Análisis

Lula en campaña: en un solo día, el expresidente revolucionó todos los alineamientos políticos de Brasil

El nuevo discurso de Lula, que lanza puentes a la sociedad y deja ver una buscada disposición para el diálogo, les recorta el espacio a candidaturas que se proclamen centristas y se autodesignen como representantes de la moderación. Para la socialdemocracia y la centro derecha, la nueva opción será transitar por esos puentes, o competir contra Bolsonaro para llegar en 2022 a un balotaje contra el PT, siempre y cuando sus votantes los acompañen hasta el final. .

0

Pocos azares podrían haber favorecido más a Luiz Inácio Lula da Silva -y desfavorecido más a Jair Bolsonaro- que la ajustada sincronización, tanto más oportuna por imprevisible, entre la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) que el lunes lo liberó de prisión y el anuncio del martes del Consejo Nacional de Secretarios de Salud de los 24 estados de Brasil (CONASS) de que le había llegado al país el día más letal de la pandemia, con un récord que el miércoles ya superaba generosamente el número redondo y simbólico de las 2000 muertes cotidianas.

El mismo miércoles, el ex presidente petista ofreció una conferencia de prensa en la sede del gremio metalúrgico en la ciudad paulista de San Bernardo do Campo, donde había iniciado su carrera política como sindicalista que luchó por la democracia contra la dictadura militar que gobernaba desde el golpe de 1964. La misma que reivindica el actual presidente apartidario. Lo único que no llegó a decir Lula en su vehemente, pero reposado, examen condenatorio de la gestión de la pandemia por el actual gobierno fue que iba a desafiar a Bolsonaro en las elecciones de 2022 como candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT). Pero esto fue lo que mejor entendieron propios y ajenos, que al Donald Trump brasileño le había llegado su Joe Biden. 

A sus 75 años, Lula desde el primer día se mostró dispuesto a comportarse, sin dejar lugar a la duda, como el perfecto centrista en un país desquiciado, tal como actuó el actual presidente norteamericano, tres años mayor que él. El jueves, el gobierno, el congreso, los gobernadores, las otras fuerzas de la oposición, los medios, el empresariado, todos habían tomado nota, y  admitiéndolo o no, reaccionaron a un nuevo escenario electoral donde un nuevo Lula enfrentará al Bolsonaro de siempre.

El analista político Cláudio Couto lo resumió así para radio Bandeirantes: “Lula vino a decirle al electorado: ‘Yo sé que Brasil necesita, y que ustedes quieren, un candidato de centro para las presidenciales de 2022. Acá lo tienen: soy yo’”. El lema que guía a Lula parece ser ‘Moderación o Muerte’. Ante las cifras de muertes y del colapso del sistema hospitalario por Covid-19 -y la perspectiva de que la pandemia siga cobrándoselas en números cuya mengua los epidemiólogos independientes o internacionales, y aun los funcionarios federales o estaduales calculan que demorará al menos hasta la primavera austral-, la disyuntiva se vuelve literal entre lo que él busca encarnar y lo que Bolsonaro de hecho encarna (a pesar de su constante reiteración de que la peste es un hecho natural contra el cual el gobierno puede poco, y arriesga mucho con cada error).

En su conferencia de prensa, Lula colocó el acento sobre la deficiente gestión de la administración Bolsonaro en campañas y medidas de prevención y evitación de los contagios y en programar anticipadamente la obtención de vacunas y planificar coordinadamente las campañas de vacunación. La base de la polarización, en esta primera presentación pública de un Lula razonable, que no exhibía heridas de los meses de cárcel, era el contraste entre dos presidencias suyas ahora lejanas pero nunca olvidadas, cuando los brasileños vivieron mejor que nunca, y la presidencia actual, cuando mueren más que nunca en un vacío de gestión tanto más firme porque el gobierno desiste de gestionar en áreas que considera extrañas, y señala que el límite de su responsabilidad son los recursos de los que dispone.

