A 20 años de Kosteki y Santillán, la Justicia volvió a rechazar la libertad condicional del ex comisario Alfredo Fanchiotti

A pocos días del 26 de junio, fecha en que se conmemora el vigésimo aniversario de los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en lo que se llamó la “Masacre de Avellaneda”, la Justicia rechazó la libertad condicional de uno de los acusados: el ex comisario de la Policía bonaerense Alfredo Fanchiotti.

La decisión de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal del Departamento Judicial Lomas de Zamora –Sala III–, ante el pedido de la defensa de Fanchiotti, tiene fecha del pasado jueves 16, pero se conoció hoy a través de la Comisión Independiente Justicia por Darío y Maxi. También la defensa del otro acusado por los crímenes, el ex cabo Alejandro Acosta, había pedido salidas transitorias, pero aún no se conoce qué hará la Justicia al respecto.

“Fanchiotti hasta el día de hoy, y a pesar de que pasaron 20 años, actúa como si fuera funcionario público y comisario. Siempre se ha negado en colaborar con la investigación para hablar acerca de quién le dio la orden de la represión, y su silencio es lo que leyó la Cámara para rechazar sus salidas transitorias”, explicó a elDiarioAR Orlando Agüero, dirigente del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), una de las principales organizaciones que está preparando varios actos homenaje durante todo el fin de semana en las inmediaciones del Puente Pueyrredón.

La “Masacre de Avellaneda” ocurrió el 26 de junio de 2002, apenas meses después de la caída de Fernando de la Rúa y cuando el gobierno provisional estaba a cargo de Eduardo Duhalde. Su secretario general en la Presidencia era Aníbal Fernández –hoy ministro de Seguridad– y el gobernador bonaerense era Felipe Solá, ex canciller de Alberto Fernández. La represión a cargo de las fuerzas de la Policía Federal intentaron detener el avance de varias columnas de agrupaciones piqueteras, que reclaman por la dramática situación socioeconómica que atravesaba el país. 

Kosteki, de 25 años y militante hacía dos meses en el MTD-Guernica, y Santillán, de 21 años y referente del MTD-Lanús, fueron las principales víctimas de un operativo policial que dejó un saldo de al menos 33 heridos. Fueron atacados dentro de la estación ferroviaria de Avellaneda, que en su homenaje hoy lleva sus nombres. 

Condenados a cadena perpetua y detenidos en la Unidad N° 11 de Baradero, no es la primera vez que Fanchiotti y Acosta piden la libertad condicional y la posibilidad de gozar de salidas transitorias, aunque siempre la Justicia se los negó. “Nosotros interpusimos varios escritos desde la querella con la intención de observar que no eran presos comunes, que formaban parte de la fuerzas de seguridad y que fueron parte necesaria de un armado de la más alta cúpula del gobierno para llevar adelante un crimen de Estado”, señaló Agüero.

En la Justicia no avanzó la causa por las vinculaciones políticas detrás de la Masacre de Avellaneda, que la querella apunta contra Duhalde, Fernández, Solá y también el ex titular de la ex SIDE, Carlos Soria, el ex canciller Carlos Ruckauf –que había alertado en la previa que iba a haber “días de desbordes”–, y el entonces ministro de Seguridad de la provincia, Luis Genoud, actual juez de la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

Ese expediente duerme en Comodoro Py, en la fiscalía de Paloma Ochoa y el juzgado de Ariel Lijo. “Jamás citaron a ninguno de los nombres que se propusieron en las testimoniales que presentamos”, se quejó Agüero. “La Justicia dice que le faltan datos, que no se puede acusar a nadie; sin embargo, hay información muy valiosa presentado, por ejemplo la declaración de Oscar Laborde (N. de R: entonces intendente de Avellaneda y hoy flamante embajador en Venezuela) quien declaró haber recibido amenazas de Juan José Álvarez, ex secretario de Seguridad, para que no dijera nada sobre la presencia de fuerzas federales en la provincia de Buenos Aires, lo que no estaba permitido en su momento”, planteó el dirigente del FPDS. Además, señaló que recientemente sumaron como prueba un documental sobre el 2001 dirigido por el periodista Alejandro Bercovich, en el que “Duhalde asegura que dio la orden de que los piqueteros no pasaran a la Capital y que les cortaran el puente”.

En homenaje a Kosteki y Santillán, el FPDS y un sinfín de organizaciones sociales y de derechos humanos realizarán varios homenajes el sábado y domingo próximos. El sábado las actividades comenzarán a las 11 en la estación de tren y durante la noche habrá una vigilia debajo del puente Pueyrredón. El domingo, el acto central será sobre el puente, entre las 12 y las 13, el horario en que fueron asesinados los militantes sociales en manos de Fanchiotti y Acosta.

CC

A pocos días del 26 de junio, fecha en que se conmemora el vigésimo aniversario de los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en lo que se llamó la “Masacre de Avellaneda”, la Justicia rechazó la libertad condicional de uno de los acusados: el ex comisario de la Policía bonaerense Alfredo Fanchiotti.

