ENTREVISTA

Horacio Cepeda, exsecretario de Planeamiento Estratégico: "La inversión de Ford en Argentina fue decidida con la salida de Brasil en mente"

Cepeda en sus años de funcionario en el Ministerio de Industria que conducía Débora Giorgi

La semana económica en Sudamérica comenzó con la bomba que tiró Ford al anunciar que eliminará 5.000 empleos en la región y dejará de fabricar unidades en Brasil. La icónica empresa de Michigan concentrará la producción en la Argentina y sólo dejará en la principal economía de Latinoamérica las oficinas de administración regional y el centro de Ingenieria y Desarrollo. 

“No es una buena noticia que cierre una planta en Brasil,” dijo Horacio Cepeda, quien fue secretario de Planeamiento Estratégico entre 2012 y 2015 en el Ministerio de Industria. “Dicho esto, y en términos relativos, es una buena noticia para la Argentina” que con el tiempo podría recuperar algún centro de Ingenieria y Desarrollo, “que se fueron a Brasil por el tamaño de los subisidios” que recién ahora descubrimos cuán grandes eran.

A continuación, una síntesis de la entrevista en la que Cepeda pone en contexto el signficado de la movida regional de Ford.

¿Cómo le explica la decisión de Ford a los que sabemos poco y nada de industria automotriz?

Hay diferentes razones por las cuales una compañía como Ford puede tomar esta decisión, que por otro lado no es la única empresa que potencialmente podría tomarla. Sin empezar a hacer la historia larga, quizás podríamos dividirlo en dos cuestiones. Primero,  cómo se maneja la compañía a nivel global...

Hace dos o tres años, Ford ya había amenazado con que se iba a ir y el Gobierno brasileño prorrogó los subsidios. O sea que en ese marco uno puede no puede decir que fue una sorpresa lo que está pasando.

Cepeda

¿Qué necesitamos saber de Ford en el mundo?

Está inmersa en un proceso de reestructuración a nivel global y de salida de su negocio core. En principio, salió de Rusia. Es decir, se concentró en algunos mercados y abandonó gran parte de los productos. No es extraño que esté pasando lo que está pasando porque es una decisión estratégica de cambiar el rumbo del negocio automotriz en el cual estaba metido. Es lo que le pasa a muchas compañías que no pueden sostener la orientación que está tomando el mercado mundial.

¿Cómo es esto?

Lo vimoes en la fusión de Peugeot con Fiat, que fue un movimiento en el mismo sentido. Antes de esa fusión, hubo una fusión previa de Chrysler con Fiat. O sea, está habiendo una reconfiguración a nivel mundial desde hace bastante tiempo en la industria, donde hay un fuerte proceso de concentración. Y Ford, que no se junta con nadie, decide hacer una reorientación estratégica de su negocio. Ya abandonó la producción de camiones. De hecho, la abandonó en Brasil en el 2019 y también en diferentes lugares. O sea, Ford salió de los camiones. Y ahora está saliendo de los autos. Por lo que la salida de Ford de Brasil, no es un movimiento extraño.

Parecio tomar a todo el mundo de sorpresa.

Hace dos años ya lo había insinuado. Hace dos o tres años, Ford ya había amenazado con que se iba a ir y el Gobierno brasileño prorrogó los beneficios de las leyes de desarrollo regional vinculadas a la industria automotriz. O sea que en ese marco uno puede no puede decir que fue una sorpresa lo que está pasando.

¿Cuál es la segunda cuestión?

Tiene que ver con estos programas de subsidios que creó Brasil para atraer inversiones automotrices. Los dos últimos programas de incentivo que Brasil usó, el Rota 2030, que está vigente, y el Innovar Auto, que fue el anterior, produjeron una sobrecapacidad en la industria automotriz brasileña, que ahora es gigantesca. Hubo un proceso de sobreinversión muy grande, y esos programas de crecimiento de la capacidad instalada vía subsidios son muy buenos cuando la producción va en crecimiento y hay un uso de esa capacidad abundante. Ahí está todo bien, pero cuando la producción se cae o se estanca, como les pasó a los brasileños, los números rojos de las compañías son gigantescos. Las compañías no siempre están preparadas para tolerar esas pérdidas. Y esto no solo le pasó a Ford. En Brasil también se instaló BMW, compañías asiáticas. Todas ampliaron sus plantas. Fiat hizo una planta. Volkswagen amplió otra. Hubo un nivel de sobreinversión que hace que ahora los números sean rojos. Entonces, si a la restructuración a nivel global le sumamos los números horrorosos que hay en Brasil, uno entiende que pasen estas decisiones digo.

Ahora, ¿cómo se explica que cierren Brasil y mantengan Argentina?

Es que el nicho de mercado al cual hoy se va a dedicar y especializar Ford es justo lo que hace en la Argentina. O sea, a nivel mundial Ford se va a especializar en camionetas. ¿Y dónde fabrica eso? En la Argentina. Bueno, la decisión de modernizar la planta aquí fue tomada con esta salida de Brasil en mente.

¿Eso es dato o su lectura?

Mi lectura. Hace como un año hubo mucha discusión por este tema porque iban a unificar la producción de la camioneta entre Ford y Volkswagen. Finalmente el acuerdo no se llegó para la Argentina. Volkswagen decidió seguir con su Amarok y y Ford con la Ranger, pero iban a compartir plataforma. Iban a hacer un proceso de fusión de alguna manera.

El nicho de mercado al cual hoy se va a dedicar y especializar Ford es justo lo que hace en la Argentina

Cepeda

¿Y qué pasó?

