Bienestar

Cinco recetas con sobras para una alimentación consciente

Recetas de aprovechamiento

Elisabeth G. Iborra

0

Muchas veces pensamos en cómo hacer nuestra dieta un poco más saludable, nos encontramos alimentos por la heladera o la despensa con los que no sabemos qué hacer o nos aburrimos de cocinar y comer los mismos platos de siempre. 

Para ayudarnos a conseguir que nuestras recetas sean sanas y originales aprovechando las sobras, el proyecto Alimentación Consciente se erige como una estrategia que, con la ayuda de profesionales de la cocina y la nutrición consultados por Cruz Roja, pretende promover una alimentación saludable, consciente y sostenible entre toda la población.

En el marco de esta iniciativa, nos ceden cinco variadas y atractivas recetas que, además de convertirse en los platos estrella de vuestras mesas, serán una riquísima forma de introducir en casa otra forma de pensar la cocina.

1. Ensalada de pollo o pavo

Esta receta fácil y rápida para dos raciones se puede hacer con sobras de carne y con algunas de tus frutas favoritas que ya llevan un tiempo en la nevera y se están empezando a estropear. Además, si quieres añadir hidratos de carbono y proteína a tu plato (o deseas hacer tu ensalada gluten free) puedes intercambiar el cuscús por la quinoa, ya que también es una buena alternativa.

  • Lo primero es colocar en una sartén una cucharada de aceite con curry en polvo (a tu gusto) y rehogar mientras se va removiendo.
  • Poco después, añadir 100 g de cuscús o quinoa e hidratar con agua hirviendo.
  • Sazonar con sal, mezclar y dejarlo tapado durante 15 minutos. 
  • Cortar dos kiwis y un pimiento rojo en cubos y una hojita de apio en rodajas, a no ser que prefieras cualquier otra fruta. 
  • Mezclar 100 g de espinacas frescas y otras verduras que te apetezcan cortadas. Meterlas en una ensaladera.
  • Para completar la ensalada, cortar pavo en tiras (o las sobras de carnes que tengas), coger cinco nueces, picarlas y echar todo a la ensaladera. 
  • Una vez en el bol, soltar el cuscús con un tenedor y añadirlo también para acabar de mezclarlo todo junto. 
  • Esperar a que se enfríe y al plato, listo para disfrutar.

2. Hamburguesa de lentejas

En quince minutos puedes tener listas estas dos raciones de una hamburguesa diferente con la que, si aún no creías en todas las posibilidades de las legumbres en la cocina, ya tendrás la prueba. Una gran idea es aprovechar la temporada del aguacate para hacer recetas con él y así minimizar su impacto ambiental y social. 

  • Preparar 100/200 g de sobras de lentejas cocinadas, tres cucharadas de harina, cilantro, comino, ajo en polvo, una cucharadita de mostaza, sal, pimienta y un dátil cortado en trozos. Adicionar y batir con una batidora hasta conseguir una pasta.
  • Agregar una cebolla picada a la mezcla, sazonar con pimienta y triturar bien. Transferir a un vaso y mezclar con una chalota finamente picada. Cuando esté la mezcla consistente, dividirla en dos porciones, darle forma de hamburguesa y freír de ambos lados en una sartén con poco aceite.
  • Dentro del pan, colocar lechuga, aguacate con un poco de zumo de lima, la hamburguesa, ¡y a comer!

3. Huevos en tomate y atún

¿Dos raciones de este rico plato en 25 minutos? Además de rápido y fácil de hacer, es la receta perfecta para aprovechar esos tomates muy maduros que no sabes para qué utilizarlos. Como consejo consciente, la mejor opción para comprar atún en conserva es en su versión al natural o en aceite de oliva. Si escoges la última, se puede aprovechar el aceite para hacer rehogado o aliñar una ensalada. 

  • Para empezar, calentar un poco de aceite en una sartén. Cuando esté caliente, añadir media cebolla picada, dos dientes de ajo y pimentón al gusto.
  • Cuando la cebolla esté pochada, aregar 300 g de tomate maduro congelado o del que tengas en la nevera para aprovecharlo al máximo. Dejarlo cocinar.
  • Para seguir con la receta, añadir una lata de atún en aceite de oliva escurrido y salpimentar. Con una cuchara de madera, abrir espacio en la sartén y colocar dos huevos. Tapar y dejar que se cocine a fuego lento durante unos ocho minutos. 
  • Cuando esté listo, servir en el plato, cortar cilantro, colocarlo por encima y degustar.

4. Pollo con puerro

Es la receta perfecta de cuatro raciones para deshacerte de una manera rica y sana de los desperdicios que has congelado de otras recetas. El curry es el sabor esencial de este guiso, pero si quieres darle un poco más de vida, puedes aderezar con cualquier tipo de chile a tu gusto. Además, prueba a dejar atrás las habituales natas, utilizando yogur natural o, en este caso, yogur de coco.

  • Cortar 300 g pechuga de pollo en tiras finas y dorarlas en una sartén con dos cucharadas de aceite oliva virgen extra cuando esté caliente.
  • Añadir a la sartén el curry (y, si quieres, también el chile) y el comino y mezclarlo bien con las tiras de pollo. 
  • Agregar una cebolla pequeña picada, una hoja de apio, dos puerros enteros en rodajas, tallos de col congelados y una zanahoria cortada en palitos. 
  • Sazonar con sal y pimienta, mezclarlo todo y dejar que se cocine tapado y a fuego lento.
  • Cuando los vegetales estén cocinados, añadir el yogur de coco (o, en su defecto, natural). Mezclar bien y retirar del fuego.
  • Servir con arroz blanco como acompañamiento. 

5. Pudin de pan y manzana

Llegó la hora para los amantes de los postres. Este pudin de dos raciones es el indicado para aprovechar todo ese pan que se va poniendo duro sin darte cuenta. Además, utilizar fruta en los postres -en este caso la manzana-, es siempre una buena técnica para endulzarlos de manera saludable sin la necesidad de añadir azúcar.

  • Lo primero es dejar el horno preparado precalentándolo a 180ºC durante unos minutos. Mientras, batir dos huevos con un tenedor, añadir a los huevos batidos tres cucharadas de miel y mezclarlo bien. 
  • A la mezcla, añadir las sobras de pan partido en trozos y, después, dejar que absorba el líquido.
  • Poner la mezcla en un molde o dividir en dos moldes pequeños, cortar una manzana madura en láminas finas e introducir en la mezcla. Espolvorear con cuatro almendras picadas o laminadas.
  • Hornear durante 20 minutos, aguantar las ganas de probarla, dejar que se enfríe un poco y ¡a disfrutar del postre!

EI

Etiquetas
stats