Los fans tenían razón: hay que liberar a Britney Spears

La cantante Britney Spears, de 39 años, está bajo la tutela legal de su padre desde hace 12 años. No puede disponer de sus bienes ni decidir nada.

 El viernes a la noche, a través de la plataforma Hulu, se estrenó el documental Framing Britney Spears, que relata de manera cronológica y detallada los hechos que dieron lugar a la polémica tutela legal que pesa sobre ella desde 2008.

De Britney Spears a Piazzolla: cuando el archivo habla

De Britney Spears a Piazzolla: cuando el archivo habla

Realizado y producido por periodistas del prestigioso diario The New York Times, el film cuenta con testimonios exclusivos, como el de Felicia Culotta, la mujer que se desempeñó como su fiel asistente desde sus comienzos, y del paparazzi Daniel Ramos, a cuya camioneta la cantante le propinó el famoso paraguazo durante su tortuoso 2007.

Para quienes aún no están tan sumergidos en el tema, Britney Spears, de 39 años, se encuentra bajo la tutela legal de su padre. Hace más de 12 años que la cantante no puede disponer de su dinero, manejar, votar, ni elegir qué notas dar a la prensa. Tampoco puede acceder a sus estudios médicos, realizar acuerdos de grabación, o utilizar sus redes sociales sin previa supervisión. El conservatorship -término utilizado para denominar a la tutela legal- comenzó siendo temporal pero luego se convirtió en algo permanente. Y son sus fans los que hace un tiempo comenzaron a visibilizar esta situación a modo de denuncia.

Framing Britney Spears hace un recorrido por la historia de la artista y el brutal hostigamiento que recibió por parte de la prensa a lo largo de los años. También hace hincapié en el sesgo machista con el que se la juzgó y cuestionó desde chica y en los cambios que hubo en su carrera a partir de las decisiones tomadas por su padre y el equipo de abogados que tomaron control de la tutela.

Pero lo más novedoso no son los testimonios exclusivos ni el material de archivo que logra rescatar a lo largo de casi una hora y media. Sino el aval y la convalidación que el documental hace de la hipótesis que sostuvieron sus fans en los últimos años: Britney es víctima de una tutela legal que la tiene sometida al control de su padre. Según aseguraron las autoridades judiciales en su momento, la tutela se estableció debido a que la cantante no se encontraba en condiciones mentales para ser autónoma. Pero si esto era así, ¿por qué siguió trabajando? ¿Cómo puede generar millones de dólares de ganancias?  Y si en cambio se encuentra mejor de lo que dicen, ¿por qué sigue sumergida en este proceso?

Según aseguraron las autoridades judiciales, la tutela se estableció debido a que la cantante no se encontraba en condiciones mentales para ser autónoma. Pero si esto era así, ¿por qué siguió trabajando? ¿Cómo puede generar millones de dólares?

Sus inicios

Para ordenar la información, el documental se remonta a sus inicios como participante de concursos de nuevos talentos con la compañía de su madre, su participación en el famoso Mickey Mouse Club -donde surgieron otras estrellas de la cultura pop como Cristina Aguilera y Justin Timberlake– hasta sus primeros pasos en la industria musical.

Todo lo que vino después del lanzamiento del disco Baby One More Time es bastante conocido. Su imagen de lolita y los 11 millones de copias que tuvo su álbum lanzamiento la ayudaron a consolidarse como “la princesa del pop”.  

El documental muestra a una muy joven Britney acompañada por su madre en su camino a la fama y a Jamie Spears, su padre, como una persona ausente durante el proceso artístico y siempre interesado en el aspecto económico.

El rol de la prensa

La crítica al rol que jugó la prensa es uno de los temas más importantes que aborda el documental. Vale recordar que en el momento pico de su carrera, una foto de la estrella pop llegó a valer un millón de dólares. “Todos querían una parte de ella”, afirmó uno de los paparazzi en el film. 

Cuando se conjugaron su crisis matrimonial, su separación, algunos excesos, y la lucha por la custodia de sus hijos, Britney estalló a la vista a de todos y todas. Esto no hizo más que aumentar la persecución de la prensa que devino en un acoso y hostigamiento permanente. En los archivos rescatados en el film se la puede escuchar a Britney gritar que por favor la dejen en paz porque tenía miedo de lo que podían hacerle. En más de una entrevista, Britney se quebró al no entender por qué los periodistas no le daban un respiro.

En ese entonces, surgieron las imágenes archiconocidas de ella rapándose el pelo y el episodio en que le da un paraguazo a la camioneta de un paparazzi en medio de un ataque de furia luego de una incesante persecución.

El paparazzi Sergio Ramos relata que aquella noche, Britney no había podido ver a sus hijos debido a la negativa del padre de sus hijos, Kevin Federline. A pesar de los constantes pedidos de Britney, Ramos continuó disparándole flashes y como consecuencia la cantante le pegó a su camioneta con un paraguas verde.

“Esa noche no fue una buena noche para ella, pero lo fue para nosotros porque fue una inyección de dinero”, aclara.

El documental también evidencia cómo incidió en la carrera de la cantante el machismo y misoginia. A Britney llegaron a preguntarle si se había operado las tetas, si era virgen, se le cuestionó la ropa, lo que decía, lo que hacía, si mascaba mucho chicle. Hasta se la llegó a acusar de mala madre luego de que apareciera manejando con uno de ellos en su regazo y sin cinturón de seguridad en vez de en el asiento de atrás mientras escapaba de los paparazzi para evitar que le hicieran daño.

La imagen de Britney “loca”, irracional y fuera de sí llegó a ser la más redituable de todas. Esta situación devino en todo tipo de burla lo que contribuyó a que se hable del tema de una manera liviana y jocosa.

El documental, que lejos está de ser “revelador”, busca visibilizar la situación de la cantante y legitimar la denuncia del movimiento #FreeBritney a contramano del tratamiento banal y superficial que persiste en muchos medios de comunicación - basados en los posteos que realiza la cantante en sus redes sociales-.

Pero, además, apunta a jugar un rol decisivo de cara a las próximas audiencias que se esperan a lo largo del 2021 que pueden echar luz sobre más detalles acerca de su situación. 

Cómo sigue su situación

Son dos las tutelas que pesan sobre Britney: una financiera y otra personal. La que viene avanzando es la primera. Hace pocos meses, su equipo de abogados comenzó a actuar más en línea de los derechos de Britney y de sus intereses, contrariamente a lo que venía ocurriendo.

El 10 de noviembre se realizó otra audiencia en la que la jueza autorizó la solicitud para que Bessemer Trust sea la compañía a cargo de sus finanzas, en línea con lo solicitado por Britney.

Entre las declaraciones que trascendieron de ese última audiencia se encuentra la de uno de lxs abogadxs de Britney quien aseguró: “Mi clienta en muchas ocasiones me dijo que le tiene miedo a su padre”. Y también la de su padre Jamie: “Britney es un caballo de carreras y tiene que ser tratada como tal”.

Etiquetas