De la escuela al microemprendimiento: en la economía popular trabajan casi el doble de jóvenes que en las empresas

Jóvenes de Somos Barrios de Pie en una olla popular.

Toyota contrató en la pandemia 500 jóvenes con secundaria completa, pero encontró dificultades para sumar otros 300. Sucede que, en un país donde sólo la mitad de los adolescentes terminan la escuela media a tiempo, los ingresantes en el mercado laboral encuentra poco hueco en las empresas y terminan empleándose en microemprendimientos y cooperativas. El nuevo Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (Renatep) demostró que los jóvenes de 18 a 24 años ocupados en ese sector casi duplican a los que consiguen un puesto en compañías privadas: 761.000 frente a 437.000. Las estadísticas incluyen sólo a los anotados en este censo estatal para programas sociales, por lo que la proporción puede resultar superior.

Voto joven: todas las claves para las próximas elecciones

Voto joven: todas las claves para las próximas elecciones

En las demás franjas etarias, son más los empleados en el sector privado que los de la economía popular. En el total, los primeros más que duplican a los segundos: suman 6,5 millones, frente a 2,8 millones.

En siete de las 23 provincias hay más trabajadores de la economía popular que de las empresas. A la cabeza figura Formosa, donde los microemprendedores y cooperativistas triplican a los empleados de firmas: 80.000 contra 24.000. Los otros seis distritos son Catamarca, Chaco, Jujuy, Misiones, Salta y Santiago del Estero.

¿Pero qué es la economía popular? El 26% de los inscriptos en el Renatep -seguramente hay más trabajadores del sector aún no registrados- atienden en comedores y merenderos comunitarios. Son los que paran la olla -como dicen en los barrios humildes- para contener el hambre. El 10% se dedica a servicios de limpieza. El 6,6% son agricultores; el 4,7%, vendedores ambulantes; el 4,2%, albañiles; el 3,9%, ayudantes en obras; el 3,6%, peluqueros, depiladoras, manicuras y masajistas; el 3,4%, cocineros; el 3,2% feriantes y el 2,4%, productores de alimentos. También hay gente que trabaja en huertas, viveros, venta directa, artesanías, talleres textiles, jardineros y pileteros, cartoneros, vendedores en puestos fijos, barrenderos de espacios públicos, cuidadores de niños y ancianos, periodistas de medios comunitarios y mecánicos de autos.

Los trabajadores de la economía popular se inscriben en forma voluntaria en el Renatep para participar de programas de trabajo, seguridad social y capacitación, de redes de comercialización y tener acceso a herramientas crediticias y de inclusión financiera que provee el Estado. No pueden anotarse los que trabajen en estos rubros pero presenten las siguientes incompatibilidades:

  • Ser titular de más de dos inmuebles.
  • Ser titular de más de tres automóviles. No se contemplan motos.
  • En ambos casos -inmuebles y automóviles- uno de los bienes debe estar afectado al emprendimiento económico.
  • Si además de trabajar en el sector de la economía popular, posee un empleo en relación de dependencia, el salario que recibe por este no puede superar el mínimo.
  • Si esta inscripto en el régimen de monotributo, sólo se admiten las categorías A, B, C y D y titulares del monotributo social.

AR

Etiquetas