Cristina volvió a cruzar al Presidente, citó a Perón y dijo que “a la gente hay que persuadirla con hechos”

Cristina Kirchner, en el acto de este sábado en Ensenado

elDiarioAR


0

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hoy que “a la gente hay que persuadirla con hechos” al citar a Juan Domingo Perón durante un acto en la ciudad bonaerense de Ensenada como parte de los homenajes del Frente de Todos (FdT) por el 48º aniversario de la muerte del líder del justicialismo. El presidente Alberto Fernández había dicho en el acto del viernes en la CGT, el otro homenaje a Perón, que él prefería “persuadir” en lugar de “imponer” en el contexto de su pelea pública con la vicepresidenta.

“Comprendamos cuál es el verdadero sentido del poder cuando la gente nos inviste con ese poder”, dijo en el marco de un acto en el que no faltaron los cánticos militantes que la pedían nuevamente como Presidenta. Y de manera irónica cruzó a los funcionarios albertistas: “Cualquiera puede leer mi celular, no sé si todos pueden decir lo mismo”. Mediante esa frase mostró la conversación que tuvo con Carlos Zannini para acordar la reunión con el economista Carlos Melconian y reveló que el expresidente del Banco de la Nación “piensa como Martín Guzmán” sobre el rumbo de la economía.

Mientras se llevaba adelante el acto, Guzmán presentó su renuncia a cargo del Ministerio de Economía mediante una extensa carta publicada en redes sociales.

En paralelo, Cristina Kirchner cruzó una vez más al presidente Alberto Fernández, al citar un libro del fundador del movimiento peronista, que hablaba sobre la conducción política. “Yo no persuadí a la gente con palabras. Yo la persuadía con hechos y ejemplos”, parafraseó Cristina Kirchner al general.

“Perón cazó la lapicera y no la largó más. La usaba en función del pueblo”, remarcó la vicepresidenta en contraposición con lo dicho por Alberto Fernández en el acto organizado por la CGT, quien sostuvo que “el poder no pasa por ver quien tiene la lapicera, sino por quien tiene la capacidad de convencer”.

De esta manera, CFK reflotó sus dichos durante el acto por los 100 años de YPF, en el que le dijo al mandatario que le dio una lapicera para que la use a favor del pueblo.

Cristina se refirió a la situación económica de la Argentina y a la polémica por los planes sociales, que generó muchas chispas dentro del Frente de Todos. “Están enfrentando a los pobres contra los pobres”, dijo en un claro mensaje hacia su espacio.

“Tenemos que animarnos a sentarnos a discutir en serio sobre la verdadera causa de la inflación”, señaló al tiempo que afirmó que le gusta “escuchar a todos” y que si la convencen es “capaz de cambiar”. De esta manera, reiteró sobre su encuentro con el economista Carlos Melconian, con quien aseguró haber analizado “el problema bimonetario” de la economía argentina.

No soy una apologista del déficit fiscal, pero esa no es la causa de todos los problemas. Tenemos que encontrar la solución al problema de las corridas cambiarias, que se producen por la escasez de dólares”.

En relación a la asistencia social, Cristina Kirchner negó que esté a favor de eliminar los planes sociales y sostuvo que “hay un deporte nacional” de hacerle decir “cosas que no dice”. “Después de mi discurso de Avellaneda dijeron que quería terminar con los planes sociales. Recuerden que fue nuestro gobierno el que implementó la Asignación Universal por Hijo (AUH)”, enfatizó.

“A mí me apena mucho que pueda haber dirigentes de nuestro espacio político de que por el hecho de que las titulares de AUH sean las mujeres, el 94 por ciento son mujeres, digan que esto destruye a las familias porque esto forma el matriarcado. Cualquier dirigente puede decir cualquier cosa, el problema es si es un dirigente que diseña las políticas sociales del Gobierno”, expresó en alusión a Emilio Pérsico, secretario de Economía social, quien apuntó duro contra los años de gestión de Cristina Kirchner.

También habló de “reasignar los recursos más inteligentemente” y reclamó “comenzar a discutir” la implementación de “un ingreso universal básico”, iniciativa impulsada por el Frente Patria Grande, que tiene como referente a Juan Grabois.  “Si hay 7 millones de trabajadores informales, ¿por qué reciben solo un ingreso extra un 1.300.000?”, planteó la expresidenta.

Con la presencia de funcionarios muy ligados al kirchnerismo, la Vicepresidenta aseguró que “la realidad se cambia desde el Estado” como hizo Juan Domingo Perón y sostuvo que “hay sindicatos fuertes cuando hay políticas públicas”.

“El proceso capitalista debe ser conducido por el Estado”, afirmó y sostuvo en que “el mejor homenaje para el fundador del justicialismo ”es ver lo que hizo y tratar de arrimar el bochín“.

Tras la finalización de su discurso, la vicepresidenta salió donde se congregaban las columnas de adherentes de las distintas agrupaciones y les pidió seguir “militando con alegría para hacer que el peronismo gane las elecciones en 2023”.

“Quiero dejarles mi reflexión. Allá por el 2019, hice todo lo que tenía que hacer para que el peronismo vuelva a ser gobierno, espero que quienes tienen responsabilidades más altas vuelvan a hacer lo mismo que hice entonces para que el peronismo gane en 2023”, concluyó.

Con el de hoy, es la segunda vez en menos de dos semanas que la ex presidenta encabeza un acto. En la última oportunidad, había marcado desde Avellaneda las diferencias dentro de la coalición y en un pasaje puso su mirada sobre el rol actual de los movimientos sociales, algunos de ellos que son parte importante de la base de representación política de Alberto Fernández.

En el acto de hoy estuvieron su hijo, el diputado Máximo Kirchner; la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; los ministros Eduardo de Pedro y Julián Domínguez; el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el procurador del Tesoro, Carlos Zannini, ademas de intendentes y dirigentes.

CC

Etiquetas
stats