La decisión de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal del Departamento Judicial Lomas de Zamora –Sala III–, ante el pedido de la defensa de Fanchiotti, tiene fecha del pasado jueves 16, pero se conoció hoy a través de la Comisión Independiente Justicia por Darío y Maxi. También la defensa del otro acusado por los crímenes, el ex cabo Alejandro Acosta, había pedido salidas transitorias, pero aún no se conoce qué hará la Justicia al respecto.

“Fanchiotti hasta el día de hoy, y a pesar de que pasaron 20 años, actúa como si fuera funcionario público y comisario. Siempre se ha negado en colaborar con la investigación para hablar acerca de quién le dio la orden de la represión, y su silencio es lo que leyó la Cámara para rechazar sus salidas transitorias”, explicó a elDiarioAR Orlando Agüero, dirigente del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), una de las principales organizaciones que está preparando varios actos homenaje durante todo el fin de semana en las inmediaciones del Puente Pueyrredón.

La “Masacre de Avellaneda” ocurrió el 26 de junio de 2002, apenas meses después de la caída de Fernando de la Rúa y cuando el gobierno provisional estaba a cargo de Eduardo Duhalde. Su secretario general en la Presidencia era Aníbal Fernández –hoy ministro de Seguridad– y el gobernador bonaerense era Felipe Solá, ex canciller de Alberto Fernández. La represión a cargo de las fuerzas de la Policía Federal intentaron detener el avance de varias columnas de agrupaciones piqueteras, que reclaman por la dramática situación socioeconómica que atravesaba el país. 

Kosteki, de 25 años y militante hacía dos meses en el MTD-Guernica, y Santillán, de 21 años y referente del MTD-Lanús, fueron las principales víctimas de un operativo policial que dejó un saldo de al menos 33 heridos. Fueron atacados dentro de la estación ferroviaria de Avellaneda, que en su homenaje hoy lleva sus nombres. 

Condenados a cadena perpetua y detenidos en la Unidad N° 11 de Baradero, no es la primera vez que Fanchiotti y Acosta piden la libertad condicional y la posibilidad de gozar de salidas transitorias, aunque siempre la Justicia se los negó. “Nosotros interpusimos varios escritos desde la querella con la intención de observar que no eran presos comunes, que formaban parte de la fuerzas de seguridad y que fueron parte necesaria de un armado de la más alta cúpula del gobierno para llevar adelante un crimen de Estado”, señaló Agüero.

En la Justicia no avanzó la causa por las vinculaciones políticas detrás de la Masacre de Avellaneda, que la querella apunta contra Duhalde, Fernández, Solá y también el ex titular de la ex SIDE, Carlos Soria, el ex canciller Carlos Ruckauf –que había alertado en la previa que iba a haber “días de desbordes”–, y el entonces ministro de Seguridad de la provincia, Luis Genoud, actual juez de la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

Ese expediente duerme en Comodoro Py, en la fiscalía de Paloma Ochoa y el juzgado de Ariel Lijo. “Jamás citaron a ninguno de los nombres que se propusieron en las testimoniales que presentamos”, se quejó Agüero. “La Justicia dice que le faltan datos, que no se puede acusar a nadie; sin embargo, hay información muy valiosa presentado, por ejemplo la declaración de Oscar Laborde (N. de R: entonces intendente de Avellaneda y hoy flamante embajador en Venezuela) quien declaró haber recibido amenazas de Juan José Álvarez, ex secretario de Seguridad, para que no dijera nada sobre la presencia de fuerzas federales en la provincia de Buenos Aires, lo que no estaba permitido en su momento”, planteó el dirigente del FPDS. Además, señaló que recientemente sumaron como prueba un documental sobre el 2001 dirigido por el periodista Alejandro Bercovich, en el que “Duhalde asegura que dio la orden de que los piqueteros no pasaran a la Capital y que les cortaran el puente”.

En homenaje a Kosteki y Santillán, el FPDS y un sinfín de organizaciones sociales y de derechos humanos realizarán varios homenajes el sábado y domingo próximos. El sábado las actividades comenzarán a las 11 en la estación de tren y durante la noche habrá una vigilia debajo del puente Pueyrredón. El domingo, el acto central será sobre el puente, entre las 12 y las 13, el horario en que fueron asesinados los militantes sociales en manos de Fanchiotti y Acosta.

CC

A pocos días del 26 de junio, fecha en que se conmemora el vigésimo aniversario de los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en lo que se llamó la “Masacre de Avellaneda”, la Justicia rechazó la libertad condicional de uno de los acusados: el ex comisario de la Policía bonaerense Alfredo Fanchiotti.

La decisión de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal del Departamento Judicial Lomas de Zamora –Sala III–, ante el pedido de la defensa de Fanchiotti, tiene fecha del pasado jueves 16, pero se conoció hoy a través de la Comisión Independiente Justicia por Darío y Maxi. También la defensa del otro acusado por los crímenes, el ex cabo Alejandro Acosta, había pedido salidas transitorias, pero aún no se conoce qué hará la Justicia al respecto.