Aun si esas limitaciones fueran en verdad hechos naturales intangibles, aun si el ubicuo memento mori del presidente Bolsonaro -“Dejen de lloriquear, todos nos vamos a morir”- no fuera un resguardo del conformismo o la indiferencia, insistió Lula, el gobierno es errático, incompetente y fatalmente desprovisto de determinación y organización. En su reacción en vivo del jueves, Bolsonaro negó estas acusaciones una por una -están haciendo todo lo que se puede dentro de lo que se puede, aseguró al periodismo en Brasilia en una declaración cuidadosamente espontánea en la vía pública-. En cuanto a si gestiona bien, ¿qué duda cabe?, porque “imaginen a Lula presidente: todo sería peor, porque si ahora los recursos son siempre insuficientes, con ese ladrón habría mucho menos, porque se robaría el 90% de los fondos estatales asignados a la lucha contra el COVID-19.”

Hasta la decisión de Edson Fachin, el juez relator sobre el Lava Jato en el ST, conocida el lunes, la retórica política de Bolsonaro y de las masas de clase media urbana que desde al menos 2013 habían empezado a manifestarse en las calles contra los gobiernos del PT y que votaron al diputado ex capitán del Ejército como presidente en 2018, encontraba un sustento inagotable en la amplificación de una premisa única: Lula se había robado todo. La prueba de que se había robado todo era que se había robado algo, un tríplex en una playa paulista, y que por ese robo había sido condenado por la Justicia federal.

Desde el lunes, según esa misma Justicia no sabemos si Lula alguna vez se robó nada. La proyección de la nada a todo le parece exagerada, incluso, a aliados antes fidelísimos como el expresidente de la Cámara de Diputados Rodrigo Maia, que en 2019 -en una complacida entrevista con el diario gaúcho Zero Hora, al cumplirse el primer año de Bolsonaro en el poder-, lo había elogiado como el gran estadista que había logrado de facto la reforma política que Brasil necesitaba: el jueves parece haberlo abandonado sin retorno posible el recuerdo del estadista, al que ahora ve  como un populista ineficiente, para pasar a elogiar a Lula como alguien “que tiene una visión de país, cree en la ciencia y reclama gestión en un plan urgente de vacunas”.  También en el mundo de los negocios muchas figuras que apoyaron a Bolsonaro están desilusionadas, y pueden cambiar nuevamente de lado con el nuevo Lula. Varios empresarios consultados por el diario británico The Guardian coinciden en la fórmula: “Si tengo que elegir entre el Diablo y Bolsonaro, voto por el Diablo”.

Lula evitó la polarización de Bolsonaro entre izquierda y derecha, que según algunos allegados al actual presidente será la vía regia de su campaña 2022, como lo fue en 2018.  El líder del PT tradujo el extremismo a un lenguaje tradicional en el largo pasado nacional, el de la oposición entre el orden del Estado y las anarquías libertarias. Antes que denuncia del Lawfare, expesó su fe en que la Justicia, aunque tardó, llegó: “Estaba seguro de que la verdad vencería”. Bolsonaro no puede atacar demasiado a esa Justicia, porque la probidad del Lava Jato es la prueba de su moral de hombre común, de brasileño de ley, contra los privilegios de la casta política corrupta, del izquierdismo de un gobierno que usaba el dinero de las coimas de las grandes empresas para envenenar conciencias, llamar bien al mal, travestir la historia con un relato que glorificaba a los titulares del poder, repartía prebendas, y así ganaba votos. Este revisionismo se veía a sí mismo como centrista, cuando era de derecha, y halagaba a las bancadas rurales o de estados gobernados por quienes creen o dicen creer en la biblia, el buey y la bala. Los evangelistas fueron especialmente bien tratados en la conferencia de Lula, que los invita a un banquete donde la caridad cristiana dará panes y peces para todos, una mesa donde podrán sentarse justos y  pecadores, comunidades eclesiásticas y comunidades LGBT, en una armonía que sólo el PT puede asegurar.

