El mayor inversor del mundo congela hasta un año la inversión en Wall Street y tensiona aún más la Bolsa

Las oficinas de BlackRock, en Nueva York, en una fotografía de archivo. EPA/Justin Lane

Diego Larrouy

0

La mayor gestora de fondos de inversión del mundo, Blackrock, anunció esta semana que congela sus inversiones en Bolsa en EEUU durante los próximos “seis o 12 meses”. Se trata de un actor fundamental en los mercados financieros, no solo por su tamaño, —es considerado el mayor inversor mundial— sino también por su poder de influencia. Sus análisis son muy seguidos en los mercados y suelen ser seguidos por muchos otros gestores. La decisión llega en un momento de crisis de los mercados bursátiles, en plena normalización de las políticas monetarias de distintas regiones para hacer frente a la inflación.

La decisión de los gestores de Blackrock fue anunciada a través de su análisis semanal, que publica en su página web. “Las acciones estadounidenses han sufrido las mayores pérdidas hasta la fecha desde al menos la década de 1960”, arranca este análisis firmado por cuatro analistas de Blackrock Investment Institute. Tradicionalmente, si un mercado está a la baja hay quien aprovecha por comprar barato para aprovechar las ganancias futuras, sin embargo, desde la gestora se señala que “pasamos por el momento”. “Vemos un riesgo de que la Fed eleve demasiado las tasas, o que los mercados crean que lo hará. Además, las presiones de margen son un riesgo para las ganancias. Es por eso que somos neutrales en acciones en un horizonte de seis a 12 meses”, señalan.

Los analistas aseguran tres razones para no acudir a compras en un mercado con los precios a la baja. “Vemos riesgos crecientes a la baja” en los márgenes, señalan como primera razón. Consideran que la crisis climática afectará al crecimiento y el aumento de los costes laborales se “comerá las ganancias”. Señalan que es “demasiado optimista” la previsión que manejan las casas de analistas y creen que las acciones “podrían caer aún más”. “Vemos una disminución de la demanda de los consumidores a medida que se desacelera el reinicio de la actividad económica. En nuestra opinión, esto reducirá la capacidad de las empresas para trasladar mayores costes a los consumidores”, subrayan.

En segundo lugar, los analistas entienden que las acciones “no se han abaratado tanto”. En concreto, señalan que las expectativas a la baja de los beneficios y la posibilidad de unas subidas de tipos más altas provocarán nuevas caídas. “Por último, no estamos dando vueltas a la compra de acciones en este momento debido al creciente riesgo de que la Fed ajuste demasiado, o que los mercados crean que lo hará, al menos en el corto plazo”, señalan como tercera razón para no comprar acciónes.

Durante la nota son sucesivas las alusiones a la FED, la autoridad monetaria de EEUU. De hecho, asegura que Balckrock no cambiará de estrategia respecto a la compra de acciones “hasta que la FED no reconozca explícitamente los altos costes para el crecimiento y el empleo si eleva las tasas demasiado”. “Eso sería una señal para que volvamos a ser positivos en las acciones”, remarcan.

La gestora tiene también palabras para el Banco Central Europeo (BCE), la autoridad monetaria en la zona euro. “Creemos que el BCE y los mercados están subestimando el riesgo de que la crisis energética pueda llevar a la zona del euro al borde de la recesión”, señala la nota. “Esperamos que el BCE acepte esto en algún momento y reconsidere su trayectoria de los tipos de interés”, inciden.

Etiquetas
stats