadas de derecha sienten que están en un momento en el cual culturalmente perdieron, digamos. Avanza la la agenda feminista, avanza la agenda que no es la que ellos quieren. Tal vez me parece que una especie de cauta navegación por el medio, extrañamente, es el camino que te lleva a un cierto optimismo, me parece.

AM: En un mundo de locos, la cordura es revolucionaria.

MEC/AM

Etiquetas
stats