La nueva opción por el centrismo

Otro tema seleccionado por Lula para su conferencia fue la seguridad, una promesa de campaña 2018 de Bolsonaro, y otro fracaso en producir algún cambio o mejora posible. Para posicionarse en el centro, Lula acepta ocuparse de su agenda: la batalla estará en quién gestiona mejor, y hay encuestas que señalan que si un 44% dice que no votaría por Lula, el 56 % repudia a Bolsonaro. Aun cuando todavía no se sabía que Lula había quedado habilitado para presentarse a las próximas elecciones, la encuesta IPeC (Instituto de Pesquisas Cananéia) que O Estado de S.Paulo publicó el sábado, computaba  que el 55% de los sondeados podría volver a votar a Lula en 2022, mientras que sólo el 39% volvería a votar por Bolsonaro.

Si el nuevo centrismo de Lula es una mala noticia para Bolsonaro, es catastrófica para el Centro preexistente que se llamaba a sí mismo con ese nombre, como el gobernador de São Paulo, que se había convertido en líder regional de la oposición. João Doria es del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que gobernó el país por última vez en los dos mandatos de Fernando Henrique Cardoso, quien fuera sucedido en 2002 por un Lula que había ganado su primera elección presidencial. Otro centrista con aspiraciones ahora aparentemente esfumadas es el presentador de televisión y empresario Luciano Huck, una de las personas más populares de Brasil gracias a un programa ómnibus de los sábados que dura cuatro horas y tiene veinte años de aire. Es visto como el candidato de la red Globo. Sería un rival que gustaría a Bolsonaro o a Lula, quien en 2017 había dicho que nada le gustaría más que competir contra un adversario que llevaba la camiseta de O Globo.

Huck invita ya a no votar en 2022 ni por Lula ni por Bolsonaro, mostrándose como el candidato del cambio: “figurita repetida no completa álbum”.  Doria invita a no dejarse avasallar por el aluvión de noticias sobre ‘Lula Livre’, a tener en cuenta que falta mucho para las elecciones, a no malgastar ese tiempo cuando en Brasil hay temas más urgentes que el dueto del presidente con el ex presidente. Pero actuó de inmediato en respuesta a las críticas de Lula a Bolsonaro, para demostrar que ni las merece ni se las ahorra a su ex aliado. Si Lula dijo el miércoles que era “estúpido” creer en lo que dice el presidente o seguir sus directivas sobre salud, Doria en una declaración en inglés a la BBC llamó a Bolsonaro “a crazy guy”. Y el jueves, en una gran ceremonia pública que fue también conferencia de prensa en la ciudad más grande del país, capital del estado más rico, declaró, él y todo su gabinete hablándoles a los medios sin quitarse jamás los barbijos negros, que había ordenado el toque de queda en todo el estado entre las 8.00 de la noche y las 5.00 de la mañana, el cierre de las escuelas y las iglesias, de las playas , los parques y las canchas.

Anita Dunn, asistente clave de Joe Biden, dijo a los autores del primer libro publicado sobre la campaña electoral que llevó a su triunfo que el Covid-19 había sido una bendición única para el septuagenario candidato demócrata, sin la cual nunca habría llegado a la Casa Blanca. La inoperancia de Trump y las muertes que se acumulaban pelearon a favor de la victoria imparable de un candidato inmóvil, y sin particulares brillos y luces propias, que no era el primer motor del incremento de las preferencias en su favor. Biden es un político de centro derecha que se corrió al centro en la elección de 2020. Lula se desplaza desde la izquierda hacia una posición centrista, pero el derechismo de Bolsonaro influye para que, en la contraposición entre uno y otro, el candidato del PT, que ya ha sido dos veces presidente, pueda representar a sus bases sin renuncias a principios o derechos, ni deslealtades o inautenticidades de que recelar, en el contexto de una pandemia que también en Brasil está peleando por la victoria del opositor.

Etiquetas