GUERRA EN UCRANIA

Fotos de satélite documentan una fosa común excavada en Bucha el 10 de marzo, mucho antes de la retirada rusa

Imagen de satélite de la Iglesia de San Andrés, en Bucha, del pasado 10 de marzo, donde comienza a apreciarse la excavación que fue utilizada como fosa común

Vanesa Rodríguez

0

La retirada de las tropas rusas de la ciudad de Bucha, en Ucrania, ha dejado un rastro de horror y muerte. Las autoridades ucranianas, ONGs y periodistas internacionales que se encuentran sobre el terreno documentan que cientos de civiles fueron masacrados y sus cuerpos abandonados en las calles, muchos de ellos con signos de tortura. Fotos de satélite publicadas por la compañía Maxar, reflejan que ya desde el 10 de marzo se estaba excavando una fosa común en los alrededores de una de las iglesias. En aquellas fechas, esta ciudad cercana a Kiev estaba bajo el control de Rusia, que ahora niega cualquier responsabilidad sobre las muertes de civiles.

Zelenski llama "asesinos" a rusos y Moscú insiste en que quiere que sesione Consejo Seguridad ONU

Zelenski llama "asesinos" a rusos y Moscú insiste en que quiere que sesione Consejo Seguridad ONU

Las imágenes aéreas captadas por Maxar Technologies, compañía estadounidense que está documentando con fotos satelitales el terreno desde el inicio de la invasión rusa, muestran una fosa de unos 14 metros de largo excavada en los alrededores de una iglesia en Bucha, en el lugar donde ha sido encontrada una fosa común después de la retirada de las tropas rusas.

Según la compañía, los primeros signos de esta excavación en la iglesia de San Andrés fueron captados el 10 de marzo. Imágenes más recientes, del 31 de marzo, muestran la dimensión que llegó a tomar la zanja, con una longitud de aproximadamente “14 metros en la sección suroeste del área cercana a la Iglesia”.

Se desconoce cuántos cuerpos podrían haber sido enterrados en esta fosa común, pero The Moscow Times informa citando a AFP de que al menos 57 personas fueron sepultadas aquí.

Periodistas de AFP presentes en la fosa describen que “los cuerpos estaban sin enterrar o parcialmente enterrados. Todos estaban vestidos con ropa de civil”.

Periodistas de la agencia Reuters presentes en Bucha también han documentado la existencia de una fosa común en una iglesia y relataban que “todavía estaba abierta” y que “manos y pies asomaban a través de la arcilla roja”, aunque por ahora esta agencia no ha informado de si se trata del mismo templo fotografiado por Maxar.

Los servicios funerarios de la ciudad de Bucha han localizado y enterrado a unos 340 cadáveres de civiles encontrados en sus calles, informa el diario ucraniano Pravda. La fiscalía general de Ucrania ha cifrado este domingo en 410 el número de cadáveres de civiles recuperados hasta ahora en los suburbios del norte de Kiev tras la retirada de las tropas rusas.

Este domingo, Serguéi Nikiforov, portavoz de Zelenski, describía a la BBC lo que las autoridades ucranianas habían encontrado en las fosas comunes en Bucha. “Encontramos fosas comunes llenas de civiles. personas con las manos y los pies atados y con agujeros de bala en la nuca. Eran claramente civiles y fueron ejecutados”, señaló.

La Unión Europea prepara, “con carácter urgente”, nuevas sanciones contra Rusia a raíz de las “atrocidades” cometidas en Bucha. Las autoridades ucranianas, la UE y EEUU señalan a las tropas rusas como las causantes, en su retirada de la localidad, de los asesinatos de inocentes.

Mientras se suceden las condenas internacionales, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, calificó anoche en una televisión estadounidense de “genocidio” contra el pueblo ucraniano lo que está haciendo Rusia.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) ha documentado que el Ejército ruso había cometido posibles crímenes de guerra en las áreas bajo su control, entre ellos ejecuciones sumarias de civiles.

Rusia niega los crímenes en Bucha y dice que son “una puesta en escena”

Rusia por su parte ha acusado a Ucrania sin pruebas de “construir” el relato de Bucha y se defiende así de las acusaciones de “crímenes de guerra”. Asegura que estas informaciones son “una provocación”, que las tropas rusas abandonaron la localidad el 30 de marzo y que los crímenes no comenzaron a documentarse hasta el día 31, cuando el alcalde anunció la liberación de la ciudad y periodistas y organizaciones pudieron comprobar con sus propios ojos la dimensión del horror.

Las fotografías de satélite señalan que estos crímenes masivos comenzaron a tener lugar semanas antes de que Rusia se retirara de la zona.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha llegado incluso a decir que las fotos y vídeos que documentan los asesinatos en Bucha son una “puesta en escena” llevada a cabo por Ucrania “y difundida en redes por sus aliados occidentales”.

IG

Etiquetas
stats