Al final decidieron que no lo iban a hacer y Ford decide hacer la inversión de los US$580 millones para abastecer desde acá de la región. Ése es el mapa de lo que está pasando. Pero la decisión, no es producto de que las condiciones de la Argentina sean mucho más competitiva que Brasi. Ni la doble indemnización, ni nada de eso. Tiene que ver con otras decisiones que nos exceden a todos nosotros como país. De hecho, en algún momento se temió que decidieran no hacer la inversión para la Ranger. Pero bueno, en algún momento tomaron la decisión de hacerla y la verdad que para Argentina es excelente que Ford no se vaya, que siga haciendo sido la camioneta y que Volkswagen también vaya a hacer la camioneta.

¿Esa inversión está confirmada?

En apariencia, por lo menos por ahora, es lo que se está discutiendo.

O sea, que dentro de lo difícil que es el cierre de tres plantas en Brasil, nos queda el consuelo de que la Argentina mantiene sus puestos de trabajo.

Exacto. Desde ese punto de vista es muy bueno. Lástima que no nos podemos traer el área de diseño e ingeniería que los van a mantener en Brasil. La verdad que sería excelente poder traerte el área de ingeniería que Ford tiene en Brasil. Quizás en algunos años se pueda discutir.

¿Por qué?

Porque tener un área de ingeniería facilita el desarrollo de piezas. Está en lo último de innovación tecnológica y forma recursos humanos que después se pueden aplicar en muchas otras áreas. Es muy importante tener al ingeniero. Argentina las perdió casi todas en la década de 1990. Todavía en los 2000 había áreas de ingeniería, pero Brasil, tanto con el programa Innovar Auto como con el Rota 2030, puso exigencias de desarrollo de ingeniería local para otorgar esos subsidios. Entonces algunas de las areas de ingeniería, que no eran muchas, que quedaban en Argentina, terminaron saliendo hacia Brasil, producto de las obligaciones que lesimponían los mecanismos de promoción brasileros. Fue un pena porque es crítico tener las áreas de Ingenieria.

¿Por qué?

Porque asegura estar en la ola de la innovación. Una cosa es fabricar lo que te mandan, con los planos que ellos te mandan los planos y vos sólo lo haces, y otra es estar en la discusión de cómo se hace. Tener el centro de Ingenieria y Diseño genera expertise. Se comparte la ola de la innovación. Lo que está pasando en el mundo, no sólo en la industria de los autos, es que hay dos o tres centros de diseño a nivel global. Entonces, quien tiene un centro de diseño, está jugando en primera, no en la B. Es decir, puede ser el rey de la manufactura, como le pasa en muchos casos a México, que es un excelente productor de vehículos, pero no tiene ningún centro de ingeniería. Es crítico tener el centro de Ingeniería. Argentina tiene la posibilidad de tener un centro de Ingeniería porque hay mano de obra barata, pero el último que tuvimos fue el de Peugeot a comienzos del 2000.

Cuando uno compara, Argentina no puso plata en su industria y Brasil puso mucha. La política argentina ha sido, entre comillas, muy eficiente versus la tremenda cantidad de plata que ahora comprobamos que puso Brasil.

Cepeda

Dijo que quizás esta salida de Ford no sea la única que vayamos a ver. ¿Qué otra empresa está de salida en la región?

Hago una aclaración primero. La duda que siempre tuvimos los que negociábamos acuerdos automotrices con Brasil era: ¿cuánta plata puso Brasil para conseguir las inversiones? Ésta fue siempre una discusión histórica y nosotros como argentinos nunca supimos cuánto puso Brasil. Hoy hay un número que es oficial, ya que la empresa Ford acaba de decir que para poder irse de Brasil tiene que devolver US$1.600 millones al gobierno brasileño por los subsidios que tomó. Si eso es lo que tienen que devolver, por lo que no cumplió, el subsidio debe ser equivalente a la inversión que hicieron. O sea, si tienen que devolver ese monto, quiere decir que recibieron US$4.000 millones. Sólo Ford. Y dicho esto, hay otros casos. En Brasil se está fabricando el clase A de Mercedes Benz. Land Rover tiene fabrica; BMW tiene fábrica. O sea, son plantas ineficientes, chicas, que sólo invirtieron ahí por los planes de incentivo. Entonces, no sería extraño que una vez que se va Ford, otras compañías digan “basta de perder plata, prefiero pagar lo que tengo hundido y salgo de este negocio”. Por eso no sería extraño que de repente alguna planta tipo BMW, o la parte de Mercedes de autos o Land Rover decidan irse. O alguna de las orientales.

¿Y cómo se compara la inversión en subsidios que hizo Brasil con la de Argentina.

Saber que Ford tiene que devolver este monto nos da una idea. Ahora queda confirmado que fue muchísimo. Cuando uno compara, Argentina no puso plata en su industria y Brasil puso mucha. La política argentina ha sido, entre comillas, muy eficiente porque mantiene la industria que tiene sin haber puesto plata, versus la tremenda cantidad de plata que ahora comprobamos que puso Brasil. Y Brasil tiene terribles problemas de escala. Es ineficiente. Le vende sólo a su mercado interno y a los argentinos. De nuevo, cuando uno compara el volumen de plata que pusieron y los resultados que obtuvieron, desde ese punto de vista, es mucho más exitoso Argentina porque no puso plata.

Pero Argentina sí tiene subsidios para la industria automotriz…

Nosotros tenemos la ley de incentivo a la compra de autopartes. Eso es lo que hemos tenido. Básicamente, se trata de un reintegro de la compra local de autopartes. No fue un subsidio a la inversión, que fue lo que dio Brasil. A través de reintegros impositivos, ellos tuvieron un esquema de incentivo de inversión. Son dos modelos bien diferentes.

PG

Etiquetas
stats